El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə28/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   208

 

64 


hicieron  a  Antípatro  guardián  de  los  jóvenes  reyes  en  Macedonia  y  a  Antígono 

general de Asia (Diod. 18. 39. 5-7; cf. Arriano, Ta meta Alexandron (FGH 156), fr. 

9.  34-38,  Austin  24).  Babilonia  fue  asignada  a  Seleuco,  antiguo  general  de  los 

hypaspistas  (portaescudos  de  Alejandro;  habían  sido  llamados  «un  regimiento  de 

guardas de primera»).

18

 Incluso ahora, y en los siguientes años, el reino de Alejandro 



era oficialmente una entidad única y no más dividida que, digamos, en el 325, en que 

Alejandro  estaba  en  Afganistán.  Macedonia  estaba  gobernada  por  Antípatro  y  las 

diversas provincias del antiguo imperio persa estaban administradas por sátrapas. 

La rivalidad pronto se transformó en un lucha patente por el dominio de todo 

el  imperio.  Antípatro  nombró  como  sucesor  a  un  hombre  de  su  propia  generación, 

Polipercontes  (o  Polisperconte),  de  modo  que  se  indispuso  con  su  propio  hijo 

Casandro (Kassandros, en griego), que había aspirado a convertirse en regente (Diod. 

18. 48-50, Austin 25). En consecuencia Casandro se volvió receptivo a las propuestas 

de Antígono, que hizo una alianza con él y con Lisímaco y Ptolomeo. No existía ya 

un  acuerdo  general  sobre  quién  debería  gobernar  cada  zona;  todo  estaba  sujeto  a 

disputa,  y  mucho  se  disputó  en  el  campo  de  batalla.  (Algunas  consecuencias  de  la 

guerra  entre  Casandro  y  Polipercontes  se  examinan  en  el  capítulo  4.)  Casandro  se 

hizo  regente  en  el  317  con  el  apoyo  de  Eurídice,  esposa  de  Filipo  Amadeo.  En  el 

mismo  año,  la  anciana  madre  de  Alejandro,  Olimpia,  invadió  Macedonia  e  hizo 

asesinar a Filipo y a Eurídice. En el 316, cuando Casandro volvió a Macedonia, fue 

condenada a muerte por el ejército y ejecutada a su vez. 

La descendencia de Antípatro. 

 

Antígono  procuró  fortalecer  su  posición  en  Asia,  expulsando  a  Seleuco  de 



Babilonia; esto provocó que los antiguos aliados y enemigos de Antígono reclamaran 

que Seleuco fuera reinstaurado. A finales de la década del 310, hubo encuentros entre 

Antígono  y  sus  oponentes  en  varios  campos  de  batalla  incluida  Caria,  Tracia  y 

Palestina. Un resultado importante fue la restauración de Seleuco en Babilonia en el 

312,  un  hecho  en  el  que  Ptolomeo  desempeñó  un  papel  principal.  En  el  311,  un 

tratado  de  paz  reconoció  implícitamente  una  división  cuatripartita  del  imperio.  En 

teoría Alejandro IV, el hijo postumo de Alejandro Magno, debía todavía convertirse 

en rey (Diod. 19, 105; Austin 30),

19

 pero en el 310 Casandro lo hizo asesinar. 




 

65 


Tampoco  el  tratado  proporcionó  una  paz  duradera;  prosiguió  una  confusa 

serie de guerras. En el 306, el hijo de Antígono, Demetrio, derrotó a Ptolomeo en el 

mar, cerca de Salamina en Chipre. El padre y el hijo fueron reconocidos como reyes 

(basileis) «por la multitud» según Plutarco (Demetrio, 18.1, Austin 36; Diod. 20. 53. 

2-3; Apiano, Guerras sirias, 54); el acto podrían haberlo preparado los jefes políticos 

locales. Mucho antes Ptolomeo, Lisimaco, Seleuco y Casandro (Plut. l.c; Just. 15.2, 

10-12)  habían  adoptado  todos  (o  aceptado)  el  título  de  rey  (basileus).  En  teoría,  el 

rey  macedonio  tenía  que  ser  aclamado  por  el  ejército  y  los  nobles  (p.  142,  n.  28), 

pero  cada  uno  de  los  diadocos  ahora  tenía  sólo  una  parte  del  ejército  macedonio 

original, y pocos miembros de las fuerzas originales de Alejandro estaban todavía en 

servicio.  Algunos  historiadores  han  dudado  de  que  el  acto  de  llamarse  a  sí  mismos 

basileus Makedonôn, «rey de (los) macedonios», equivalga a afirmar el goberno del 

territorio  entero  de  Alejandro;  pero  es  difícil  ver  que  dicho  título,  al  menos  al 

comienzo, no implicara que otros pretendientes fueran ilegítimos.

20

 



Si  había  un  sucesor  que  tenía  sus  miras  firmemente  puestas  en  la 

reunificación del reino, este era sin duda Antígono. Después de la toma de Chipre, y 

habiendo  asegurado  el  control  de  la  liga  insular,  la  posesión  de  la  importante 

potencia naval de Rodas le daría el dominio total del Egeo. Demetrio sitió la ciudad 

por  más  de  un  año  (305-304)  empleando  fuerzas  masivas  y  aparatos  mecánicos  de 

asedio,  pero  aunque  la  espectacular  empresa  le  ganó  el  apodo  de  Poliorcetes  («el 

sitiador»)  fracasó  en  rendir  por  hambre  a  los  rodios,  que  recibían  suministros  de 

Ptolomeo.  Conmemoraron  su  resistencia  encargando  a  Cares  de  Lindos  que 

construyera el Coloso de Rodas, una estatua de bronce de Helios, de 70 codos de alto 

(32  m),  que  habría  estado  en  la  entrada  del  puerto.  Plinio  narra  brevemente  su 

historia (Historia Natural, 34, 41) y su construcción es descrita en detalle alrededor 

del 200 a.C. por Filón de Bizancio (Sobre las siete maravillas del mundo, 4).

21

 

Pese  a  su  fracaso,  Antígono  siguió  presionando.  Fundó  una  liga  helénica  en 



Corinto  en  el  302  según  el  modelo  de  la  de  Filipo  en  el  338,  con  Demetrio  como 

hegemón (BD 8; líneas 5-44 en Harding 138, líneas 61-99 en Austin 42).

22

 En el 301, 



no obstante, a la edad de 81 años,  fue derrotado y muerto en Ipso en Frigia por los 

ejércitos asociados de Casandro, Lisimaco y Seleuco (la batalla es descrita en Plut., 



Demetr. 29). Lisimaco se hizo entonces cargo de la mayor parte de Asia Menor. Se 

suele considerar Ipso como un momento decisivo de la historia de este período. 

Después  de  la  derrota  y  muerte  de  su  padre,  Demetrio  retuvo  una  poderosa 

flota.  No  deberíamos  disminuir  la  importancia  de  sus  campañas  posteriores  al  301 

sólo  porque  finalmente  no  tuvo  éxito.

23

  En  realidad,  nada  estaba  aún  seguro  en 



cuanto  a  la  forma  definitiva  del  imperio,  y  con  una  mejor  suerte  Demetrio  podría 

haber triunfado donde su padre  fracasó. Por un tiempo él  y Seleuco fueron aliados, 

con mutuo beneficio; pero, al igual que la antigua amistad entre Seleuco y Ptolomeo 

fue víctima de la realidad, esta nueva alianza resultó efímera. 

La muerte de Casandro en el 298 o 297 tentó a Demetrio a regresar a Grecia, 

a partir de lo cual los otros se apoderaron de los territorios que había heredado de su 

padre. La viuda de Casandro, Tesalónica (una hija de Filipo II), era ahora regente en 

nombre  de  sus  hijos  menores.  El  mayor,  Filipo  III,  pronto  enfermó  y  murió.  El 

segundo,  Antípatro  I  (o  II),  probablemente  de  unos  quince  años,  y  el  tercero, 

Alejandro V, reinaron conjuntamente hasta que en el 294. 

Antipatro asesinó a su madre  y desterró a su hermano. Alejandro hizo causa 

común con Demetrio pero se reconcilió con su hermano; Demetrio entonces lo hizo 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   24   25   26   27   28   29   30   31   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə