El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə32/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   28   29   30   31   32   33   34   35   ...   208

 

72 


su propio hijo Arcagato, cuya ambición era gobernar Siracusa; después de lo cual el 

tirano antes que permitir que su nieto lo sucediera, devolvió el poder a los oligarcas. 

(Alrededor del 264, no obstante, Hierón de Siracusa fue reconocido como rey de la 

ciudad  después  de  su  triunfo  sobre  los  mamertinos  de  Campania:  Polib.  1.  7-9.) 

Desde  una  perspectiva  amplia  los  logros  de  Agatocles  pueden  ser  vistos  como 

meramente temporales, pero las opiniones modernas al igual que las antiguas, están 

divididas respecto a su habilidad y a su trayectoria.

38

 



Aunque, para los principales diadocos,  el título de  «rey de los macedonios», 

al  menos  en  principio,  encarnaba  un  derecho  al  gobierno  universal;  un  gobernante 

que se llamara a sí mismo basileus estaba proclamando su supremacía sólo dentro de 

su  propio  territorio,  no  sobre  todo  el  mundo  griego.

39

  La  Basileia  se  convirtió,  en 



efecto, en un rango antes que el derecho formal a ser el único sucesor de Alejandro, 

con quien muchos de estos gobernantes no tenían vínculos directos. 



LOS GÁLATAS 

El mundo griego no era una entidad independiente, aislada de los pueblos no 

griegos. Un recordatorio sorprendente de este hecho tomó la forma de las invasiones 

gálatas de inicios del siglo III. Por generaciones los gálatas o celtas (galatai o keltoi 

en  griego) habían estado emigrando  al  sur  y  al  este desde su tierra natal  en Europa 

noroccidental;  sociedades  enteras  se  habían  puesto  en  marcha  como  resultado  de  la 

presión  demográfica  en  su  país.  Los  gálatas  incluso  habían  saqueado  Roma  en  la 

década  del  390  y  Casandro  y  Lisímaco  tenían  ahora  que  defender  la  Grecia 

septentrional contra las incursiones de los gálatas o de otras tribus a quienes aquéllos 

habían forzado a abandonar sus tierras de origen.

40

 

La muerte de Seleuco en el 281 provocó una crisis en el norte, que empeoró 



cuando  su  asesino,  Ptolomeo  Cerauno  fue  muerto  en  una  batalla  contra  los  nuevos 

invasores gálatas.

41

 Una banda de gálatas llegó a Delfos, donde fue rechazada por los 



etolios  y  otros  griegos  del  centro  con  la  ayuda  del  dios  del  santuario,  Apolo,  que 

envió  una  nevasca  para  detenerlos.  El  acontecimiento  se  conmemoró  en  un  decreto 

emitido en el 278 por los ciudadanos de la polis insular de Cos; el texto es una buena 

prueba de la organización del culto y, de paso, del continuado prestigio de los dioses 

tradicionales griegos (cf. capítulo 5): 

Diocles hijo de Filmo propone: 

Puesto  que,  después  de  la  expedición  de  los  bárbaros  contra  los 

griegos de Delfos, se ha informado de que los atacantes del santuario han 

sido  castigados  por el dios  y  por los  hombres  que  vinieron a  defenderlo 

contra ellos; que el santuario ha sido salvado y adornado con los despojos 

del  enemigo,  y  que,  de  los  restantes  atacantes,  la  mayoría  han  perecido 

combatiendo contra los griegos: 




 

73 


Sea  manifiesto  que  el  pueblo  comparte  la  alegría  de  los  griegos 

por  la  victoria  y  está  ofreciendo  al  dios  dones  de  agradecimiento  por 

manifestarse  durante  los  peligros  que  amenazaron  al  santuario  y  por  la 

protección de los griegos. 

Mediando  la  buena  fortuna,  sea  acordado  por  el  pueblo  que  el 

jefe de la sagrada embajada [de Cos] y los embajadores sagrados que han 

sido  electos,  al  llegar  a  Delfos,  sacrificaren  a  Apolo  Pitio  un  buey  con 

cuernos dorados en pro de la segundad de los griegos. 

...Que el heraldo sagrado proclame que «el pueblo está guardando 

este día como sagrado debido a la seguridad y a la victoria de los griegos; 

y que todo sea lo mejor para aquellos que llevan las guirnaldas»... 

(Austin 48, BD 17, Syll3 398) 

Una división de los gálatas dirigidos por Breno llegó con 2.000 carros, lo que 

implica que tenía un contingente total (incluidos los no combatientes) que llegaba a 

las  decenas  de  miles.

42

  Justino  (24.  3),  sintetiza Pompeyo  Trogo,  dice  que  «cuando 



los  macedonios,  vencidos,  se  escondieron  tras  las  murallas  de  sus  ciudades,  Breno, 

vencedor y sin que nadie se lo impidiera, saquea los campos de toda Macedonia». El 

número  total  de  personas  en  marcha,  incluidos  los  no  combatientes,  puede  haber 

llegado hasta los 300.000.

43

 La fuerza de los gálatas puede medirse por sus victorias 



sobre Cerauno y su sucesor Sostenes. 

Algunos gálatas pasaron al Asia Menor, en parte por invitación de Nicomedes 

de Bitinia, que los convirtió en sus mercenarios (Memnon, FGH 434 frag. 11, Austin 

140, Burstein 16).

44

 Saquearon el campo y hay una información que habla de muchos 



habitantes  helenizados  de  Asia  Menor  noroccidental  que  fueron  capturados  por  los 

gálatas y rescatados por un funcionario del rey seléucida (Austin 142, Burstein 19).

45

 

Impusieron  tributos  a  las  ciudades  y  dinastas  por  igual  hasta  que  fueron  derrotados 



por  Filetairo  de  Pérgamo,  y  también  por  Antíoco  I,  alrededor  del  270.  Antíoco  los 

estableció  en una zona del norte de Frigia que vino a ser llamada Galacia,  «país de 

los gálatas», aunque los asentamientos permanentes no deben haber sido anteriores a 

finales del siglo  III. Continuaron preocupando a los gobernantes greco-macedonios, 

pero  probablemente  no  eran  agresivos  de  modo  innato,  sino  que  buscaban  un  país 

para  vivir.

46

  Estuvieron  dispuestos  a  ser  reclutados  como  mercenarios,  por  ejemplo 



por  Antíoco  Hiérax  en  el  241.  Las  triunfantes  campañas  de  Filetairo  contra  ellos 

contribuyeron a que Pérgamo se estableciera como un estado independiente, y fueron 

conmemoradas, junto con otras victorias posteriores sobre ellos, con esculturas de los 

gálatas luchando contra los griegos que decoraron la acrópolis de Pérgamo (fig. 8.6). 

Átalo  I se hizo famoso por no pagarles el tributo acostumbrado, quizá con el fin de 

provocar  la  lucha  que  terminó  con  una  gran  victoria  de  Pérgamo.  Sin  embargo, 

estaban  lejos  de  ser  subyugados;  en  el  189  los  romanos  comandados  por  Gneo 

Manlio Vulso todavía estaban expulsando a los galos de las regiones costeras de Asia 

Menor.

47

 Eumenes II de Pérgamo luchó en grandes campañas en las décadas de 180 



y 160 y su sucesor Átalo II se planteó atacarlos unos pocos años después. 

En Tracia, Antígono  II  Gónatas exterminó una  gran fuerza  gálata  en el  277. 

No  hubo  más  incursiones  en  Grecia;  aunque  el  reino  gálata  de  Tylis  permaneció 

hasta  c.  212.  El  prestigio  de  la  victoria  ayudó  a  Gónatas  a  tomar  el  control  de 

Macedonia (aunque él fechaba su reinado desde la muerte de su padre Demetrio I en 

283). Esta marcó un momento decisivo en el desarrollo político global de los reinos 

helenísticos:  Gónatas,  a  diferencia  de  los  anteriores  diadocos,  fue  capaz  de 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   28   29   30   31   32   33   34   35   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə