El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə13/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   208

 

34 


Cornelio  Polihistor  (siglo  I  a.  C).  Éste,  a  su  vez,  se  conserva  sólo  en  extractos  de 

Josefo (siglo  I d.C.) y Abidenos (siglo II d.C.) y en una versión de inicios del siglo 

IV a.C. por el obispo griego Eusebio de Cesárea, en el libro I de su Chronika. Beroso 

relató  primero  (en  un  griego  bastante  deficiente)  la  creación  del  mundo  y  la 

revelación de los principios de la civilización por el mensajero de los dioses, Oanes: 

En  el  primer  año  [del  reinado  de  Alorus]  un  animal  llamado 

Oanes  salió  del  mar  Eritreo  [Golfo  Pérsico]  en  un  lugar  cercano  a 

Babilonia. Todo su cuerpo era como el de un pez, pero le había crecido 

una cabeza humana debajo de la de pez y también pies humanos a partir 

de la cola ... Dio a los hombres conocimientos de las letras y las ciencias 

y  oficios  de  todo  tipo.  También  les  enseñó  como  fundar  ciudades, 

organizar templos, introducir leyes y medir la tierra. También les reveló 

las  semillas  y  la  recolección  de  frutos,  y  en  general  les  dio  todo  lo  que 

hace la vida civilizada. 

(Babyloniaka, 1. 1.5) 

La  obra  continuaba  con  la  historia  de  los  reyes  babilónicos  y  sus  sucesores 

hasta  Alejandro,  con  bastante  brevedad;  esto  le  atrajo  las  críticas  de  los  escritores 

griegos  y  romanos  que esperaban un  contenido  más histórico. Parece, sin embargo, 

que el propósito de Beroso era no tanto histórico como cultural: ofrecer a los griegos, 

en  particular  a  los  soberanos  de  Babilonia,  un  esbozo  de  la  cultura  y  las  creencias 

babilónicas. A juzgar por las posteriores tergiversaciones sufridas por esa cultura, su 

obra tuvo poca influencia.

25

 

Mejor preservado que Beroso ha sido un autor egipcio, Manetón (o Manetos; 



FGH  609,  véase  p.  285).  No  es  seguro  si  él  o  Beroso  escribieron  primero,  pues 

fueron  casi  contemporáneos.

26

  Siendo  un  sacerdote,  como  Beroso,  dedicó  su 



Aegiptiaka  (Historia  egipcia)  a  Ptolomeo  II.  Si  es  cierto  que  Ptolomeo  I  le  pidió 

consejo cuando el culto de Serapis llegó a Alejandría (Plutarco,  Sobre Isis y Osiris

28), era una figura importante en la corte de los primeros Ptolomeos. Su libro se ha 

preservado  en  la  forma  de  citas  y  paráfrasis  en  Josefo,  y  en  citas  de  un  epítome 

(perdido)  entre  las  obras  de  autores  romanos  y  bizantinos  tardíos  tales  como  el 

cronógrafo  latino  Africano  (siglo  III  d.  C),  Eusebio  (arriba,  preservado  en  griego  y 

armenio), y el monje griego Sincelo (siglo VIII).

27

 Ocasionalmente tenemos amplios 



sumarios  o  paráfrasis  como  cuando  Josefo  critica  su  relato  de  las  costumbres  y  la 

historia  judías  (Manetón,  frag.  54  =  Josefo,  Contra  Apión,  1,  26-31,  226-87).  Un 

fragmento  típico,  sin  embargo,  aparece  en  la  siguiente  forma  (copio  las  tres 

versiones): 

La  XXXI  Dinastía  consistió  en  tres  reyes  persas.  1.  Oco,  en  el 

año veinte de su reinado sobre los persas, se convirtió en rey de Egipto y 

gobernó durante dos años. 2. Arses reinó tres años. 3. Darío reinó cuatro 

años. Total de años en el tomo tercero, 1050 [los editores sugieren 850]. 

Aquí termina la Historia de Manetón. 

(fr. 75 a, en griego, de Sincelo, según Africano) 

La  XXXI  Dinastía  consistió  en  tres  reyes  persas:  1.  Oco,  en  el 

año veinte de su reinado sobre los persas, se convirtió en rey de Egipto y 

gobernó  durante  seis  años.  2.  Su  sucesor  fue  Arses,  hijo  de  Oco,  que 

reinó  cuatro  años.  3.  Despues  reinó  seis  años  Darío,  el  cual  fue  muerto 




 

35 


por  Alejandro  el  macedonio.  Esto  es  lo  referido  en  el  tomo  tercero  de 

Manetón. Aquí termina la Historia de Manetón 

(fr. 75 b, en griego, de Sincelo, según Eusebio) 

La  XXXI  Dinastía  consistió  en  reyes  persas:  1.  Oco,  en  el  año 

veinte de su reinado sobre los persas, ocupó Egipto y lo gobernó durante 

seis años. 2. Su sucesor fue Arses, hijo de Oco, que reinó cuatro años. 3. 

Después, reinó seis años Darío, al cual mató Alejandro el macedonio. Y 

estas  son  las  cosas  referidas  en  el  Tomo  tercero  [segundo  en  la  versión 

original armenia] de Manetón. 

(Manetón, fr. 75 c, en latín de la traducción armenia de Eusebio) 

Las  numerosas  discrepancias,  particularmente  cronológicas,  ilustran  el 

problema que afecta a todas las fuentes fragmentarias del período helenístico, aunque 

este  es  un  caso  extremo.  No  obstante,  Manetón  siguió  siendo  el  fundamento  de  la 

cronología  egipcia  preptolemaica,

28

  y  otro  ejemplo  importante  (si  bien  raro)  de 



intercambio entre griegos y no griegos. 

Entre  las  fuentes  no  historiográficas  más  valiosas  de  época  más  tardía  están 

las cincuenta biografías en griego de Plutarco de Queronea (n. antes de 50 d. C; m. 

después de 120 d. C), que también escribió profusamente sobre filosofía y ética. En 

estos  breves,  y  a  menudo  brillantes,  relatos  de  las  vidas  individuales  explora  las 

raíces de los caracteres humanos en sus rasgos heredados y adquiridos, tal como los 

mostraban  sus  acciones,  con  el  fin  de  hacer  accesible  a  sus  lectores  una  verdadera 

comprensión del carácter y la moralidad. Cuarenta y seis de estas vidas van en pares: 

las Vidas paralelas, en las que un estadista griego es comparado explícitamente con 

uno  romano;  en  la  mayoría  de  los  casos,  un  tercer  texto  más  corto  llamado  la 



Comparatio  acompaña  el  dúo.  Plutarco  era  un  beocio  de  Queronea,  pero  aunque 

preservó  sus  raíces  allí,  como  Polibio  y  otros  muchos  griegos  educados,  se 

beneficiaron de contactos intelectuales con Roma y Alejandría y de sus visitas allí. El 

emperador Trajano le otorgó honores. Veneraba los ideales de la Grecia clásica, que 

estaban siendo reformulados para una nueva audiencia durante el período llamado la 

Segunda  Sofística  (c.  60-230  d.  C),  bajo  el  mecenazgo  de  emperadores  tales  como 

Nerón,  Trajano  y  especialmente  Adriano.  Plutarco  asumió  seriamente  sus 

responsabilidades como encargado de un sacerdocio en Delfos. 

En  las  Vidas  paralelas  la  preferencia  general  de  Plutarco  se  decanta  por  las 

figuras heroicas de la Grecia clásica que podían equipararse a los romanos que había 

escogido;  parece  pensar  menos  en  Grecia  bajo  Alejandro  y  después  de  él.  De  la 

Atenas de finales del siglo IV, retrata a dos víctimas de la toma de la ciudad por los 

macedonios:  Demóstenes  (comparado  con  el  orador  romano  Cicerón,  también 

víctima de una guerra civil) y Foción (junto a Catón el Joven, una víctima honorable 

semejante). Por lo demás, junto a Alejandro (yuxtapuesto a Julio César), nos da sólo 

siete figuras helenísticas. De los  años  posteriores a la muerte de  Alejandro escribió 

sólo tres biografías. El rey Demetrio I es su único personaje regio de la generación de 

sucesores  de  Alejandro;  es  comparado  con  Marco  Antonio,  otro  hombre  al  que 

Plutarco atribuye una debilidad de carácter revelada por las circunstancias. Eumenes 

de  Cardia,  el  único  general  no  macedonio  entre  los  Epígonos,  es  comparado  con 

Sertorius, un soldado igualmente talentoso y marginado. El rey Pirro del Épiro, que 

invadió Italia, es colocado en contrapunto a Mario. El descuido de Plutarco en incluir 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə