El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə34/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   208

 

76 


La ocupación ateniense de Samos es un caso especial de este fenómeno. En el 

365  los  atenienses  habían  aplastado  brutalmente  la  polis  de  Samos  y  se  habían 

apoderado de la isla, enviando a ciudadanos atenienses a establecerse como clerucos 

(klêrouchoi, parcelarios, como  los  del  imperio ateniense del  siglo  V)  y a cultivar la 

tierra. Muchos  de los  exiliados griegos  que trataban de volver a su  patria en el  324 

eran  los  supervivientes  y  los  descendientes  de  estos  samianos  que  presionaban  a 

Alejandro  para  que  restableciera  su  polis.  Finalmente  lo  hizo,  aunque  primero  los 

ateniense no obedecieron su proclama y sólo la guerra lámica solucionó la cuestión.

54

 

Los  factores  demográficos  pueden  así  haber  facilitado  un  suministro 



disponible de tropas para los ejércitos de los diadocos, tanto mediante el crecimiento 

de la población como del exilio político. El servir en un ejército real representaba un 

camino para el ascenso social (habiendo reconocido el riesgo de perecer) que se abría 

ante  los  exiliados  griegos  y  los  no  ciudadanos  pero  también  ante  los  ciudadanos 

normales.

55

 El reclutamiento por lo general conllevaba a asentarse en el extranjero al 



pasar al retiro. Es difícil ver esto como un proceso meramente demográfico; para un 

ciudadano,  la  elección  entre  emigrar  con  la  esperanza  de  una  vida  mejor,  y 

permanecer en la patria con oportunidades económicas menores, no siempre debió de 

haber sido fácil. Es dudoso que sea exacto, como algunos aseguran,

56

 que la falta de 



otros empleos lucrativos fuera un factor que promovía la emigración; las economías 

de  las  ciudades-estado  quizá  no  estaban  basadas  en  el  trabajo  asalariado  en  un  alto 

grado.  Es  más  probable  que  la  creciente  polarización  de  las  clases  ricas  y  el 

crecimiento  de  las  grandes  propiedades  de  la  élite  —una  tendencia  con  frecuencia 

observada en la historia griega— estuviera expulsando de la tierra a los  ciudadanos 

con  pequeñas  propiedades  y  haciéndolos  depender  de  los  ricos  para  el  empleo 

estacional. Para estos hombres la oportunidad de emigrar a una nueva ciudad y/o de 

luchar por el rey con la esperanza de recompensa podría haber sido atractiva, dada la 

perspectiva de recuperar el estatus de propietario de tierra. 

Las fuentes dan una idea de la escala de los movimientos de población. En el 

334,  cuando  invadió  Asia,  Alejandro  llevó  12.600  griegos  del  sur  con  él,  de  los 

cuales  7.600  eran  de  las  ciudades  de  la  liga  de  Corinto,  y  el  resto  mercenarios.  El 

resto  de su  ejército de 37.000 hombres  estaba formado por macedonios, reclutas  de 

las tribus del norte y griegos del centro norte como los tesalios. Recibió alrededor de 

65.000 nuevos mercenarios durante su expedición, de los cuales al menos 36.000 se 

quedaron como tropas de guarnición o colonos.

57

 Después unos 23.000 griegos (que 



podrían  haber  incluido  norteños  o  incluso  macedonios)  fueron  asentados  por 

Alejandro en las satrapías persas «altas» (orientales); a su muerte se rebelaron, con el 

deseo de volver a Grecia y fueron masacrados por los macedonios (cf. Arr. 5. 27. 5, 

sobre el envío de regreso de los tesalios desde Bactriana). Después de la muerte de 

Alejandro, los nuevos gobernantes parecen haber continuado reclutando en Grecia en 

números  cada  vez  mayores.  Antigono  tenía  28.000  infantes  y  8.500  jinetes  en  317 

a.C.  (Diod.  19.  27,  Austin  28);  contra  él  Eumenes  presentó  35.000  infantes.  Once 

años  después  Antigono  tenía  80.000  infantes  (Diod.  20.  7.  3).  Un  siglo  después 

Antíoco podía movilizar 70.000 infantes y 5.000 jinetes, de los cuales no menos de 

40.000 habían sido reclutados en Grecia y Asia Menor (Polib. 5, 63-65, Austin 224); 

la  fuerza  que  Ptolomeo  le  opuso  en  el  217  a.C.  incluía  5.000  mercenarios  griegos 

contando 2.500 cretenses. Estos son sólo ejemplos seleccionados, pero dan una idea 

de  la  escala  de  emigración  de  Grecia,  descontando  incluso  la  exageración  y  las 

dificultades  del  recuento. Gran parte de la  emigración  procedía de las zonas menos 




 

77 


urbanizadas  como  Etolia,  Tesalia  y  Creta  antes  que  de  ciudades  famosas  como 

Atenas.  Incluso  en  la  ciudad  relativamente  próspera  de  Magnesia,  a  orillas  del 

Meandro, bajo Antíoco I, los ciudadanos estaban deseosos de trasladarse a la nueva 

fundación  de  Antíoco  en  la  lejana  Persis  (Austin  190,  Burstein  32,  OGIS  233). 

Esparta es  un caso  especial:  desde inicios  del  siglo  IV  los  espartanos  habían estado 

ganando dinero sirviendo a potentados extranjeros (véase por ejemplo, Agesilaos de 

Plutarco) y esto continuó.

58

 



Las  ambiciones  de  estos  miles  de  hombres  —muchos  de  los  cuales  habrían 

experimentado  una  relativa  pobreza  en  sus  ciudades  natales—  puede  haber 

proporcionado algo de la motivación para las conquistas iniciales de Alejandro y las 

luchas territoriales de los diadocos. Para los soldados las principales recompensas del 

servicio militar estaban en el saqueo, el botín y, en el fondo, en la tierra, de modo que 

—dejando de lado los riesgos de la vida y de pérdida de miembros— era importante 

continuar  en  la  campaña.  Si  establecerse  en  Alejandría,  en  Egipto,  o  en  Alejandría 

Escate (en el actual Uzbekistán) era igualmente atractivo es una cuestión discutible.

59

 

Una idea de lo que se ofrecía a los atenienses de la época puede percibirse en 



un esbozo de la serie de rasgos éticos descritos por el filósofo Teofrasto del siglo IV, 

aunque el personaje del que se habla fuera un charlatán: 

Es capaz de engañar a su compañero de viaje durante el camino, 

contándole  que  participó  en  una  expedición  con  Alejandro,  y  cómo  lo 

trataba  éste  y  cuantas  copas  con  incrustaciones  de  piedras  se  trajo. 

Mantiene  que  los  artesanos  de  Asia  son  mejores  que  los  europeos,  y  se 

expresa en estos términos pomposos, aunque jamás puso los pies fuera de 

Atenas.  Asegura  que  ha  recibido  tres  veces  cartas  de  Antípatro, 

invitándole a visitar Macedonia y que a pesar de haberle sido concedido 

un  permiso  de  importación  de  madera  exento  de  impuestos,  lo  ha 

rechazado, a fin de no ser acusado por algún conciudadano: «¡Tenían que 

haber  sido  más  avispados  los  macedonios».  Sostiene  que,  durante  la 

época  de  escasez,  gastó  más  de  cinco  talentos  en  socorrer  a  los  más 

necesitados de entre sus compatriotas, por ser incapaz de negarse a ello 

(Teofrasto, Caracteres, 23) 

Aunque los macedonios aquí son una fuente de conflicto— el pasaje implica 

que les agradaba contratar agentes secretos en las ciudades— es igualmente claro que 

jactarse de hacer dinero al  servicio  del  rey era algo que uno podía esperar oír de la 

gente, una estrategia reconocida de ascenso social. 

La  jefatura  personal  ejercida  por  los  diadocos  sobre  sus  tropas  representaba 

un nuevo fenómeno social, al menos por su escala. Los jefes mercenarios habían sido 

usados antes por las ciudades griegas y los potentados no griegos; a inicios del siglo 

IV  el  ateniense  Ifícrates,  uno  de  los  generales  más  renombrados,  había  servido 

primero  a  su  propia  ciudad,  después  a  los  tracios,  los  persas,  los  espartanos  y  los 

macedonios.  Los  miembros  de  las  antiguas  poleis,  como  Conón  de  Atenas  y  el  rey 

Agesilao de Esparta a inicios del siglo IV, habían sido empleados, con frecuencia con 

tropas personalmente leales a ellos, por potentados extranjeros. La sola dimensión de 

los ejércitos de los diadocos, combinada con los juramentos de lealtad personal que 

les prestaban las tropas (a Eumenes, por ejemplo, Plut. Eum. 5. 3, cf. 7. 1, 12. 2; o al 

rey Eumenes I Austin 196, BD 23, OGIS 266),

60

 aumentó la dificultad de reunificar 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə