El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə26/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   ...   208

 

60 


Tanto  Filipo  después  de  Queronea,  y  Alejandro  hasta  finales  de  su  reinado, 

evitaron  interferir  directamente  en  los  asuntos  de  la  principal  ciudad-estado  griega, 

Atenas, donde probablemente no hubo una guarnición macedónica.

12

 En el 330, los 



espartanos  acaudillaron  una  rebelión  que  terminó  con  la  derrota  del  rey  Agis  en 

Megalópolis; Atenas no se adhirió. Quizá para prevenir nuevas revueltas en su tierra 

natal, Alejandro ordenó que las ciudades-estado  de allá readmitieran a los exiliados 

políticos,  quienes,  gracias  a  las  recientes  guerras  y  sublevaciones,  eran  un  grupo 

numeroso.  Muchos  podrían  haber  sido  pro-macedonios  que,  como  anota  Diodoro 

(18, 8; Austin 16), habrían podido significar un contrapeso frente a la revuelta; pero 

tal  interferencia  directa  en  los  asuntos  internos,  coincidiendo  con  la  exigencia  de 

Alejandro de que se tributaran honores divinos a su amigo muerto Hefaistión, dio a 

sus  enemigos  una ventaja simbólica. Cuando, en junio de 323, se enfermó, después 

de  una  prolongada  ronda  de  banquetes  y  libaciones  y  murió  en  Babilonia,  a  los 

griegos se les ofreció la oportunidad de recobrar su libertad, mientras los macedonios 

podrían abandonar, si así lo deseaban, su reluctante reconciliación con los persas. El 

hecho de que Alejandro no hubiera indicado quién debía sucederlo, o no lo hubiera 

indicado con claridad, empeoró las cosas. 

El reinado de Alejandro en muchos sentidos parecía anunciar  —y  en verdad 

contribuyó  a  determinar—  la  situación  del  mundo  griego  después  de  su  muerte.  Su 

relación  con  las  ciudades  griegas,  una  mezcla  de  deferencia  aparente  con  sus 

tradiciones  con  una  autocracia  apenas  velada,  se  parece  a  lo  que  vemos  bajo  los 

diadocos.  Fundó  nuevas  ciudades  como  hicieron  aquéllos.  Acompañando  sus 

expediciones  llevó  a  historiadores  y  otros  intelectuales,  prefigurando  el  mecenazgo 

de  la  alta  cultura  de  los  reyes  que  buscaban  realzar  su  reputación.  Quizá  lo  más 

espectacular fue que desarrolló un nuevo  estilo  de realeza macedónica, sin duda  en 

parte  inconscientemente,  pero  en  muchos  aspectos  de  modo  deliberado,  que  marcó 

las  pautas  que  los  reyes  posteriores  imitarían.  Las  estatuas  de  Alejandro  que 

idealizaban su  belleza, su  carisma personal  que inspiró devoción  en el  ejército  y su 

propia  creencia  en  que  descendía  de  los  dioses  contribuyeron  a  crear  un  nuevo 

código  religioso.  Era  el  modelo  frente  al  que  los  reyes  posteriores  se  medían  y,  de 

paso, se convirtió para siempre en un héroe tradicional en el Oriente Próximo y en el 

Mediterráneo.

13

 



Sin embargo, el singular logro de Alejandro creó problemas para aquellos que 

vinieron  después.  Es  posible  que  se  hubiera  inclinado  más  por  el  oriente  que  sus 

oficiales,  y  parece  que  soñaba  con  una  clase  dirigente  macedonia-persa  unida.  Los 

«Últimos  proyectos»  presuntamente  encontrados  entre  sus  papeles  después  de  su 

muerte implican que deseaba conquistar el norte de África y Europa occidental, con 

el objetivo de unir a los diversos pueblos (Diodoro, 18. 4. 4, Austin 18; cf. Curtius, 

10. 1. 17-18; Arr. 4. 7. 5; 5. 26. 1-2; 7. 1. 1-4, Austin 17).

14

 Era improbable que ideas 



tan  grandiosas  tuvieran  continuidad  sin  una  dirección  fuerte;  como  gran  parte  del 

éxito  logrado  por  la  expedición  había  estado  ligado  a  su  propia  persona,  su 

desaparición  dejó  un  vacío.  Quizá  podría  haber  mantenido  el  nuevo  imperio  unido; 

pero  el  mismo  hecho  de  que  sus  triunfos  militares  fueran  tan  rápidos  e  imparables 

significaban que, de hecho, sus ejércitos sólo habían abierto un estrecho paso por el 

imperio persa. Su «imperio» asiático puede ser representado, de modo caricaturesco, 

como  poco  más  que  una  tenue  cinta  de  tierra  conquistada  cruzando  Asia  de  ida  y 

vuelta,  dejando  regiones  enteras  casi  completamente  intactas  a  su  paso.  En  dichas 

circunstancias, y sin la estabilidad de un largo reinado, era imposible para Alejandro 



 

61 


hacer cualquier alteración en la mayor parte de su territorio. Puesto que sus sucesores 

pasaron muchos años luchando entre sí, no estaban mejor situados para crear nuevas 

estructuras administrativas. Asentar la geografía del poder del imperio tomó más de 

una  generación;  cuando  ocurrió,  tuvo  una  notoria  semejanza  con  lo  que  había 

existido antes de que Alejandro llegara al Asia, y, en efecto, a lo que había existido 

antes de la creación del imperio persa bajo Ciro el Grande en el siglo VI a.C. 

Ni  el  ascenso  de  Alejandro  ni  la  muerte  del  rey  persa  crearon  una  violenta 

transformación  en  Macedonia  o  en  Persia;  tampoco  la  prematura  muerte  de 

Alejandro.  Convencionalmente  hablamos  de  un  período  helenístico  o  «grecizante», 

pero mucho de lo que se considera como característico del mismo había comenzado 

antes  de  su  reinado.  Muchas  tendencias  políticas  comenzaron  antes,  tales  como  el 

surgimiento  de  grandes  estados  territoriales  y  el  resurgimiento  de  gobiernos 

monárquico  en  los  países  griegos.  La  numerosa  emigración  de  Grecia  en  el  medio 

siglo  después  del  330  puede  haber  sido  resultado  parcialmente  de  un  aumento 

demográfico  anterior.  La  adopción  de  cultos  del  Oriente  Próximo  en  las  ciudades 

griegas (capítulo 5) no era nada nuevo en sí mismo; aunque rendir culto religioso a 

una persona viva (capítulo 3) puede ser visto durante la guerra del Peloponeso (431-

404)  y poco después.  Los  cambios  en la  «alta cultura»,  como  la popularidad de los 

epigramas (pp. 276-278)  y la ambientación  cada  vez más doméstica de la comedia, 

estaban  en  marcha  antes  del  reinado  de  Alejandro.  Finalmente,  los  cambios  en  las 

formaciones  y  la  tecnología  militares,  como  el  uso  de  mercenarios  y  de  tropas  con 

armamento  ligero,  e  incluso  la  elaboración  de  nuevas  técnicas  de  asedio  y  de 

defensas permanentes, habían comenzado antes del 400. 

Todas  estas  tendencias  contribuyeron  a  crear  un  clima  adecuado  para  la 

conquista  del  Asia  occidental,  la  cual  tuvo  repercusiones  en  Grecia,  a  veces 

reforzando dichos avances. 



LOS DIADOCOS 

Las  siguientes  páginas  se  concentrarán  en  las  acciones  de  una  élite  militar. 

Una  narración  político-militar  es  un  modo  válido  de  examinar  el  período,  cuando 

menos porque era el modo en que los  autores antiguos lo presentaron;  en el mundo 

antiguo  griego  y  romano,  los  individuos  poderosos  marcaban  una  diferencia 

significativa  en  el  curso  de  los  acontecimientos.  Sin  embargo,  hay  sorprendentes 

dificultades. No se ha de exagerar el papel desempeñado por los individuos incluso 

aunque  los  autores  antiguos  lo  hagan.  Es  igualmente  importante  no  proyectar  las 

preocupaciones  modernas  sobre  el  pasado,  atribuyendo  a  los  jefes  militares 

intenciones  políticas,  diplomáticas  y  estratégicas  que  no  habrían  podido  formular,

15

 

ni  era  un  mundo  administrado  por  economistas  y  políticos  educados  con  complejas 



doctrinas teóricas. Finalmente, está el peligro del pensamiento teleológico, de asumir 


Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   22   23   24   25   26   27   28   29   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə