El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə141/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   137   138   139   140   141   142   143   144   ...   208

 

301 


El lejano oriente 

Áreas  más  remotas  como  Gándara  (una  antigua  satrapía  persa  junto  con 

Sind),

48

 Gedrosia (Baluchistán: una meseta desértica a c. 1.500 m)



49

 y las zonas que 

rodean las ciudades de Taxila y Pushkalavati en el valle del Indus, fueron cedidas a 

Chandragupta.

50

  Su  imperio  maurya  era  poderoso  y  potencialmente  un  vecino 



peligroso de los Seléucidas. Bajo su sucesor Bindusara o el siguiente rey, el famoso 

Asoka,  se  expandió  para  abarcar  la  mayor  parte  del  subcontinente  indio  fuera  del 

extremo  sur, incluida la Aracosia  occidental.  Asoka era un converso al  budismo  (la 

religión  fue  fundada  en  el  siglo  VI)  e  intentaba  propagar  su  religión  a  las  zonas  de 

asentamiento  griego;  envió  misioneros  a  los  reyes  griegos,  y  ha  dejado  una  serie 

notable de inscripciones  grabadas en piedra (los edictos  de la roca) en las  que hace 

declaraciones  moralizadoras  (aunque  los  textos  tal  como  los  tenemos  son  versiones 

corregidas por funcionarios locales y fueron ajustados a la cultura de las comarcas en 

las  cuales  fueron  introducidas).

51

  En  una  inscripción  greco-aramea  de  Kandahar  de 



modo parecido expone sus logros; aquí la traducción de la versión griega: 

Habiendo  completado  diez  años,  el  rey  Piodasses  [Asoka]  hizo 

que  los  hombres  conocieran  la  piedad,  y  después  hizo  que  los  hombres 

fueran  más  píos  y  que  las  cosas  florecieran  por  todo  el  país;  y  la 

abstinencia  que  el  rey  tuvo  de  las  cosas  animadas,  y  también  otros 

hombres,  y  todos  los  que  eran  cazadores  o  pescadores  del  rey  habiendo 

cesado  de  cazar,  y  si  había  algunos  hombres  incontinentes,  cesaron  su 

incontinencia  hasta  donde  fue  posible,  y  obedecían  a  su  padre  y  a  su 

madre y a sus mayores a diferencia de antes, y en futuro vivirán con más 

provecho y mejor en todo sentido haciendo estas cosas. 

(Burstein 50)

52

 



El  comercio  con  India,  particularmente  de  bienes  suntuarios  como  las 

maderas  preciosas,  las  especias  y  piedras  preciosas,  continuó  bajo  los  Seléucidas.

53

 

Sin duda los reyes lo promovieron, tanto por los bienes que proporcionaba como por 



el  monto  de  peajes  que  podían  recaudar.  Seleuco  envió  a  Megástenes  a  hacer  un 

informe sobre la India, quizá con perspectivas de una empresa militar; parece haberlo 

pensado mejor, pero la obra de Megástenes quedó como un adición importante a la 

etnografía griega sobre los no griegos.

54

 Demodamas (aquel que avanzó más allá del 



Jaxartes, véase arriba) escribió sobre la India (FGI 428). 

La conquista de la frontera noroeste de la India nunca fue conseguida por los 

Seléucidas,  sino  que  tuvo  que  esperar  a  la  expansión  del  reino  greco-bactriano  a 

mediados  y finales del siglo  II, particularmente bajo los llamados reyes indogriegos 

(o  grecoindios)  Demetrio  II  (c.  185-175?)  y  Menandro  (Menander,  r.  c.155-c.130). 

Demetrio II era el primer rey grecobactriano cuyo título, «Aniceto» (No vencido) fue 

traducido al indio en las monedas. El budismo recuerda a Menandro como Milinda: 

se convirtió al budismo y se dice que debatió sobre la doctrina con un monje (véase, 

p.  ej.,  Plutarco,  Preceptos  de  estado,  821  d-f).

55

  A  partir  de  este  momento,  sin 



embargo,  los  reyes  grecobactrinanos  e  indogriegos  quedaron  casi  perdidos  para  la 

historia. Se conocen las monedas de aproximadamente veinte soberanos posteriores; 

probablemente  representaban  varias  dinastías.  Los  grecobactrianos  parecen  haber 

dominado  mas  allá  del  Oxus  hasta  c.  140,  más  o  menos  por  la  época  en  que  los 

chinos expulsaron a los pueblos escitas a la margen opuesta del río; éstos, derrotados 



 

302 


por  Mitrídates  I  (o  II)  de  Partia,  se  asentaron  en  Dragiana  por  varias  generaciones. 

Después  de  Menandro,  los  fondos  de  monedas  sugieren  un  período  caótico  en  las 

regiones  oriental  y  meridional  de  los  territorios  griegos.  Hacia  el  año  100,  más  o 

menos,  los  yuehzis  se  habían  adueñado  de  la  propia  Bactriana;  a  su  vez,  fueron 

expulsados  por  el  pueblo  saka  que  procedía  del  Pamir  y  por  los  escitas,  ahora 

llamados  escitopartos,  que  se  dirigieron  al  norte  desde  Dragiana.  Se  cree  que  el 

último rey conocido, Hermao, trató de unificar las ramas bactriana y griega del reino 

griego;  pero  hacia  50  a.C.  aproximadamente  los  diferentes  invasores  se  habían 

repartido los territorios griegos entre sí.

56

 



Toda la región descrita en las cuatro secciones previas estaba constituida por 

cuatro zonas orográficas principales, aunque abarca una amplia variedad de tipos de 

territorio. Aunque más o menos definida de modo natural por las barreras geográficas 

en cada lado, difícilmente se podría decir que forma una unidad natural. Para la parte 

oriental solamente (Irán, Afganistán y Asia central): 

es  claro  que  no  podía  haber  unidad  ni  grandes  poblaciones  como  en  las 

cuencas  del  Nilo  y  del Tigris-Eufrates. Vastas  áreas, en  su  mayor  parte, 

sólo  podían  ser  gobernadas  por  un  corto  tiempo  por  estados  nómadas  o 

tribales,  o  por  cierto  tipo  de  alianzas  feudales.  Los  problemas  para  la 

comunicación y el mantenimiento de la lealtad eran enormes... 

(Frye)

57

 



Con cuánta eficacia se  enfrentaron los  Seléucidas  a estos problemas,  y a  los 

del  resto  del  imperio,  es  una  cuestión  importante.  Habían  tenido  un  comienzo 

ventajoso  al  heredar  de  los  Aqueménidas  un  sistema  que  había  controlado  toda  el 

área  con  mayor  o  menor  éxito  durante  doscientos  años.  En  el  estudio  del  imperio 

seléucida, es mejor suponer que su dominio triunfó a menos de que haya pruebas de 

fracaso,  antes  que  concentrarse  exclusivamente  en  lo  que  ha  sido  tildado  de 

decadencia. 

CRISIS Y CONTINUIDADES EN EL PODER SELÉUCIDA, 312-

164 a.C. 

Seleuco I y Antíoco I (312-261 a.C.) 

A la muerte de Alejandro, Seleuco I (r. 305-281) fue nombrado para gobernar 

Babilonia.  Expulsado  por  Antígono,  fue  reinstalado  en  312  con  la  ayuda  de 

Ptolomeo.  Antígono  siguió  siendo  un  enemigo  poderoso,  y  puesto  que  Seleuco  no 

había  sido  encargado  del  gobierno  del  conjunto  de  las  conquistas  orientales  de 

Alejandro,  si  hubiera  deseado  más  provincias  habría  tenido  que  luchar  por  ellas, 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   137   138   139   140   141   142   143   144   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə