El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə108/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   104   105   106   107   108   109   110   111   ...   208

 

232 


soldados  que  ocupaban  la  tierra  de  la  cleruquía  no  pagaban  arriendo,  sólo  ciertos 

impuestos; aquellos que arrendaban tierras reales o de la corona no estaban exentos 

de cualquiera de los impuestos pagados sobre la tierra. Una lista de campeones de un 

festival  realizado  en  267  a.C.  a  imitación  de  la  Basilea  («festival  real»)  en 

Alejandría, fundado recientemente en honor del aniversario del rey (Austin 234), nos 

permite  una  mirada  a  su  cultura;  al  llevar  a  cabo,  y  conmemorar,  el  festival  los 

colonos proclamaban su helenidad y su lealtad al rey.

74

 



La  mayoría  de  los  colonos  no  trabajaba  la  tierra  sino  que  la  subarrendaba  a 

los  egipcios;  muchos  vivían  como  terratenientes  absentistas  en  Alejandría  o  en  una 

capital de distrito. Podían, no obstante, estar muy implicados en la administración o 

la  explotación  económica  de  la  finca.  En  256  a.C.  tres  hombres  de  una  familia, 

llamados «macedonios de la epigonê» (el significado es incierto) subarrendaron 100 

arourai de la propiedad de Apolonio  y acordaron pagar un arriendo a cambio de la 

semilla del grano y los gastos (Austin 244, P. Col. 54). A finales del siglo II leemos 

de Dionisio, hijo de Cefalas, de Tenis en el nomo hermopolita, un miembro bilingüe 

de  una  familia  griega  que  se  había  vuelto  cada  vez  más  egipcia.  Él  y  sus  parientas 

contrajeron deudas de dinero y granos con otros soldados y clerucos acomodados de 

la zona. Este hecho no implica que fueran pobres; pues Dioniosio tenía una extensa 

hacienda, arrendada de la corona que era trabajada por otros; probablemente utilizaba 

el  dinero  y  el  grano  que  había  pedido  prestado  para  hacer,  a  su  vez,  préstamos  de 

capital a los campesinos con altos tipos de interés.

75

 En una carta al estratego local en 



109/108 vemos a Dionisio protestando por la conducta de un tal Admeto quien, dice, 

está interfiriendo con su programa de siembra. 

Por tanto, como la tierra está en peligro de quedar desatendida y 

soy incapaz bajo las circunstancias presentes de llevarlo a juicio por los 

contratos,  me  veo  obligado  a  pedirte  amparo. Te ruego,  si lo  consideras 

adecuado, sobre todo y ante todo que envíes una orden al jefe de policía 

de Acoris de que no permita que el acusado interfiera conmigo o con mi 

madre,  y  darme  garantías  [para  tal  efecto]  por  escrito,  hasta  que  haya 

terminado yo con la siembra y pueda arreglar las cuentas con él en todos 

los asuntos. Si esto se hace, nada de utilidad al rey se habrá perdido, y yo 

habré estado protegido. Adiós. 

(P. L. Bat. 22, n.° 11 = P. Gr. Rein. 18, líneas 22-37)

76

 

Dionisio corre un velo sobre el hecho de que está varios meses retrasado con 



los  pagos  de  un  préstamo  a  Admeto,  pero  puede  invocar  un  reciente  decreto  que 

requería que los arrendatarios de la corona como él no fueran estorbados ni distraídos 

de sus responsabilidades agrícolas. 

Había divisiones sociales entre los clerucos: los de la caballería, por ejemplo, 

eran casi exclusivamente griegos —o tenían nombres griegos. Un hombre, que había 

vendido  sus  servicios  a  un  tracio  de  nombre  griego,  un  colono  «de  la  primera 

división de caballería» en el período anterior a la campaña de Rafia, se queja de que 

no se le haya pagado su salario (13 de enero de 218 a.C): 

Al rey Ptolomeo, saludos de Pisto hijo de Leontemene, un persa 

de la epigonê. He sido engañado por Aristócrates, un tracio, dueño de 100 

aroura  de  la  primera  división  de  caballería,  uno  de  los  colonos  de 

Autôdice. Pues en el tercer año, el octavo de Audnaio, en Autôdice. Yo 




 

233 


[acord]é  con  él  por  contrato  [...]  que  lo  acompañaría  en  la  campaña 

militar, haciendo para él [los] servicios que requiriese [...] y [traer]lo de 

regreso a Autôdice, recibiendo como paga mensual la suma acordada por 

nosotros.  Pero  cuando  cumplí  con  los  servicios  [para  él]  sin  falta  y  lo 

traje  de  vuelta  a  Autôdice  [...]  contrato,  Aristócrates  me  sigue  debiendo 

[10 dracmas] de mi salario, (pero) al reclamárselos no me los [entregó], 

despreciándome  a  causa  de  mi]  debilidad,  y  es  posible  que  me  quiera 

engañar.  Por  tanto,  os  pido,  Rey,  mandes  a  Diofanes,  el  stratego,  que 

es[criba  a  Fiti]ades  e[l  epis]tate  (que  debería  hacer)  que  le  envíen  a 

Aristócrates,  y  si las  cosas  que escribo  son  ciertas, [lo]  obligue a  darme 

los 10 drs. y cancelar (?) el contrato mío para que yo no sea estafado por 

él, de modo que a través de vos, Rey, pueda yo obtener socorro. 

(P Enteuxeis, 119-121, n.° 48) 

Pisto tiene un nombre y patronímico griegos, pero se define como un «persa 

de la epigonê»; el significado de este título es dudoso, pero no excluye la identidad 

étnica griega.

77

 

Además de los clerucos y soldados profesionales había una clase de prósperos 



griegos  no  militares,  muchos  de  los  cuales  comenzaron  de  la  nada  pero  hicieron 

fortunas  considerables.  Aquellos  que  estaban  al  servicio  del  rey  recibieron  bellas 

casas  en  Alejandría,  a  veces  grandes  haciendas  en  Egipto,  e  incluso  las  rentas  de 

pueblos  en  Asia  Menor;  pueden  haber  recibido  salarios  o  haberse  mantenido  del 

dinero que podían sacar del pueblo con que negociaban. Un hombre de ese tipo fue 

Cleón  el  ingeniero  real  responsable  de  las  obras  públicas  del  nomo  Arsinoita  (El 

Fayum), como las canteras y la manutención del sistema de irrigación.

78

 



Un  caso  comparable  es  el  de  Zenón,  escritor  de  uno  de  los  más  famosos 

«archivos»  descubiertos  en  época  moderna,  que  contiene  cerca  de  dos  mil 

documentos y se conservó donde estuvo su casa en Filadelfia en El Fayum, hasta que 

fue  encontrado  en  la  década  de  1910.

79

  Gran  parte  de  su  correspondencia  era  con 



Apolonio, el dioiketes (dieceta). Habiendo llegado desde Caria y entrado al servicio 

de  Ptolomeo  II  en  261,  cinco  años  después  Zenón  fue  puesto  a  cargo  de  una 

propiedad  de  10.000  aroura  (2.500  hectáreas)  cedida  a  Apolonio  por  el  rey.  Se 

trataba  evidentemente  de  un  cargo  excepcional,  pero  Zenón  tal  vez  sea  poco 

representativo de toda la clase de inmigrantes griegos. Aunque no todos los griegos 

en Alejandría eran ricos, para algunos Egipto representó una oportunidad de ascenso. 



Separación versus integración 

En  la  cima  de  la  escala  social  la  dominación  de  los  grecohablantes  parece 

completa.  La  cultura  de  la  corte  era  totalmente  griega»  y  particularmente  bajo 

Filadelfo y sus sucesores no se sabe de egipcios que hubieran tenido altos cargos o el 

mando  militar  (aunque  es  necesario  tratar  con  prudencia  el  testimonio  de  los 

nombres).

80

  Es  difícil  detectar  el  prejuicio  racial,  pero  un  personaje  femenino  del 



décimo  quinto  Idilio  de  Teócrito  parece  tener  un  bajo  concepto  de  los  nativos.  El 

poema tiene como escenario Alejandría y describe a dos mujeres de Siracusa que en 

su  camino  al  festival  de  Adonis,  van  hablando  de  sus  criaturas,  los  tenderos  que 

estafan a sus maridos, las calles atestadas y los bellos tapices del palacio real. 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   104   105   106   107   108   109   110   111   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə