El mundo griego después de alejandro


LA LITERATURA Y LA IDENTIDAD SOCIAL



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə118/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   114   115   116   117   118   119   120   121   ...   208

 

252 


7. LA LITERATURA Y LA IDENTIDAD SOCIAL 

LOS ESCRITORES EN LA SOCIEDAD 

La cultura griega generó un amplio corpus de escritura creativa. No obstante, 

los  escritores  helenísticos  han  sido  muchas  veces  considerados  como  los  parientes 

pobres  de  sus  antecesores  clásicos,  una  percepción  propiciada  por  la  imagen  de  la 

erudición alejandrina como ejercicio árido y polvoriento dedicado a la clasificación, 

y de la literatura de la época como poco más que un conjunto de imitaciones ineptas 

de obras  geniales  anteriores.  Ya se han  abandonado esas  actitudes,  y los  estudiosos 

reconocen  que  las  obras  literarias  de  los  siglos  III  y  II  son  tan  importantes  y  no 

menos clásicas que las obras de los atenienses de los siglos V y IV. 

Lamentablemente  quedan  muy  pocas  de  ellas,  un  hecho  que  podría  explicar 

por  qué  han  sido  subestimadas.  Debemos  a  la  biblioteca  de  Alejandría  la 

preservación de muchos textos clásicos que fueron copiados y divulgados desde ella. 

Los  efectos  del  gran  incendio  durante  la  guerra  de  César  contra  Pompeyo  (Aulo 

Gelio,  7.  17.  3;  Séneca,  De  tranquillitate,  9.  5;  Orosio,  6.  15.  31-32)  fueron  quizá 

compensados por el regalo del importante contenido de la biblioteca de Pérgamo de 

Antonio a Cleopatra (Plut. Ant. 58); pero el desastre parece que alcanzó la biblioteca 

principal cuando el barrio palaciego de Alejandría fue destruido durante la ocupación 

de  Palmirene  en  la  década  de  270  d.C,  mientras  que  su  filial  en  el  Serapión  fue 

víctima  de  los  disturbios  entre  paganos  y  cristianos  en  391  d.C.

1

  A  estas  infelices 



pérdidas  se deben muchos  de los  lamentables vacíos  en nuestro  conocimiento de la 

literatura clásica y helenística de todo tipo. 

La falta de preservación es responsable de nuestra virtual ignorancia sobre el 

sabio que fue (según se dice) el poeta más grande de comienzos del siglo III: Filetas 

(o  Filitas)  de  Cos  (n.  c.  340),  tutor  del  joven  Ptolomeo  II  Filadelfos.

2

  Autores 



posteriores lo convirtieron en uno de los dos únicos escritores helenísticos en la lista 

canónica de poetas elegiacos, pero parecen haber estado menos interesados en leerlo 

que  sus  contemporáneos,  puesto  que  sólo  quedan  unos  pocos  epigramas  y  algunos 



 

253 


fragmentos  de  una  obra  en  prosa  —una  sana  advertencia  del  peligro  de  juzgar  la 

importancia de un escritor en su propia sociedad a partir de la suerte de sus obras en 

épocas posteriores. 

Parece  haberse  escrito  menos  poesía  durante  el  siglo  IV;  lo  que  se  habría 

debido  a  algún  cambio  en  la  élite  social,  que  no  necesitaba  ya  o  no  brindaba  las 

mismas  oportunidades  para  la  poesía,  pero  también  a  las  predilecciones  de  las 

generaciones posteriores y su elección de los poemas a preservar. Es improbable que 

fuera el resultado de una escasez de hombres  y mujeres capaces de escribir poemas 

memorables, aunque los trabajos modernos dan a veces esa impresión. Igualmente, al 

estudiar  el  mundo  helenístico  tenemos  que  tratar  de  comprender  la  actividad  de 

escribir  en  un  contexto  social.  El  escribir  y  el  interpretar  obras  escritas  —tanto  en 

prosa  como  en  verso—  eran  actividades  sociales;  por  tanto  hemos  de  esperar 

cambios en la producción literaria a medida que cambiaba la sociedad griega  y que 

nuevos  objetivos  se  planteaban  a  los  escritores.  La  literatura  debe  ser  tratada  como 

una práctica social e ideológica, y ser examinada desde el punto de vista de quienes 

fueron  los  creadores  y  los  consumidores,  qué  necesidades  culturales  pudo  haber 

satisfecho, y qué efectos pudo haber tenido en la sociedad. 

La literatura es a veces considerada, desde una perspectiva idealista, como el 

«espíritu  inspirador»  de  la  época,  o  desde  un  punto  de  vista  estrechamente 

materialista,  como  algo  que  ocurre  fuera  del  orden  social.  Antes  bien,  debería  ser 

vista como parte del orden social, afectándolo  y siendo afectada por él.

3

 El término 



mismo  de  «literatura»  es,  por  supuesto,  problemático.

4

  No  existe  ninguna  palabra 



griega equivalente, aunque hay palabras para los diferentes tipos de poesía, música, 

retórica,  filosofía e historia. Aun con  respecto  al  mundo  moderno es  difícil llegar  a 

una definición de  «literatura» que satisfaga a todos. Muchos estarían de acuerdo en 

que  la  leyenda  de  una  moneda  o  el  anuncio  de  una  estación  de  ferrocarril  no  son 

consideradas  (usualmente)  literatura,  pero  la  mayoría  aceptaría  que  las  obras  de 

Shakespeare  son  literatura.  Sin  embargo,  incluso  aquí  las  cosas  no  son  tan  simples 

como  parecen;  el  estatus  «literario»  atribuido  a  ciertos  escritos,  tales  como  los  de 

Shakespeare, pueden ser un reflejo no necesariamente de una cualidad inherente (aun 

cuando ésta pudiera ser medida objetivamente) sino de los propósitos ideológicos  y 

culturales que esas obras servían o fueron orientadas a servir, y del sitial prestigioso 

que le ha sido asignado en el orden político y social de su época, o de la nuestra. 

Una  definición  útil  de  literatura  podría  ser  «las  obras  escritas  de  una  élite 

social,  que  circulan  escritas  o  interpretadas  para  el  disfrute».  Es  importante,  sin 

embargo, definir lo que se entiende por élite. En esta obra, la ciencia, la filosofía y la 

literatura  son  tratadas  por  separado,  pero  para  múltiples  propósitos  prácticos  eran 

parte  de  la  misma  gama  de  actividades  sociales  llevadas  a  cabo  por  los  mismos 

individuos y sus protegidos, ubicados en los niveles altos de riqueza de la sociedad, 

que  dedicaban  su  tiempo  libre  a  su  modo  preferido  de  creación  cultural.  Con  unas 

pocas  excepciones  posibles,  no  podemos  entrever  cómo  pudieron  haber  sido  las 

obras  escritas  de  carácter  popular;  pudo  haber  incluso  una  tradición  oral  de  obras 

representadas  (como  las  farsas  atelanas  de  la  Roma  republicana)  de  las  cuales  no 

queda ni rastro. Esto no cambia el hecho de que la mayoría de los escritos de la élite 

tienen  una  importancia  especial:  se  propagaron  por  todo  el  mundo  griego,  y 

contribuyeron a la formación, mantenimiento, divulgación y desarrollo de una cierta 

visión de la cultura griega. Eran también conocidos por los escritores romanos y los 

posteriores, que los adaptaron y los citaron en sus propias obras. 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   114   115   116   117   118   119   120   121   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə