El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə193/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   189   190   191   192   193   194   195   196   ...   208

 

407 


Unos  pocos  meses  más  tarde,  las  fuerzas  de  Mitrídates  casi  fueron 

aniquiladas en dos grandes batallas en Beocia, en Queronea y Orcómeno, en la cual 

se  dice  que  diez  mil  de  sus  soldados  fueron  muertos.  Sila  arrasó  las  ciudades  del 

distrito  en  castigo  por  su  deslealtad.  Sin  embargo,  se  acordó  con  Arquelao,  que 

Mitrídates podría retener su reino si cedía sus recientes adquisiciones, entregando un 

gran número de naves de guerra completamente pertrechadas y pagando una elevada 

indemnización. 

En Asia, Mitrídates era el objeto de una creciente oposición durante 86 y 85. 

Tomó  despiadadamente  Quíos,  deportando  a  su  población  al  mar  Negro  (fueron 

rescatados  por  los  habitantes  de  Heraclea  Póntica).  Otras  ciudades  jonias  que  se 

rebelaron  fueron  duramente  reprimidas,  mientras  que  sus  promesas  de  generosidad 

para  con  otras  tuvieron  poco  efecto.  En  85,  un  ejército  romano  (bajo  un  jefe  que 

actuaba  por  su  cuenta)  obtuvo  victorias  en  Bitinia;  pero  los  griegos  de  Asia  deben 

haberse  preguntado  qué  potencia  militar  era  más  letal,  pues  los  romanos  saquearon 

las ciudades tomadas y sus territorios y mataron a los pobladores de Ilion aun cuando 

habían  abierto  sus  puertas.  En  una  entrevista  en  Dárdanos  en  la  Tróade,  Mitrídates 

fue obligado a aceptar los términos ofrecidos antes (Plut. Sila, 24; Ap. Mit. 56. 227-

258.  240).  Sila,  distraído  por  la  guerra  civil  en  Roma,  estaría  ansioso  por  no 

provocarlo  más  con  exigencias  excesivas;  también  estaba  ganando  tiempo  para 

arreglar la futura organización de Asia. Permaneció allí hasta 84, y después pasó un 

invierno en Atenas antes de volver a sus asuntos en Italia. 

Con la excepción de firmes aliados como Rodas, Quíos, algunas ciudades del 

Asia  Menor  suroccidental  e  Ilion,  las  ciudades  griegas  de  Asia  recibieron  un  trato 

espantoso  con  la  paz  de  Sila,  pagando  altísimas  indemnizaciones  y  los  gastos  del 

ejército  de  ocupación  (Plut.  Sila,  25).  Aquellos  que  resistieron  fueron  masacrados, 

otros esclavizados y las murallas de algunas ciudades fueron demolidas (Ap. Mit. 61. 

251). Junto con los atrasos, la indemnización sumaba 20.000 talentos, una cifra que 

no  era  inconcebible  —Alejandro  había  tomado  50.000  talentos  del  oro  de  Darío—, 

pero que sobrepasaba los recursos de las ciudades ya empobrecidas. El peso todavía 

era  sentido  una  generación  después,  pues  muchas  comunidades  fueron  víctimas  de 

inversores  romanos  y  recaudadores  (publicani),  algunos  de  los  cuales  volvieron 

después de escapar con lo puesto del baño de sangre de 88 y ahora hacían préstamos 

a  tasas  de  interés  extorsionantes  y  bajo  duras  condiciones.  Los  edificios  públicos 

tuvieron que ser vendidos o hipotecados (Ap. Mit. 63. 261), mientras los propietarios 

individuales que no podían cumplir con los pagos perdían las tierras. 

Al mismo tiempo, la riqueza que permanecía en las ciudades parecía haberse 

acumulado  en  unas  pocas  manos,  a  juzgar  por  la  referencia  ocasional  a  hombres 

super ricos, unos de los cuales era Hierón de Laodicea:

66

 

Laodicea, antiguamente una pequeña ciudad, gozó de prosperidad 



en nuestra época y la de nuestros padres. Fue dañada durante un sitio bajo 

Mitrídates  Eupátor,  pero  la  calidad  de  la  tierra  y  la  buena  fortuna  de 

algunos de los ciudadanos la hicieron grande. Primero estuvo Hierón, que 

dejó al pueblo un legado de más de 2.000 talentos y adornó la ciudad con 

muchas  dedicaciones.  Después  estuvo  Zenón  el  orador  y  su  hijo 

Polemón; este último, a causa de su gran coraje, fue considerado digno de 

la  realeza  [del  Ponto  y  del  Bósforo]  por  Antonio  y  después  por  César 

Augusto. 

(Estrabón, 12. 8. 16 [578]) 



 

408 


Aunque  había  habido  grandes  benefactores  cívicos,  la  escala  podría  haber 

sido inédita. Hombres como Hierón quizá se habrían aprovechado de la desgracia de 

los pequeños propietarios. Las consecuencias económicas de la organización de Asia 

Menor por Sila preocuparían después a los jefes romanos. 

Otra consecuencia de la dura paz para Asia puede haber sido el aumento de la 

piratería en el Mediterráneo oriental. Apiano implica una conexión con la imposición 

romana en Asia Menor, pues se refiere a ello inmediatamente después de describir la 

desesperación financiera de las ciudades: 

Así  el  dinero  fue  todo  llevado  a  Sila,  y  Asia  tuvo  su  cuota  de 

males.  Y  un  gran  número  de  bandas  de  piratas  navegaban  abiertamente 

contra ella, pareciendo más flotas que asaltantes. Mitrídates había sido el 

primero en lanzarlos al mar, iba saqueando todos los lugares fundándose 

en  que  no  los  poseería  por  mucho  tiempo.  Se  habían  multiplicado 

especialmente en esa época, y comenzaban a asaltar abiertamente no sólo 

a  los  navegantes,  sino  también  los  puertos,  los  asentamientos  y  las 

ciudades. Así Iasos, Samos y Clazomenas fueron tomadas y Samotracia, 

aunque Sila estaba presente, y el santuario de Samotracia fue saqueado de 

sus objetos valiosos que estaban estimados en 1.000 talentos. 

(Ap. Mit. 63. 261-263) 

Posteriormente  (92.  416-493.  427)  refiere  el  auge  de  los  piratas,  culpando  a 

Mitrídates  por  incitarlo  desde  el  inicio,  pero  atribuyendo  su  persistencia  al  «haber 

sido privados de medios de vida y nacionalidad por la guerra» (92. 417). La piratería 

fue  alimentada  por  el  gran  número  de  ciudadanos  desposeídos,  esclavos  libertos  y 

fugados,  y  antiguos  soldados  y  remeros  a  quienes  el  desbarajuste  de  los  años 

recientes  había  expulsado  de  las  ciudades-estado;  aunque  en  parte  fue  el  error  de 

Diodoto  Trifón  y  su  uso  de  flotas  de  piratas,  fue  exacerbada  por  la  destrucción  de 

Cartago y Corinto y la creciente afición de los romanos a los esclavos (Estrabón, 14. 

5. 2 [668-669], Austin 171).  La piratería fue otro problema con el  que los  romanos 

tuvieron que lidiar después. 

La segunda y la tercera guerras mitridáticas (c. 83-63 a.C.) 

Un  ambicioso  jefe  romano,  Licinio  Murena,  provocó  a  Mitridates  a 

defenderse  (la  segunda  guerra  mitridática,  c.  83-81;  Ap.  Mit.  64.  265-266.  281);  y 

después de la muerte de Sila el senado rehusó ratificar la paz de Dárdanos. Aunque 

Mitridates  cumplió  con  sus  términos  por  algunos  años,  no  es  sorprendente  que 

comenzara  a  prepararse  para  la  guerra;  había  hombres  en  Roma  que  estaban  al 

acecho de una oportunidad personal en la reanudación de las hostilidades. En 78-77 

los romanos crearon la «provincia» de Cilicia, en realidad un puesto de mando contra 

los piratas del Asia Menor meridional; pero si veían a Mitridates como el problema 

real esto explicaría por qué edificaron un camino militar desde Side en Panfilia casi 

hasta Capadocia.

67

 



La  tercera  guerra  mitridática

68

  (73-63;  Ap.  Mit.  68.  289-  113.  555)  fue 



provocada por la muerte de Nicomedes de Bitinia (c. 75), que dejó su reino al pueblo 

romano. El senado lo convirtió en una provincia y nombró a L. Licinio Lúculo, que 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   189   190   191   192   193   194   195   196   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə