El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə146/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   142   143   144   145   146   147   148   149   ...   208

 

311 


(Oh)  Nabú,  primogénito,  cuando  entres  a  Ezida,  la  verdadera 

casa,  te  pluga  favorecer  a  Antíoco  (y)  el  favor  para  Seleuco,  el  rey,  su 

hijo, (y) Estratonice, su consorte, la reina, esté en tu boca. 

(Austin 189)

81

 

El reino seléucida se parece a los imperios modernos en ciertos aspectos: un 



grupo  dominante  étnicamente  definido,  la  explotación  económica  de  territorios 

conquistados (en este caso mediante los impuestos, el tributo y el servicio militar), y 

así sucesivamente. Pero no se hizo ningún intento (como en los imperios británico y 

soviético) de homogenizar la ley o estandarizar la producción  económica. Entre sus 

peculiaridades estaba que los soberanos greco-macedonios eran, en efecto, exiliados 

de su patria étnica, y que eran tanto los creadores como los herederos del imperio. La 

teoría del centro-periferia (o núcleo-periferia), con frecuencia utilizada en el análisis 

de las relaciones modernas político-globales (basadas en la idea de que los sistemas 

económicos extraen riqueza de las áreas lejanas desfavorecidas hacia la zona central 

dominante),  puede  esclarecer  ciertos  aspectos  pero  no  puede  ser  transferida  por 

completo  al  contexto  de  la  antigüedad,  sobre  todo  porque  el  imperio  no  tenía  un 

único centro —un análisis moderno menciona cinco lugares como capitales bajo los 

Seléucidas:  Antioquía,  Seleucia  del  Tigris,  y  los  antiguos  centros  aqueménidas  de 

Ecbatana, Susa y Sardes

82

— o un centro económico o administrativo. La diversidad 



y la falta de centralización eran los distintivos de este panorama tributario. En cierto 

sentido  el  «núcleo»  estaba  dondequiera  que  el  rey  estuviera;  Antíoco  II  todavía  se 

ocupaba de los asuntos rutinarios durante su anabasis. En 210, desde algún lugar de 

Irán,  escribió  a  Zeusis,  virrey  de  Asia  Menor,  sobre  el  nombramiento  de  un 

sacerdote, tal como sabemos por Josefo, historiador judío del siglo I d.C: 

El rey Antíoco a Zeusis, su padre, salud. Si tú estás bien de salud, 

me alegro; yo también estoy bien. 

(149)  Habiendo  sabido  que  algunos  en  la  Lidia  y  la  Frigia  promueven 

movimientos  sediciosos,  pensé  que  debía  prestar  al  asunto  la  mayor 

atención.  Después  de  consultar  con  los  amigos  lo  que  parecía  más 

conveniente  hacer,  nos  ha  parecido  indicado  transferir  dos  mil  familias 

judías  con  todo  su  equipo  desde  Mesopotamia  y  Babilonia  a  las 

guarniciones  y  lugares  más  importantes.  (150)  Creo  que  han  de  ser 

buenos custodios de nuestros asuntos por la piedad que practican... Por lo 

tanto  quiero  que,  no  obstante  lo  trabajoso  que  es,  se los  traslade,  con la 

promesa  de  que  se  les  permitirá  atenerse  a  sus  leyes.  (151)  Después  de 

que los  transportes  a  los  dichos lugares, les  darás lugar  donde  edifiquen 

sus casas y campo para plantar viñas, y durante diez aflos estarán libres 

de todo impuesto por los frutos de la tierra... (153) Procura también, en la 

medida de lo posible, que nadie los incomode. 

(Jos. Antigüedades de los judíos, 12. 148-153, Austin 167, Burstein 29, 

cf. 35)


83

 

Desde otro punto de vista, el «núcleo» del imperio se define verticalmente (en 



términos  de  clase  social)  antes  que  horizontalmente  (en  términos  de  regiones 

geográficas), y consiste en la élite dominante grecomacedonia.

84

 



 

312 


El país y los impuestos 

Un  pasaje  casi  al  inicio  del  libro  2  de  Económicos  atribuido  a  Aristóteles, 

pero probablemente escrito por otro erudito después de la muerte de éste, analiza la 

administración  «real» y «satrápica» de un modo que sugiere que el escritor tenía en 

mente el imperio seléucida. 

Así  pues  vemos  primero  la  economía  propia  del  rey  (basiliké 



oikonomia).  Ella  es  universal  en  sus  posibilidades,  pero  tiene  cuatro 

aspectos  especiales:  la  moneda  en  circulación,  las  exportaciones,  las 

importaciones, y los gastos. 

Tomemos  cada  uno  de  éstos:  con  la  moneda  en  circulación  me 

refiero  a  qué  tipo  y  cuándo  se  ha  de  acuñar  de  valor  alto  o  bajo;  en 

relación a las exportaciones e importaciones, en qué momentos y cuáles 

productos  le  será  ventajoso  disponer  de  ellos,  una  vez  recibidos  de  los 

sátrapas en tributo real; respecto de los gastos, cuáles habría de suprimir y 

en qué momento, y si deberían pagar los gastos con moneda, o en lugar 

de moneda, con mercancías. 

En  segundo  lugar,  veamos  la  economía  satrápica  (satrapiké 

oikonomia). 

Pertenecen  a  ésta  seis  tipos  de  ingresos:  de  la  tierra;  de  los 

productos peculiares de la región [o «cosas especiales»], del comercio [o 

«mercaderes»],  de  los  impuestos,  de  los  rebaños  y  demás  fuentes.  De 

ellos, el primero y más importante es el que proviene de la tierra; este es 

el  que  algunos  llaman  ekphorion  [impuesto  sobre  el  producto]  y  otros 

«diezmo»;  el  segundo  en  importancia  procede  de  los  productos 

peculiares,  en  un  lugar  oro,  en  otro  plata,  en  otro  cobre,  cualquier  cosa 

que se pueda hallar en un lugar determinado; el tercero es el derivado del 

mercado  exterior  [o  «mercaderes»];  el  cuarto  es  el  que  resulta  de  los 

impuestos por el paso por tierra y de los mercados. El quinto procede de 

los  rebaños,  llamado  «primicias»  o  «diezmo»;  el  sexto  procede  de  las 

personas,  al  que  se  da  el  nombre  de  «capitación»  y  cheirônaxion  [¿una 

tasa de los artesanos?]. 

(Pseudo-Aristóteles, Económicos, 2. 1.2-4, 1345a-b)

85

 



Debería  subrayarse  que  el  autor  está  describiendo  dos  aspectos  de  un  único 

sistema,  no  dos  sistemas  alternativos.  El  extracto  resalta  nítidamente  los  diferentes 

intereses  de  los  distintos  grupos:  el  rey  recibe  productos  de  los  sátrapas  y  desea 

maximizar el ingreso de su tesoro; el sátrapa está ocupado en recaudar la renta en el 

ámbito regional y regular directamente la actividad económica de su provincia, pero 

también tiene propiedades privadas, cuyo producto puede ser embargado. El sátrapa 

era quizá también responsable del mantenimiento del sistema del «camino real» que 

Heródoto admiraba tanto (5. 52). 

Sin embargo, en una provincia (al menos en la parte occidental del imperio), 

el rey tenía responsabilidad directa de ciertos arreglos económicos. Los bosques y las 

minas,  por  ejemplo,  probablemente  pertenecían  al  rey.  Los  impuestos  a  las  ventas 

mencionados  en  el  texto  citado  implican  el  control  real  de  las  ferias  y  mercados 

(véase  también  la  inscripción  Austin  78,  BD  40,  Sherk  21,  Syll3  646).

86

  Dicho 



control también se deduce en una carta del rey Antíoco (probablemente I o II) a un 


Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   142   143   144   145   146   147   148   149   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə