El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə15/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   208

 

38 


Antígono II Gónatas de Macedonia reinó en Atenas durante algunos años; hay dudas 

acerca de la cronología de la guerra cremonidea en la década de 260. Varias batallas, 

como la de Cos y la de Andros a mediados del siglo III no tienen fecha segura; y hay 

famosos  enigmas  irresueltos  tales  como  la  revuelta  de  Ptolomeo  «el  hijo»  en  Efeso 

en  la  década  de  260.

32

  Otros  períodos  también  tienen  problemas:  la  historia  de  los 



últimos  Ptolomeos  está  representada  principalmente  por  las  maquinaciones 

dinásticas, con algunos vacíos sólo parcialmente cubiertos por hechos registrados en 

inscripciones y papiros; la secuencia de revueltas nativas es todavía tema de debate; 

no  todos  los  nombres  e  interrelaciones  de  los  últimos  Ptolomeos  y  sus  reinas  se 

conocen  con  exactitud,  al  igual  que  los  últimos  Seléucidas.  Un  ejemplo 

particularmente  grave  de  terra  incognita  es  la  historia  de  los  últimos  gobernantes 

griegos de Bactriana (en el norte de Afganistán), para algunos de los cuales la única 

prueba  de  su  existencia  está  en  sus  monedas.  Los  estudiosos  han  establecido 

tentativamente  una  secuencia  de  monarcas  y  calculan  la  duración  de  sus  reinados  a 

partir del número de monedas existente, un procedimiento endeble que no procura un 

fundamento firme para la explicación histórica. 

A  la  luz  de  lo  que  se  ha  dicho  antes,  podría  pensarse  que  el  estudio  de  la 

historia  y  la  cultura  helenística  está  asediado  por  problemas  insuperables,  y  que  la 

escasez  de  fuentes  es  responsable  de  (y  quizá  justifica)  el  descuido  relativo  de  la 

historia helenística por parte de los  escritores  modernos,  y su  lugar marginal  en los 

cursos  universitarios.  Sin  embargo,  ¿resultaría  diferente  el  período,  si  tuviéramos 

más  fuentes  literarias?  ¿Tendríamos  un  fundamento  más  firme  para  tratar  de 

comprenderlo? 

No es la carencia de una narración continua lo que distingue a este período de 

la era clásica precedente, sino la sobrevaloración de la misma y de ciertas categorías 

particulares de testimonios. Sólo podemos comenzar a entender cabalmente la Grecia 

clásica  cuando  nos  liberemos  de  la  presencia  distorsionadora  de  autores  que  tienen 

una  sólida  concepción  del  mundo,  como  Tucídides.  El  peso  asignado  a  enunciados 

«clásicos» como los suyos, no ha tenido una influencia benigna en su conjunto. Los 

historiadores  del  período  clásico,  como  los  del  helenístico,  se  basan  ahora 

esencialmente  en  testimonios  no  literarios  así  como  en  fuentes  historiográficas; 

nuestra  comprensión  del  imperio  ateniense  del  siglo  V  y  de  la  naturaleza  de  la 

democracia ateniense, que se basó alguna vez en fuentes literarias como Tucídides o 

Diodoro, fue completamente transformada a finales del  siglo  XIX  y en  el  siglo  XX 

por el descubrimiento de las inscripciones. Además hay muchas áreas de la historia 

clásica  que  las  fuentes  literarias  y  epigráficas  apenas  tocan,  y  que  no  podemos 

siquiera  comprender  sin  recurrir  a  datos  numismáticos,  artísticos  y  arqueológicos. 

Esto es sobre todo válido respecto a la historia económica y social. 

De  modo  semejante,  lo  disparejo  de  la  narración  helenística  es  en  parte  un 

fallo de los antiguos escritores, ya sea de los que se han conservado o de los que se 

han perdido, que se centraron en las guerras y las luchas dinásticas de los sucesores 

inmediatos  de  Alejandro,  y  en  la  conquista  de  Grecia  por  Roma,  en  detrimento  de 

otros  aspectos  y  épocas.  Una  razón  probable  puede  ser  inferida  a  partir  de  Polibio, 

que al inicio de su historia comenta que 

en las épocas anteriores a ésta [en 220-216 a. C] los acontecimientos del 

mundo estaban como dispersos, porque cada una de las empresas estaba 

separada  en  la  iniciativa  de  conquista,  en  los  resultados  que  de  ellas 

nacían y en otras circunstancias, así como en su localización. Pero a partir 



 

39 


de  esta  época  la  historia  se  convierte  en  algo  orgánico,  los  hechos  de 

Italia y los de África se entrelazan con los de Asia y con los de Grecia, y 

todos comienzan a referirse a un único fin. 

(Polibio, 1.3.3) 

El  relativo  descuido  de  algunos  tramos  de  la  época  podría  estar  hasta  cierto 

punto  inscrito  en  el  material;  pues  los  diferentes  historiadores  trataban  de  los 

distintos acontecimientos sin dar una visión de conjunto. Se vio exagerada a finales 

de la era helenística y durante la época romana, en que los epítomes y los sumarios 

desplazaron partes enteras de la narración. Es muy dudoso que el descubrimiento de 

una  obra  literaria  importante,  como  la  historia  de  Jerónimo,  cambie  de  modo 

fundamental  la  narración  o  aumente  nuestra  comprensión  de  las  estructuras  clave  y 

las  tendencias  sociales.  Lo  que  hace  a  la  historiografía  helenística  diferente  y 

apasionante,  y podría hacerle más fácil lograr una visión equilibrada de la sociedad 

helenística, es precisamente el hecho de que el testimonio no literario es mucho más 

abundante  que  las  narraciones  prefabricadas  con  su  conocimiento  histórico 

inevitablemente  limitado  y  puntos  de  vista  comprometidos.  En  efecto,  uno  de  los 

temas de este libro será que no hay una única «historia helenística», sino una serie de 

historias diferentes. 



Los textos no históricos 

La  antigua  tradición  de  la  historiografía  estaba  sumamente  centrada  en  las 

cuestiones políticas  y militares, pero los estudiosos están habituados a hacer uso de 

otro  tipo  de  fuentes  literarias  para  esclarecer  diferentes  aspectos  en  todos  los 

períodos de la historia  griega  y romana. Muchas obras  contemporáneas  de creación 

literaria, en particular la poesía, aportan datos sobre la sociedad y la cultura, aunque, 

como  los  escritos  de  religión,  filosofía  y  ciencia,  han  sido  muchas  veces  tratados 

separadamente en los estudios generales del período, o incluso no tomados en cuenta. 

Tal  descuido  es  tanto  más  injustificado  dado  que  aquellos  que  escribieron  sobre  la 

filosofía y la mecánica se consideraban también literatos. 

Aquí se hará sólo  una breve enumeración  de las  fuentes, que se encontrarán 

detalladas  en  los  capítulos  5  (especialmente  la  sección  sobre  filosofía),  7  (sobre 

literatura) y 9 (sobre ciencia). 

La  poesía  del  período  helenístico,  gran  parte  de  la  cual  se  escribió  en  el 

entorno ptolemaico y a la cual a veces se llama genéricamente alejandrina, está bien 

representada  en  las  obras  que  han  quedado.  Fuera  de  Egipto,  pero  influenciado  por 

los  estilos  existentes,  un  figura  principal  es  Arato  de  Soles,  autor  de  poemas 

didácticos sobre astronomía y signos del clima. Entre los poetas importantes iniciales 

están  Teócrito  y  sus  sucesores,  tales  como  Mosco  y  Bioon  (siglo  II  a.  C),  quienes 

cultivaron la poesía bucólica (poemas sobre pastores), que quizás con más exactitud 

se  puede  llamar  pastoral.  Las  diversas  obras  de  Calimaco  (Callimachus)  lo  colocan 

en  la  vanguardia  de  la  literatura  del  siglo  III,  junto  con  luminarias  tales  como 

Apolonio  de Rodas, autor de un nuevo estilo  de  poema épico sobre los  argonautas. 

Entre  los  poetas  que  consideramos  figuras  menores,  algunas  fueron  sin  duda 

importantes para sus contemporáneos. Ejemplos de ello son el enigmático Licofrón, 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə