El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə14/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   208

 

36 


a  Ptolomeo,  Lisímaco,  Seleuco  o  a  cualquiera  de  sus  descendientes  —incluso 

hombres de grandeza tal como el heroico reconquistador del oriente, Antíoco III, o al 

agresivo  Filipo  V  de  Macedonia—  sugiere  que  tenía  dificultades  para  elevar  a  un 

nivel ejemplar, aun como modelos negativos, a los griegos que hubieran oprimido a 

otros  griegos  (de  Demetrio  podía  al  menos  decir  que  había  liberado  dos  veces  a 

Atenas).  El  énfasis  resultante  en  los  hechos  ocurridos  antes  y  después  de  mediados 

del siglo III agrava el vacío en nuestras fuentes narrativas. 

Las  figuras  de  finales  del  siglo  III  y  del  siglo  II  en  las  Vidas  de  Plutarco 

incluyen a dos generales aqueos. Se trata de Arato de Sición en una biografía suelta, 

no  en  pareja;  Filopoimen,  sin  embargo,  es  emparejado  con  un  estadista  romano 

implicado  en  la  conquista  de  Grecia:  Flaminio,  el  liberador  del  año  197.  Otra  Vida 

está  dedicada  a  Emilio  Paulo,  el  vencedor  del  último  rey  de  Macedonia,  que  es 

emparejado  con  Timoleón,  un  corintio  del  siglo  IV  que  derrocó  a  los  tiranos  de 

Sicilia.  Las  biografía de  los  reyes  espartanos  reformadores Agis  y Cleómenes  están 

escritas  en  pareja  y  son  comparadas  con  un  par  de  reformadores  romanos,  los 

hermanos Gayo y Tiberio Graco. 

Las  Vidas  de Plutarco son, a  falta de otro testimonio,  una fuente importante 

de  datos  históricos,  pero  son  biografías  morales  ante  todo  y  sobre  todo;  y  sólo 

secundariamente  relatos  históricos.  Aunque  utiliza  sus  fuentes  concienzudamente, 

con frecuencia selecciona y reacomoda para recalcar rasgos del carácter y puntos de 

comparación.  A  veces  cae  bajo  el  hechizo  de  fuentes  tendenciosas,  como  en  sus 

biografías de Agis y Cleómenes, que se basan mucho en el adulador relato de Filarco 

y en su retrato de su enemigo Arato, en que utiliza las memorias del jefe aqueo como 

una fuente primaria, aunque también lo critica. 

Entre  los  escogidos  por  el  biógrafo  romano  Nepote  (c.  110-24  a.C.)  para  su 

colección de vidas breves figuran el estadista ateniense de finales del siglo IV Foción 

(dos  páginas)  y  el  general  macedonio  Eumenes  (9  páginas).  También  escribió  una 

página sobre los reyes (De regibus), un tercio de la cuál es una mera nómina de los 

diadocos. Aunque carente de hechos fiables, tiene cierto interés, en tanto confirma el 

sesgo de todas nuestras fuentes en apartar la atención de mediados del siglo III. 

Hubo  también  muchos  reyes  de  entre  los  amigos  de  Alejandro 

Magno  que,  tras  la  muerte  de  éste,  asumieron  el  poder;  entre  ellos 

Antígono  y  su  hijo  Demetrio,  Seleuco  y  Ptolomeo.  De  éstos  Antígono 

murió  violentamente  cuando  luchaba  contra  Seleuco  y  Lisímaco.  La 

misma  muerte  tuvo  Lisímaco  a  manos  de  Seleuco  cuando,  rotas  las 

hostilidades entre ellos, se hicieron la guerra. Por lo que hace a Demetrio

que había casado a su hija con Seleuco, lo que no hizo que pudiera haber 

una leal amistad entre ellos, murió de enfermedad durante el tiempo que 

su  yerno  lo  tuvo  en  prisión,  después  de  haberlo  cogido  prisionero  de 

guerra. Y no mucho después Seleuco fue muerto a traición por Ptolomeo 

Ceraunos, a quien el propio Seleuco, al ver que el padre de Ptolomeo le 

había expulsado de Alejandría, encontrándose sin protección de nadie, le 

había  recibido  en su  casa. El  propio  Ptolomeo,  que  había  renunciado  en 

vida al poder en beneficio de su hijo, se dice que fue privado de la vida 

por su propio hijo. 

(Nepote, De regibus, 3. 1-4 = cap. XXI, Vidas




 

37 


Los geógrafos pueden también ser invalorables.

29

 Estrabón, de Amasea en el 



Ponto  (c.  64  a.  C  -  después  de  21  d.  C),  es  un  escritor  helenístico  cultural  y 

cronológicamente,  aunque  se  le  suele  tomar  más  en  cuenta  en  relación  al  imperio 

romano.

30

  Su  Geografía  en  diecisiete  libros  no  sólo  es  una  de  las  fuentes  más 



extensas,  sino  también  una  de  las  más  importantes  de  la  antigüedad  griega,  y  será 

citado  en  este  libro  con  más  frecuencia  que  cualquier  otro  autor,  a  excepción  de 

Polibio.  El  principal  valor  de  su  obra  para  la  historia  helenística  reside  en  sus 

descripciones  topográficas  de  las  áreas  orientales  del  imperio  de  Alejandro  que  se 

convirtieron en provincias romanas, pero también nos informa de asuntos tales como 

la historia de los atálidas. Su utilidad es tanto mayor por el hecho de que mucha de su 

información  geográfica  procede  de  autores  de  los  siglos  III  y  II,  que,  aunque 

anticuada en su propia época, es relevante para la historia helenística. Esto puede ser 

exacto  con  respecto  a  parte  de  su  información  sobre  Mesopotamia  y  las  provincias 

seléucidas  (hay  muchas  referencias  en  el  capítulo  8).  Sin  embargo,  su  extensa 

descripción de Alejandría (pp. 239-240) está basada en su propia observación. 

Una  fuente  no  historiográfica  igualmente  importante,  esta  vez  de  la  época 

romana, es Pausanias (mediados del siglo II d. C), un médico de Magnesia en el Asia 

Menor  (probablemente  Magnesia  de  Sipilos),  que  compuso  una  guía  para  Grecia 

meridional  continental  y  sus  antigüedades.  Su  interés  se  limita,  en  gran  parte,  a  los 

lugares famosos más antiguos previos a la derrota de la liga aquea por los romanos 

en  146  a.  C,  pero  a  raíz  de  ello  incluye  estatuas  y  otros  monumentos  de  figuras 

importantes del siglo III e inicios del II, algunas de las cuales utiliza como puntos de 

partida para narraciones históricas. El libro 1, sobre el Ática, casi parece concebido a 

introducir al lector en la historia de las monarquías helenísticas, con sus digresiones 

sobre  la  invasión  de  los  gálatas  (cap.  4),  las  vidas  de  Ptolomeo  I  (caps.  6-7),  Átalo 

(cap.  8,  1-2),  Pirro  (caps.  11,  1-14.1)  y  Seleuco  (cap.  6),  los  acontecimientos  que 

implicaron a Mitrídates  y  Sila (cap. 20. 3-4),  y la historia de Atenas  desde Filipo  a 

Casandro  (caps.  25.3-26.3),  así  como  una  digresión  sobre  Lisímaco  que  es  uno  de 

nuestras más importantes fuentes de información sobre este rey (caps. 9.5-10.5). En 

otras partes hay secciones sobre la historia de Esparta (vg. 2. 9. 1-3; 3, 6; 8.27. 9-16) 

y  un  encomio  de  Filopoimen  (8.  49-52);  es  nuestra  primera  fuente  para  el  saco  de 

Corinto por los romanos y del asentamiento romano de 146 a.C. (7.14-16).

31

 

Finalmente,  Ateneo  (pp.  31-32)  recoge  muchas  anécdotas  sobre  los  reyes 



helenísticos. Sus relatos de la entrada de Demetrio I en Atenas  y de la procesión de 

Ptolomeo II en Alejandría (respectivamente At. 6. 253-b-f y 5. 201b-203e, Austin 35 

y 219) se citan en otra parte de este libro. En comparación, es parco en material más 

antiguo, quizá a causa de la riqueza de las fuentes helenísticas en que se pudo basar. 



Examen de los textos históricos 

Las  fuentes  literarias  para  los  acontecimientos  antes  de  la  absorción  romana 

son  intermitentes  y,  con  la  excepción  de  Justino,  hay  un  vacío  completo  de  301  a 

229. El vacío más lamentable de todos es quizá la ausencia de relatos detallados de 

las vidas de Lisímaco y Seleuco. Sin embargo, aun para el siglo III, podemos utilizar 

inscripciones  para  reconstruir  una  especie  de  narración,  y  sólo  permanecen  en  la 

oscuridad episodios aislados. Los historiadores no estan de acuerdo, por ejemplo, si 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə