El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə189/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   185   186   187   188   189   190   191   192   ...   208

 

399 


Tetradracma de plata «de nuevo estilo» (16,75 g) de Atenas, c. 125 a C. 

Anverso: cabeza de Atenea. Reverso: buho sobre ánfora. (Ashmolean 



Museum, Universidad de Oxford.) 

La nueva moneda se encuentra ordinariamente en Délos, que tenía estrechos 

vínculos económicos con Atenas. Los miembros de la aristocracia en ambos lugares 

estaban  con  frecuencia  emparentados,  y  la  relativa  independencia  de  Délos  parece 

haberla  hecho  atractiva  a  los  atenienses  ricos  con  intereses  en  los  negocios.  Un 

programa de construcción en la isla, y la necesidad concomitante de que se grabaran 

las cuentas del templo, dieron empleo, casi con toda seguridad, a grabadores de letras 

que  habían  estado  antes  ocupados  en  la  factura  de  inscripciones  en  Atenas.

46

  Los 


prósperos  comerciantes  no  griegos  emigraron  a  Délos,  haciendo  que  sus  hijos 

entraran en la versión local de la ephebeia, que finalmente dominaron. A finales del 

siglo  II,  cuando  la  prosperidad  délica  alcanzaba  su  cénit  y  el  número  de  residentes 

itálicos  crecía,  los  miembros  de  la  élite,  que  sabían  que  debían  su  prosperidad  al 

favor romano, comenzaron a dedicar votos al «pueblo de Roma» junto con el demos 

de los atenienses. Por esa época también (c. 119 a.C.) se comenzaron a erigir estatuas 

honoríficas de romanos notables en la misma Atenas.

47

 



De Pidna al saco de Corinto (168-146 a.C.) 

Nuestras fuentes desde el año 167 al 150 son incompletas: Livio está perdido, 

Polibio  es  fragmentario.  Aunque  hay  pocos  indicios,  es  posible  que  esta  fuera 

realmente  una  época  tranquila  al  menos  al  comienzo.  Los  romanos  apoyaron  a 

Calicrates  como  jefe  de  la  liga  aquea,  pero  retuvieron  rehenes  aqueos  hasta  que 

Polibio contribuyó a asegurar su regreso en 150 (Plut. Catón el viejo, 9 = Polib. 35. 

6). El senado también continuó interviniendo de buen grado en las disputas locales, 

como  la  de  Esparta  y  Argos,  o  de  Atenas  y  los  delios  expulsados  después  de  167 

(Polib.  32.  7;  en  este  caso  el  juicio  se  falló  en  contra  de  Atenas  en  159/158).  El 

senado parece también haber desestimado a los atenienses en una cuestión referente a 

un sacerdocio délico privado de Serapis (Burstein 75, Sherk 28, Syll3 664).

48

 



Roma  trató  de  debilitar  a  la  liga  aquea  separando  ciudades  de  ella  (Paus.  7. 

11. 1-3). En un comentario revelador, Polibio (32. 13) informa que el senado temía 

que  el  ejército  romano  perdiera  su  capacidad  bélica  si  no  era  usada,  y  por  tanto  se 

implicó  ávidamente  en  una  efímera  guerra  en  Dalmacia  en  156.  La  revuelta  de 

Andrisco  en  Macedonia,  que  buscaba  reconstruir  la  realeza  y  consiguió  un  apoyo 

considerable  en  las  cuatro  repúblicas,  dio  a  los  romanos  una  razón  para  intervenir 

completamente en 149-148. 

En el sur de Grecia a finales de la década de 150, un persistente contencioso 

entre Atenas y la liga aquea por la posesión ateniense de Oropo en la frontera Beocia, 

llevó  a  una  ruptura  entre  Esparta  y  la  liga:  se  dice  que  Menálcidas,  un  general 

espartano, habría estafado a Calicrates en la parte que le correspondía de un soborno 

que pagaron los oropenses (Polib. 32. 11. 5-7, fragmentario; Paus. 7. 11. 4-7. 12. 9; 

cf.  también  Austin  137,  Syll3  675,  al  relatar  la  mediación  de  un  aqueo).

49

  Aunque 



Calicrates murió en 150, Menálcidas y el aqueo Dieo asistieron al arbitraje en Roma 

(149/148), pero esto fue superado por los acontecimientos. Al quedar Calicrates fuera 




 

400 


del  juego,  fue  más  difícil  de  contener  a  la  liga.  Dieo  insistió  en  la  acción  militar 

contra  los  periecos  de  Esparta,  pese  a  que  había  acordado  esperar  una  comisión 

senatorial, y Menálcidas se comportó de modo igualmente desafiante (Paus. 7. 13. 2-

8). Harto de la obstinación aquea, el senado proclamó que Esparta, Corinto, Argos y 

otros  lugares  debían  ser  separados  de  la  liga,  con  lo  cual  las  relaciones  con  la  liga 

quedaron rotas y los romanos declararon la guerra en 146 (Paus. 7. 14. 1-15. 1). 

Como en 172, hubo un amplio apoyo para la causa antirromana, aunque esto 

pueda parecer fútil. Polibio hace una notable observación, aun cuando está teñida por 

prejuicios de clase, sobre la composición de la asamblea de la liga aquea en el verano 

de 146, donde los emisarios romanos intentaron apaciguar a los delegados: 

La masa los escuchó, pero no les hizo el menor caso; se burlaba 

de  los  legados  romanos  y  acabó  echándoles  entre  alborotos  y  tumultos. 

Allí  se  juntó  una  masa  de  artesanos  y  obreros  manuales  como  nunca  se 

había visto; todas las ciudades estaban resfriadas,

50

 pero más que ninguna 



Corinto,  su  población  entera.  A  unos  pocos  les  agradaban  mucho  los 

discursos de los embajadores romanos. 

(Polib. 38. 12. 4-5) 

Como  señala  Wallbank,  tal  gama  de  representación  era  improbable  en  una 

(mera) reunión del consejo;

51

 es presumible que fuera una sesión plenaria del consejo 



y  una  asamblea  conjuntamente.  Corinto  era  uno  de  los  dos  grandes  centros 

manufactureros  en  Grecia,  y  probablemente  los  «gamberros»  fueran  en  buena  parte 

hombres del lugar y no miembros del consejo. No se trata de una toma del poder por 

trabajadores radicales, pero indica el sentido y la fuerza del sentimiento popular, que 

tenía  una  rara  oportunidad  de  manifestarse  debido  al  lugar  donde  se  realizó  la 

reunión. 

El desafío resultó inútil, y quizá fuese tan absurdo como Pausanias lo calificó 

tres  siglos  después  (7.  14.  5-6).  Los  romanos  derrotaron  a  las  fuerzas  de  la  liga  en 

tres  ocasiones  (Polib.  38.  14.  3;  Paus.  7.  15.  4-6);  después  de  la  tercera  derrota,  en 

agosto  o septiembre  de  146, Dieo (en opinión de Pausanias) podría haber llegado  a 

Corinto  y  forzado  a  Mumio  a  un  sitio  interminable  (Paus.  7.  16.  4).  En  cambio, 

Corinto  se  rindió.  Dos  días  después  la  ciudad  fue  incendiada,  la  mayoría  de  sus 

ciudadanos fueron asesinados; las mujeres, los niños y los esclavos, vendidos;  y las 

reliquias, incluidos los  exvotos, saqueadas  (Polib.  39. 2;  Paus.  7. 16. 8,  Austin 82). 

Algunas de estas acabaron en Pérgamo, que había proporcionado tropas en apoyo de 

los romanos (Paus. 7. 16. 1 y 8). 

Macedonia  se  convirtió  en  una  única  provincia  con  un  gobernador  romano. 

Pausanias describe el acuerdo político impuesto a la liga aquea: 

Las  murallas  de  todas  las  ciudades  que  lucharon  contra  los 

romanos  las  derribó  Mumio  y  les  quitó  las  armas  antes  de  que  los 

romanos  les  enviaran  sus  consejeros.  Cuando  llegaron  sus  consejeros, 

acabó  con  las  democracias  y  estableció  los  cargos  de  acuerdo  con  las 

fortunas. Se gravó un impuesto a la Hélade y a las clases adineradas se les 

prohibió  adquirir  propiedad  en  el  extranjero.  Las  ligas  por  naciones,  la 

aquea, la de los focidios, la de los beocios, o de cualquier otro lugar de la 

Hélade, todas fueron disueltas igualmente. 

(Paus. 7. 16. 9) 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   185   186   187   188   189   190   191   192   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə