El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə106/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   102   103   104   105   106   107   108   109   ...   208

 

227 


egipcia  era  al  parecer  preferible  a  prolongar  la  lucha  dinástica;  el  precedente  había 

sido establecido por Ptolomeo VIII en 155 (véase antes) y quizá llevado a la práctica 

sin querer en el caso de Átalo III de Pérgamo en 133, y se consideraba mejor dejarlo 

a Roma que a Siria. En este caso los romanos no se apresuraron a tomar posesión del 

legado —Cirene fue reclamada en 75/74, Chipre sólo en 58-56—, pero aprovecharon 

su interés ahora legítimo en Egipto y sus posesiones para manipular la situación con 

provecho. 

Presuntamente  Alejandro  asesinó  a  su  madre  en  101,  colocando  en  el  trono 

como  consorte  suya  a  su  sobrina,  Cleopatra  Berenice  III  hija  de  Soter  II.

60

  Cuando 



los alejandrinos los depusieron a ambos en 88, Soter volvió una vez más y reinó con 

su hija, ahora popular (aunque no necesariamente la desposó; el incesto entre padre e 

hija tiene paralelos faraónicos pero es desconocido entre los Ptolomeos).

61

 Como en 



ocasiones  anteriores,  la  inestabilidad  dinástica  puede  haber  sido  un  factor  en  la 

agitación  egipcia, puesto que en 88-86 otro importante levantamiento tuvo  lugar, el 

séptimo  y  último  documentado.

62

  Aunque  lidió  con  energía  con  los  rebeldes,  Soter 



mostró mayor sensibilidad que Alejandro interesándose por los cultos egipcios. 

La  visita  del  general  romano  Lúculo  en  87/86  puede  haber  hecho  a  los 

romanos  más  conscientes  de  la  tentadora  riqueza  de  Egipto.  Sólo  unos  pocos  años 

después,  cuando  murió  Soter  II,  no  vacilaron  en  marcar  el  compás,  estableciendo  a 

Ptolomeo XI Alejandro II (r. 80), un hijo de Alejandro I que había estado viviendo en 

el exilio en Roma. A tono con las recientes prácticas, primero casó con su sobrina y 

última esposa de su padre, que era su propia prima y madrastra, y después se libró de 

ella. Una vez más, la opinión pública (el elemento más violento) tuvo un papel: a las 

tres semanas fue linchado, lo que puede haber tenido que ver tanto con el papel que 

los romanos desempeñaron en su ascenso como con sus actividades internas. 

El  último  adulto  de  los  Ptolomeos  en  subir  al  trono,  el  hijo  de  Soter  II, 

Ptolomeo XII, llamado Neo Dionisio («el nuevo Dionisio») o Auletes («el flautista»; 

r. 80-58, 55-51) fue traído desde Siria. (En 103 Cleopatra III lo había enviado para su 

seguridad  a  Cos  —mostrando  un  sorprendente  desinterés,  si  era  en  efecto  hijo  de 

Cleopatra II, no suyo.) No tenía otra opción que solicitar el respaldo de los romanos, 

enviando por ejemplo donativos y suministros a Pompeyo durante sus campañas en 

el Levante en 64/63, y después pagando para ser reconocido como su aliado (en 59). 

Como  Evergetes  II  y  Soter  II,  Auletes  parece  haber  jugado  sus  cartas  de  un  modo 

sensato en Egipto al dotar a muchos templos nativos. Sin embargo, cometió un error 

en  la  política  romana,  cuando  el  tribuno  Clodio  le  propuso  anexionar  Chipre  en 

beneficio  del  pueblo  romano,  probablemente  para  sostener  su  plan  de  reparto  de 

grano;


63

 la posibilidad de  perder Chipre, habiendo  perdido Cirene del  mismo modo 

diecisiete años antes, suscitó la enemistad hacia Auletes en Alejandría. Fue depuesto 

en  favor  de  su  hija  Berenice  IV  (r.  58-55),  que  gobernaba  inicialmente  con  su 

hermana Cleopatra VI Trifena II,

64

 y después con su esposo Arquelao (r. 56-55). Sin 



embargo,  los  romanos  restauraron  a  su  cliente  al  cabo  de  tres  años,  y  muchos 

soldados romanos permanecieron en Egipto por primera vez. 

En Alejandría, la hostilidad popular a lo romano complicó la vida de Auletes, 

y  su  reino  es  considerado  una  época  de  deficiente  gobierno;  pero  la  enérgica 

Cleopatra VII (r. 51-30) demostró tener el firme pulso de su padre al negociar con los 

templos. Fue también la primera de la dinastía que habló egipcio (Plutarco, Antonio

27). Tenía sólo diecisiete años cuando subió al trono con su hermano (y esposo) de 

diez  años,  Ptolomeo  XIII  (r.  51  -47)  que  se  ahogó  durante  la  guerra  de  César  y 




 

228 


Cleopatra contra los nacionalistas; más tarde reinó con otro hermano, Ptolomeo XIV 

(r.  47-44)  como  consorte,  cuya  muerte  procuró.  Intentó  utilizar  para  provecho  de 

Egipto la situación política durante las décadas de las guerras civiles romanas y casi 

lo  logró.  Su  relación  con  Julio  César  en  la  década  de  40  le  proporcionó  no  sólo 

Chipre,  sino  también  un  hijo,  llamado  Ptolomeo  XV  César  (n.  47,  r.  36-30)  y 

apodado  Cesarión  (Kaisarión,  diminutivo  de  César).  Sus  relaciones  con  Marco 

Antonio en la década del 30 son demasiado conocidas para ser pormenorizadas aquí. 

A veces parecía que el centro del mundo romano pasaba al oriente., pero el heredero 

de César, Octaviano, derrotó a las fuerzas navales de Antonio y Cleopatra en Actium, 

en  la  costa  oriental  de  Grecia  (31  a.C).  Después  de  la  conquista  de  Alejandría,  su 

orgullo no le dejó más alternativa que el suicidio (el 12 de agosto de 30).

65

 



Egipto finalmente se convirtió en una provincia  romana, sesenta  y  seis  años 

después de que Ptolomeo lo legara  a Roma. Pérgamo había sido romana durante un 

siglo;  Pompeyo,  en  la  década  de  60,  como  un  nuevo  Alejandro,  trazó  de  nuevo  el 

mapa del Mediterráneo oriental; sólo unos pocos reinos menores quedaban ahora en 

Asia Menor (el Ponto, Frigia, Capadocia). Aunque Egipto resistió mucho más tiempo 

que las poderosas monarquías seléucida y macedonia, y no era el fantasma impotente 

que se representa a veces, era quizá precisamente su relativa debilidad lo que detenía 

la mano romana. Filipo V y Antíoco  III podían ser representados como amenazas a 

Roma,  y  sufrir  la  derrota  militar;  Egipto  no  era  una  amenaza,  y  Roma  lo  había 

respaldado para anular el peligro de Siria. 



LOS GRIEGOS Y LOS MACEDONIOS EN EGIPTO 

La posición de los dominadores griegos y macedonios vis-á-vis los habitantes 

egipcios  y no griegos es diferente en ciertos aspectos de su posición en otras partes 

del mundo; formaban una clase de colonos como en Asia, pero mientras en la antigua 

Grecia y las ciudades griegas de los territorios seléucidas eran numerosos, en Egipto 

eran pocos. El antiguo puerto griego de Náucratis en el Delta, reorganizado sobre el 

emplazamiento  de  una  antigua  fundación  griega  del  período  arcaico,  mantuvo  su 

importancia pero fue aventajado por la nueva capital de Alejandría. Varias ciudades 

recibieron  nuevos  nombres  o  fueron  refundadas  con  un  nombre  griego,  pero  aparte 

de Alejandría sólo se registra una fundación griega. Ptolemais Hermiou (o Ptolomea 

de la Tebaida) en el Alto Egipto fue creada por Ptolomeo I en el emplazamiento de 

una  aldea  egipcia  en  el  margen  izquierdo  del  Nilo,  y  fue  planeada  quizá  como  un 

contrapeso  frente  a  la  Tebas  egipcia  (Austin  233,  OGIS  48,  es  un  decreto  de  la 

ciudad). Se sabe de otras fundaciones, como Arsínoe, Berenice, Filotera y Alejandría 

Nesos.  Ptolomea  Theron  (de  las  bestias)  fue  establecida  en  la  costa  oriental 

presuntamente  con  el  fin  de  facilitar  las  cacerías  de  elefantes  (Estrabón,  16.  4.  7 

[770]).  (Sobre  el  interés  de  Ptolomeo  II  en  los  elefantes  de  guerra  y  las  serpientes 

exóticas,  véase  Diod.  3.  36-37,  Austin  278;  para  una  inscripción  de  cazadores  de 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   102   103   104   105   106   107   108   109   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə