El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə126/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   122   123   124   125   126   127   128   129   ...   208

 

268 


preptolemaico: la Crónica fue compilada ya a mediados del siglo III. Estos romances 

de reyes egipcios, reinas y heroicas luchas tienen elementos sobrenaturales así como 

personajes divinos. Aunque no se puede presumir una alfabetización masiva, habrían 

servido de base para su interpretación oral y cumplido así una función similar a la del 



Romance  de  Alejandro,  expresando  las  aspiraciones  y  relatos  colectivos  de  la 

tradición  egipcia  a  través  de  los  cuales  los  egipcios  autóctonos,  quizá  en  el  ámbito 

popular de la chôra egipcia, afirmaban su identidad frente a la nueva élite dirigente. 

Otras  tradiciones  nativas  comprenden  los  textos  de  instrucción,  que  incluyen 

máximas morales dirigidas al parecer primordialmente a recordarle a la audiencia sus 

deberes  hacia  su  herencia  egipcia.  En  el  período  romano,  las  leyendas  fueron 

traducidas  y  adaptadas  al  griego,  quizá  para  una  población  que  consideraba  que  en 

parte al menos tenía un ancestro egipcio.

44

 

Lo público y lo personal 



El  epigrama  es  una  forma  literaria  que  casi  siempre  intenta  encarnar 

sentimientos personales y preocupaciones privadas. Es un poema corto, generalmente 

en dísticos elegiacos.

45

 Quedan miles en las antiguas compilaciones literarias y como 



inscripciones  en  piedra.  La  colección  más  famosa  es  la  Guirnalda  de  Meleagro 

(Meleagros; finales del siglo II - inicios del siglo I), que se conserva parcialmente en 

la  Antología  palatina  del  siglo  X  d.C.  y  en  otros  manuscritos.  Como  estilo  de 

escritura  el  epigrama  (cuyo  nombre  (epigramma)  simplemente  significa 

«inscripción»)  es  el  más  antiguo  de  los  escritos  griegos:  se  hacían  inscripciones  de 

versos  breves  en  los  vasos  de  finales  del  siglo  VIII.  El  epograma  en  los  períodos 

arcaico  y  clásico  era  sobre  todo  un  poema  oficial,  como  los  poemas  cortos  de 

Simónides de Queos sobre las batallas en las guerras médicas, que estaban inscritos 

en monumentos públicos en Delfos y otras partes. Los epigramas con frecuencia era 

escritos  para  las  inscripciones  funerarias,  y  el  filósofo  del  siglo  IV  Platón  escribió 

epigramas que fueron muy celebrados; era un pasatiempo aristocrático distintivo. En 

el  período  helenístico  esta  forma  parece  haber  sido  genuinamente  más  popular  que 

otros tipos de verso, a juzgar por el número de ejemplos conocidos, aunque debemos 

ser  prudentes  y  no  presuponer  que  se  componían  o  incluso  se  leían  en  todos  los 

niveles  de  la  sociedad.  Una  característica  peculiar  de  la  época  helenística  es  la 

manifestación  por  parte  de  los  poetas  de  preocupaciones  aparentemente  personales; 

pero uno debe mostrar cautela al tomar los poemas como documentos de la vida real, 

pues los poetas asumen personalidades y voces diferentes a las suyas (un hecho que 

confunde  a  los  comentaristas  antiguos  no  menos  que  a  los  modernos).  Es  difícil 

exagerar el grado en que los epigramas fueron concebidos para mostrar la percepción 

del  autor  y  su  habilidad  para  reprocesar  temas  consabidos,  de  modo  que  lo  que 

parece ser una expresión personal puede ser una pieza de destreza literaria.

46

 

Entre los epigramistas literarios más famosos está Asclepiades de Samos, que 



además  de  inventar  el  metro  que  recibió  su  nombre  (el  asclepiades)  publicó 

epigramas  que  combinaban  los  temas  del  amor  y  la  bebida,  tradicionales  desde  el 

siglo VI: 

En el vino se prueba el amor, pues, aunque él lo negase, 




 

269 


delató a Nicágoras la mucha bebida. 

Lloraba, en efecto, abstraíase, al suelo miraba 

y firme la guirnalda no estaba en su cabeza. 

(Asclepiades, Ant.pal. 12. 135) 

Otro  samio,  por  adopción  al  menos,  fue  Hédilo  cuya  madre  Hédile  fue 

también  poeta.  Era  el  hijo  de  uno  de  los  colonos  atenienses  que  ocupó  la  isla  a 

mediados  del  siglo  IV.  En  un  epigrama  recrea  la  misma  historia,  como  con 

frecuencia  hacen  los  poetas  (aunque  no  podemos  estar  seguros  de  qué  poema  fue 

escrito primero), dándole un tinte erótico, declaradamente  risqué, que quizá sugiere 

una audiencia masculina: 

Pues las copas del vino traidor a Aglaonice acostaron 

y también el amor dulce de Nicágoras, 

ahora a Cipris todo esto conságrase, oliente a perfume

húmedos despojos del virginal deseo, 

las sandalias y suave sostén que su pecho cubría. 

(Hédilo, Ant. pal. 5. 199) 

Si  Nicágoras  y  Aglaonice  fueron  personas  reales  no  tiene  importancia;  más 

relevante es la posible ocasión en que una canción como esta fuera interpretada (pues 

es  probable  que  muchos  epigramas  literarios  fueran  escritos  para  ser  recitados).  La 

ocasión sería probablemente, al modo tradicional griego, un symposion o banquete de 

hombres  con libaciones.

47

 Sin  embargo, aunque el  asunto nos  permite comparar los 



epigramas  con  sus  precedentes  clásicos,  que  eran  de  seguro  compuestos  para  los 

symposia,  no  nos  permiten  hacer  ninguna  deducción  sobre  la  conducta  sexual.  A 

menudo los epigramas presentan a las mujeres irónicamente, como sería el caso aquí: 

Bito y Namon, las samias, no quieren dar culto a Afrodita 

de acuerdo a sus leyes y se pasan a ritos 

distintos y poco decentes. ¡Oh, Cipris, señora, 

odia a las desertoras de tu lecho amoroso! 

(Asclepiades, Ant. pal. 5. 207; Gow y Page, GreekAnthology

Asclepiades, n.° 7) 

Las  mujeres  (lesbianas  al  parecer)  de  este  epigrama  de  Asclepiades  no 

necesariamente eran personas reales; y queda la interrogante de si el ingenio agudo y 



risqué sería apreciado por los hombres o las mujeres, o por ambos.

48

 El tema puede 



ahora  ser  examinado  —con  los  detalles  eróticos  sugeridos  más  o  menos 

explícitamente— e investigado. 

Otros epigramas sintetizan un sentimiento o un fragmento de saber filosófico 

en  unos  pocos  versos  bien  trabajados.  El  epigrama  sobre  la  amistad  y  la  muerte  de 

Calimaco es justamente famoso en la traducción de William Cory.,

49

 pero puede ser 



mejor mantener la concisión del original: 

Alguien contóme de tu muerte, Heráclito, y mi llanto 

provocó; recordé cuántas veces dejamos el sol ponerse 

conversando. Y ahora ya no eres amigo de Halicarnaso, 

sino vieja ceniza, pero vivirán tus ruiseñores, y nunca 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   122   123   124   125   126   127   128   129   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə