El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə109/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   105   106   107   108   109   110   111   112   ...   208

 

234 


¡Ay,  dioses,  qué  gentío!  ¿Cómo  vamos  a  pasar  por  este  jaleo? 

¿cuándo?  ¡qué  muchedumbre!  Parece  un  inmenso  hormiguero.  Muchas 

cosas  buenas  has  hecho,  Ptolomeo,  desde  que  tu  padre  está  con  los 

inmortales.  Ningún  malhechor  se  acerca  a  uno  en  la  calle  a  la  manera 

egipcia y le hace una canallada, broma que antes gastaba esta gentuza que 

lleva  la  mentira  en  la  sangre,  todos  de  la  misma  calaña,  tramposos, 

chusma maldita. 

(Teócrito, Idilio, 15. 44-50) 

Teócrito era un poeta cortesano, y las mujeres que representa no eran pobres 

puesto  que  iban  acompañadas  por  esclavos.  La  actitud  es  inequívoca,  aunque 

deberíamos  tener  en  cuenta  que  Teócrito  no  está  hablando  con  su  propia  voz  sino 

adoptando  la  apariencia  y  la  dicción  de  su  personaje,  una  mujer  doria  estrecha  de 

miras de Siracusa; el chiste se hace parcialmente a costa suya. 

Sería  interesante  saber  si  tales  actitudes  desdeñosas  se  observaban  en  los 

niveles inferiores de riqueza. En un ejemplo conocido, un camellero escribe a Zenón 

una queja; es de suponer que empleó un escriba o intérprete para escribir esta carta: 

Sabes que me dejaste en Siria con Croto [el agente de Apolonio] 

y  que  cumplí  todas  las  instrucciones  referentes  a  los  camellos  y  que  no 

tengo  culpa  para  ti.  Y  cuando  le  ordenaste  que  me  pagara  mi  salario, 

(Croto) no me dio nada de lo que habías mandado... Aguanté por mucho 

tiempo  esperándote,  pero  cuando  se  me  acabó  lo  necesario  y  no  pude 

conseguirlo  de  ninguna  otra  fuente,  me  vi  obligado  a  huir  a  Siria

81

  para 


evitar morirme de hambre... 

Y cuando tú me enviaste a Filadelfia a Jasón, e hice todo lo que 

me ordenaste, desde hace nueve meses que no me ha dado nada de lo que 

tú mandaste, ni aceite ni grano, excepto que cada dos meses me paga el 

(estipendio para) el vestido. Y estoy angustiado el verano y el invierno. Y 

me dice que acepte el vino corriente como salario. Pero me ha tratado con 

desprecio porque soy un bárbaro [es decir, no griego]. 

Por  tanto  te  pido,  si  te  agrada,  ordenarles  que  me  permitan 

obtener lo que se me debe y que en el futuro me paguen con regularidad, 

de  modo  que  no  muera  de  hambre  por  no  saber  hablar  griego 

(hellenizein)... 

(Austin 245, BD 114, P. Col. Zen. 66) 

Es  dudoso  si  el  camellero  es  egipcio  o  pertenece  a  otro  grupo  étnico  (los 

editores originales sugieren que podría ser un árabe, como otros camelleros). En todo 

caso,  el  documento  parece  contener  claros  indicios  de  la  existencia  de  un  prejuicio 

griego contra los «bárbaros», puesto que fueran o no ciertos los reclamos específicos 

del corresponsal, éste debía presumiblemente creer que su empleador reconocería un 

fundamento  legítimo  de  apelación.  La  frase  final  indica  que  no  conocer  el  griego 

podría entrañar desventajas prácticas. 

A  veces  vemos  las  relaciones  desde  el  otro  lado.  En  el  siglo  II  un  cierto 

Ptolomaio, de origen macedonio y un «preso»

82

 en el Serapeo de Menfis (un templo 



regentado principalmente por sacerdotes egipcios) envió la última queja de una larga 

serie al strategos local sobre el personal no griego del templo: 




 

235 


Pues  he  sufrido  una  grave  injusticia  y  mi  vida  ha  sido 

frecuentemente amenazada por los limpiadores del templo cuyos nombres 

listo abajo, me amparo en vos en la convicción de que de esta manera me 

aseguraré  conseguir  justicia.  El  8  Phaophi  del  año  21  [161/160  a.C] 

vinieron al Astarteo, que está en el santuario... Algunos de ellos llevaban 

piedras en las manos y otros palos, y trataron de entrar por la fuerza para 

saquear el templo y matarme porque soy griego... 

Cuando  estos  mismos  hombres  me  trataron  del  mismo  modo  en 

Phaophi  del  año  19,  de  inmediato  os  elevé  una  petición,  pero  como  no 

tengo  a  nadie  que  cuide  este  asunto,  se  vieron  impunes  y  se 

envalentonaron.  Por  tanto,  os  pido,  si  os  place,  que  les  ordenéis  que 

comparezcan ante vos de modo que reciban el castigo que se merecen por 

estas fechorías. Adiós. 

(Austin 257, BD 115, UPZ i. 8)

83

 

Antes,  en  163/162,  Ptolomaio  había  sido  atacado  por  los  panaderos  locales: 



«porque  soy  griego»  (UPZ  i.  7).

84

  Estos  incidentes  eran  parte  de  un  patrón  en  los 



años  que  siguieron  a  la  abortada  invasión  de  Antíoco  IV,  cuando  reinaba  una 

renovada agitación nacionalista. Como con la queja del camellero, no obstante, no es 

seguro que la afirmación de un odio racial estuviera justificada. Igualmente el odio a 

los  griegos  sólo  explica  parcialmente  hechos  tales  como  la  quema  de  contratos  (P. 



Amherst,  ii.  30),  que  puede  haber  sido  impulsada  por  un  deseo  de  destruir  los 

registros  de  deudas  y  así  sabotear  a  las  autoridades.  (Para  un  caso  de  quema  de 

archivos  en  Dimê,  en  Acaya,  en  115  a.C,  castigado  por  el  procónsul  romano  como 

susceptible  de  poner  en  peligro  el  orden  establecido  y  llevar  a  la  abolición  de  las 

deudas privadas, véase Sherk 50, Syll3 684, RDGE 43). 

Los indicios anteriores parecen sugerir que la sociedad egipcia en un ámbito 

local estaba separada de los otros (griegos y no griegos); pero esto debe interpretarse 

con  prudencia.  En  un  estudio  de  21  contratos  hechos  en  232/  231  a.C.  entre  los 

colonos  ptolemaicos  en  una  aldea  (probablemente  nueva)  de  El  Fayum,  ha  sido 

observado  que  diferentes  grupos  étnicos  no  egipcios  —tracios,  judíos  y  persas— 

estaban  haciendo  contratos  y  casándose  entre  sí  (a  excepción  de  los  judíos),  pero 

ningún egipcio aparece en estos documentos.

85

 La evidente exclusión de los egipcios, 



sin embargo, puede indicar simplemente que estaban usando su propio sistema legal 

separado, no que nunca hicieran contratos con los griegos. 

Hay  pruebas  de  matrimonios  entre  griegos  y  egipcios,  particularmente  de 

hombres griegos  y mujeres egipcias, ya desde el siglo III y en el interior de Egipto. 

La adopción de los modales griegos podía ser un pasaporte para el ascenso social de 

los  advenedizos  nativos,  y  era  más  probable  lograrlo  en  lugares  alejados  de  la 

Alejandría dominada por los griegos. Es posible que los Ptolomeos, particularmente 

a partir de Soter, promovieran activamente la helenización  (o con más precisión, el 

uso del griego) mediante la educación y los incentivos fiscales.

86

 En la Tebas egipcia



aunque  los  griegos  parecen  haber  sido  un  grupo  de  élite  claramente  delimitado  de 

unos cuantos cientos o miles de familias, hay indicios de que muy pronto formaron 

lazos  estrechos  con  la  élite  egipcia  nativa  mediante  relaciones  profesionales  y 

vínculos  matrimoniales,  los  cuales  se  hicieron  cada  vez  más  frecuentes.

87

  Esto  no 



quiere  decir  que  los  griegos  no  fueran  los  socios  dominantes;  que  esto  era  así  lo 

sugiere  el  hecho  de  que  los  escribas  egipcios  comenzaron  a  aprender  la  escritura 

griega en una fecha temprana. 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   105   106   107   108   109   110   111   112   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə