El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə30/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   26   27   28   29   30   31   32   33   ...   208

 

68 


Eumenes  se  comportó  igual  que  cualquier  otro  diadoco  y  su  carrera  puede 

servir como un ejemplo de lo que estaba pasando con el poder macedonio. Después 

de la corta regencia de Pérdicas, que trató de mantener el reino unido, los ejércitos de 

los diadocos no fueron ya en realidad el ejército macedonio, o secciones del mismo, 

sino fuerzas mercenarias adscritas a ellos por un juramento. Eumenes se cuidó de no 

reclamar  ninguna  legitimidad  que  perteneciera  debidamente  a  los  macedonios,  sin 

embargo  fue  derrotado  al  final.  La  razón  del  fracaso  de  Eumenes  pudo  estar,  por 

tanto,  no  (o  no  principalmente)  en  haberse  ganado  cierta  enemistad  de  ellos  (sus 

propias tropas macedonias le fueron tenazmente leales), sino en el hecho de que en 

última instancia no tenía un ejército suficientemente poderoso. Como dice Briant, ni 

el hecho de que no fuera macedonio ni el hecho de que se mantuviera leal a los reyes 

legítimos pueden explicar su fracaso.

27

 

Eumenes  es  un  ejemplo  interesante  de  la  mitificación  de  los  diadocos  por 



autores  posteriores,  quienes  a  veces  siguen  a  las  fuentes  contemporáneas.  Parece 

como un embaucador, un «hombre ingenioso» a imagen y semejanza del héroe épico 

Odiseo. Su vida se ha vuelto casi novelística; como todas las buenas novelas contiene 

una  moraleja,  en  este  caso  la  inestabilidad  del  destino.  Esas  glosas  probablemente 

fueron  añadidas  después.  Como  cualquiera  de  los  diadocos,  Eumenes  procuró  su 

propio  interés.  Como  ellos,  representó  un  tránsito  de  la  monarquía  «nacional» 

macedonia  a  un  estilo  característicamente  postalejandrino  de  monarquía  personal 

sustentado en un ejército mercenario. 



Lisímaco 

Otra  figura  en  la  que  vale  la  pena  centrarse,  precisamente  porque  no  logró 

establecer  un  territorio  dinástico  con  fronteras  estables,  es  Lisimaco  (fig.  2.5).  Su 

larga trayectoria fue sintetizada por Pausanias (1.9-10, Austin 45). 

En  el  323  se  le  asignó  la  tarea  de  administrar  Tracia  y  defenderla  de  los 

tracios  odrisios,  quienes  lo  forzaron  a  aceptar  un  compromiso.

28

  Implicado  en 



importantes alianzas contra Casandro y Antígono, hizo campañas en dos frentes a la 

vez:  para  mantener  su  posición  en  su  provincia  y  para  aumentar  su  poder,  pero 

también  para  proteger  a  Macedonia  del  ataque  de  los  no  griegos.  Su  territorio  se 

expandió  hasta  incluir  la  mayor  parte  del  Asia  Menor  y  la  propia  Macedonia 

finalmente. Mantuvo estrechos contactos con los atenienses, para quienes el acceso a 

las islas del Egeo nororiental y los suministros de grano de más allá del mar Negro, 

eran  preocupaciones  permanentes.  Después  de  Ipso,  Atenas  no  era  menos  valiosa 

para Lisimaco en su campaña militar y diplomática contra Demetrio,  y cultivaba su 

apoyo  mediante  generosas  donaciones  a  la  ciudad.  Estas  fueron  posiblemente 

negociadas  por  el  exiliado  ateniense  Filipides  de  Cefale,  poeta  y  autor  de  versos 

políticos  que  vivió  en  la  corte  de  Lisimaco  por  muchos  años  y  recibió  honores  en 

Atenas en el 283/282 (Austin 43, BD 13, Burstein 11, Syll3 31 A)

29

 

Como  otros  reyes,  Lisimaco  fundó  o  antes  bien  refundo  ciudades.  En  el 



309/308, Cardia, en la costa europea del Helesponto, se convirtió en su nueva capital 

lisimaquea,  bien  situada  para  controlar  el  acceso  hacia  y  desde  el  mar  Negro. 

Rebautizó  a  Éfeso  como  Arsínoe  por  su  tercera  esposa,  Arsínoe  II  (hermana  de 

Ptolomeo II  Filadelfo de Egipto), trasladando la  ciudad a un nuevo emplazamiento, 




 

69 


reubicando  allí  por  la  fuerza  a  las  personas  de  las  cercanas  poleis  de  Colofón  y 

Lebedos y reemplazando la constitución democrática establecida por Alejandro (Arr. 

1.17,  Austin  4)  por  una  oligárquica.  Incluso  promovió  que  se  reorganizaran  las 

ceremonias  del  culto  de  Artemis,  la  diosa  patrona  de  la  ciudad.

30

  Tales  manejos 



autoritarios probablemente no habrían sido del gusto de todos, pero sin duda la élite 

ciudadana rápidamente se resignó en tanto mantuviera el poder político. La memoria 

de Lisímaco no se vio empañada, pues en el período romano era rememorado junto 

con otros fundadores históricos y legendarios de la ciudad.

31

 

La descendecia de Lisímaco 



 

Lisímaco  impuso  un  gobernador  regional  en  Jonia,  como  cualquier  otro 

soberano  de  satrapías  habría  hecho;  arbitró  las  disputas  entre  las  ciudades  como 

Samos  y  Priene  (BD  12,  Burstein  12,  RC  7,  OGIS  13,  del  283/282  a.C).  Tampoco 

parece  haber  quedado  atrás  en  ofrecer  dones  a  las  ciudades  y  a  los  templos.  Como 

otros diadocos, posiblemente recibió honores divinos. También tuvo una «corte» real 

formada por sus philoi (amigos), y pese a que se dice que el rey Demetrio se mofaba 

de sus maneras licenciosas y serviles (Plut. Dem. 25, 4-6; Ath. 14. 614 f-615 a), estos 

hombres eran tan griegos y tan cultos como los cortesanos de cualquier otro rey.

32

 No 



hay prueba de su presunta dureza fiscal hacia las poleis griegas, aunque podría haber 

sido  duro  hacia  las  poblaciones  no  griegas  (laoi),  por  ejemplo  en  el  Asia  Menor. 

Como  los  demás  diadocos,  siguió  «una  política  alentada  por  el  pragmatismo  antes 

que por la ideología que mezclaba incentivos y elementos disuasorios en respuesta a 

las  circunstancias  particulares.

33

  Aprovechaba  sus  vínculos  con  Alejandro  tal  como 



ellos  hacían;  a  diferencia  de  algunos,  no  podía  jactarse  de  una  larga  carrera  al 

servicio de Alejandro, de quien era contemporáneo. Utilizaba las imágenes visuales 

como  las  monedas  para  afirmar  su  derecho  al  poder,  manteniendo  los  modelos 

acuñados de Alejandro. A partir de Ipso (301), fue el primero en retratar a Alejandro 

en  las  monedas,  quizá  para  mostrar  al  rey  como  su  protector  divino,  mientras  que 

otros diadocos eligieron a las deidades olímpicas como emblemas. 

En los estudios modernos a veces se presenta a Lisímaco como un gobernante 

cruel  y  sin  inteligencia  que  no  mereció  el  triunfo  ni  lo  consiguió;  pero  se  suelen 

interpretar  las  pruebas  forzadamente.  Su  reputación  militar  puede  haber  sufrido 

debido  al  hecho  de  que  a  finales  de  la  década  de  290  fue  hecho  prisionero  por 

Dromicetes, el jefe de los getas, un pueblo tribal de más allá del Danubio, pero hay 

considerables  indicios  de  su  perspicacia  militar.  En  cuanto  a  la  dureza  de  su 

gobierno, podría tratarse en gran medida de una fantasía. 

Muchos estudiosos se han visto tentados a ver alguna verdad en un rasgo de 

esta  mitología.  Aunque  Pausanias  enmarca  la  historia  en  términos  puramente 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   26   27   28   29   30   31   32   33   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə