El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə120/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   116   117   118   119   120   121   122   123   ...   208

 

256 


los animales del aire y de la tierra aquí están junto a él. Se han levantado 

verdes  enramadas,  cargadas  de  tierno  eneldo,  y  por  encima  revolotean 

amores  niños,  cual  jóvenes  ruiseñores  que  en  el  árbol  prueban  sus  alas 

aún  crecientes  volando  de  rama  en  rama...  Mileto  y  el  que  pastorea  en 

Samos  podrán  decir  «Un  nuevo  lecho  está  dispuesto  para  el  bello 

Adonis». 

(Teócrito, Idilio 15. 110-127) 

Nada hay en este poema que pueda ser tomado como un testimonio, aunque 

sin  duda  convierte  a  Alejandría  en  la  encarnación  de  la  sofisticación  cosmopolita 

basada  en  la  dominación  imperial  del  Egeo  (quizá  exagerada  aquí).  Los  soberanos 

son descritos como píos y como protectores del reino. 

Sin embargo, el mecenazgo no buscaba sólo suscitar celebraciones explícitas 

de  la  realeza.  Se  hizo  una  gran  inversión  en  el  Museo  y  en  la  biblioteca  de 

Alejandría.

11

 A Ptolomeo I y al antiguo tirano de Atenas, Demetrio de Falero, se les 



atribuye  la  fundación  de  la  biblioteca  en  el  Broucheion  de  Alejandría.  Ptolomeo  II 

agregó  una  segunda  biblioteca  más  pequeña  en  el  Serapeo;  algunos  lo  consideran 

como el verdadero fundador. El contenido de la biblioteca, o bibliotecas, se calculaba 

en varios cientos de miles de rollos de papiro, compuesto en parte, como se ha dicho, 

de  libros  que  el  edicto  de  Ptolomeo  V  había  obligado  a  entregar  a  los  barcos 

atracados en Alejandría antes de partir. 

A mediados y a finales del siglo III, los reyes Atálidas de Pérgamo emularon 

a los Ptolomeos al edificar una biblioteca y atraer artistas e intelectuales de Atenas y 

Alejandría,  tales  como  Antígono  de  Caristo  (escultor  y  escritor),  Polemón  de  Ilion 

(que  escribía  de  arte)  y  el  filósofo  y  estudioso  homérico  Crates  de  Malos  en  Creta, 

que enseñó en Roma en 168. El escritor romano Plinio el Viejo (HN 13, 17) dice que 

el  pergamino  fue  inventado  en  Pérgamo  (en  el  griego  posterior  era  pergamênê

evidentemente por el nombre de la ciudad) como resultado de un edicto de Ptolomeo 

V al que acabamos de referirnos, que tuvo el resultado, o aun la intención, de obstruir 

el aumento de la biblioteca de Eumenes II. (La vitela había sido utilizada desde antes 

de  Heródoto  (5.  58),  de  modo  que  lo  que  ocurrió  ahora  fue  una  mejora  técnica  o 

simplemente una resurrección de un estilo antiguo. 

Tampoco  deberíamos  ignorar  a  la  corte  macedonia  de  Pela  como  centro  del 

mecenazgo  literario,  particularmente  desde  la  época  de  Antígono  Gónatas  en 

adelante.  Entre  los  escritores  notables  que  residieron  allí  por  una  temporada 

estuvieron  el  poeta  didáctico  y  erudito  Aratos  de  Soli,  el  poeta  épico  Antágoras  de 

Rodas, el erudito y dramaturgo Alejandro de Etolia, y filósofos como Timón de Fleio 

y Menédemo de Eritrea. Algo inusual entre los historiadores fue Jerónimo de Cardia 

que  pasó  algún  tiempo  en  Pela.  El  filósofo  cínico  Bión  de  Boristenes  disfrutó  del 

mecenazgo de un Antigono, probablemente Gónatas (Dióg. Laer. 4. 46. 54); Zenón, 

también, recibió una invitación de Gónatas pero no la aceptó, enviando a Perseo en 

su lugar (Dióg. Laer. 7. 6). El último rey de Macedonia, Perseo, poseía una notable 

colección de libros que fue capturada por el general romano Emilio Paulo (Plut. Aen

28. 6). 

Otros  reyes,  también,  protegieron  a  los  intelectuales  griegos.  Diodoro 

atribuye  a  Arriarates  V  de  Capadocia  (c.  163-130)  el  haber  hecho  de  su  reino  «un 

lugar de estancia para los hombres cultivados» (31. 19. 8). Ciudades como Rodas y 




 

257 


Atenas  estaban  orgullosas  de  sus  vínculos  con  los  pensadores  y  escritores  más 

prestigiosos de su época. 

Las bibliotecas en el mundo griego antes de Alejandro eran una rareza, si es 

que existía alguna; los tiranos del siglo VI Polícrates de Samos y Pisístrato de Atenas 

poseían  grandes  colecciones  de  libros,  según  Ateneo  (1.4),  pero  esto  no  está 

confirmado  por  otras  fuentes  y  puede  ser  una  proyección  retrospectiva  de  la  época 

helenística.  Estrabón,  en  un  aparte  de  su  descripción  de  Asia  Menor  noroccidental, 

dice de Aristóteles que «dejó su propia biblioteca (bibliothêkê) a Teofrasto ... y fue el 

primer  hombre  de  quien  sabemos  que  coleccionó  libros  y  enseñó  a  los  reyes  de 

Egipto la disposición de una biblioteca» (13. 1. 54. [608-609]). Aristóteles murió en 

322. De modo que el enunciado es literalmente falso (si se refiere a los Ptolomeos); 

quizá efectivamente aconsejó a Alejandro, o quizá esto también es una invención de 

alguien  que  recordó  que  Platón  enseñó  al  tirano  siciliano  Dionisio  II  y  Aristóteles 

(supuestamente) al joven Alejandro. Es realmente posible que la de Aristóteles fuera 

la  colección  de  libros  más  notable  de  la  época  —  una  suerte  de  biblioteca 

universitaria para investigadores. (En el mismo pasaje Estrabón dice que los propios 

libros  de  Aristóteles  terminaron  en  la  ciudad  de  Skepsis,  y  que  aunque  los  reyes 

pergamenenses se empeñaron, no pudieron conseguirlos.)

12

 

La  organización  de  la  biblioteca  de  Alejandría  no  es  conocida,  pero 



conocemos  los  nombres  de  los  bibliotecarios.  Estos  eran  también  escritores:  entre 

ellos figuraban Apolonio de Rodas, el poeta (bibliotecario c. 270-245), Eratóstenes el 

geógrafo  (vivió  c.  285-194),  Aristófanes  de  Bizancio  el  homerista  (c.  257-180)  y 

Aristarco  de  Samotracia  el  crítico  literario  (c.  216-144).  El  primer  bibliotecario, 

Zenódoto de Éfeso (c. 325-270, bibliotecario desde c. 284), inventó la notación de las 

marcas sobre las vocales griegas para mostrar la acentuación tonal,

13

 y desarrolló una 



ciencia  de  crítica  textual  basada  en  la  comparación  de  diferentes  manuscritos,  que 

debe haber sido antes casi imposible. En poco tiempo la biblioteca se convirtió en la 

principal  fuente  de  textos  confiables  de  autores  tales  como  Homero,  que  eran  cada 

vez más reconocidos como clásicos. 

El  Museo  ha  sido  descrito  sintéticamente  por  Estrabón;  los  detalles  básicos 

pueden haber sido los mismos que en la época ptolemaica: 

El  Museo  también  forma  parte  de  los  palacios  reales;  tiene  un 

paseo cubierto, una arcada, una exedra y una gran casa, en la que está el 

comedor  común  [Estrabón  utiliza  la  palabra  espartana  «syssition»  que 

designa  la  mesa  común  de  los  ciudadanos]  de  los  sabios  [o  «hombres 

eruditos»:  philologoi]  que  son  miembros  del  Museo.  Esta  asociación  de 

hombres  comparte  la  propiedad  común  y  tiene  un  sacerdote  a  cargo  del 

Museo, que solía ser designado por los reyes, pero ahora es nombrado por 

el cesar [i.e. el emperador romano]. 

(Estrabón, 17. 1. 8 [794], Austin 232) 

En  la  biblioteca  y  el  Museo  el  archivo  escrito  de  la  cultura  griega  podía  ser 

completado,  listado  y  clasificado,  una  operación  para  la  que  filósofos  como 

Aristóteles  y  Teofrasto  habían  establecido  un  patrón.  Esto  a  su  vez  hizo  posible  el 

crecimiento de lo que es con frecuencia denominado «erudición»; pero es importante 

no inferir que el  principal  motivo  fuera el  progreso del  saber. Ni deberíamos  ver la 

biblioteca y el Museo como importantes sólo por lo que proporcionaron a la cultura 

posterior, o como pasos en el camino a la racionalidad moderna. La recopilación y la 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   116   117   118   119   120   121   122   123   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə