El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə44/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   40   41   42   43   44   45   46   47   ...   208

 

96 


con  «Ateneo  y  Sosandro  y  Menógenes,  pero  también  otros  de  mis  parientes» 

(anangkaioi, literalmente «personas intrínsecamente vinculadas»; RC 61, líneas 3-5), 

un cumplido interesante aunque quizá hiperbólico.

39

 Desde el punto de vista de una 



ciudad  griega,  una  vinculación  especial  con  un  amigo  del  rey  ofrecía  una  vía 

incomparable de comunicación con la esfera superior. 



Las negociaciones con los reyes y entre las ciudades 

Las  ciudades  no  estaban  forzosamente  reducidas  a  la  impotencia,  pues  los 

reyes  dependían  de  su  apoyo  práctico  e  ideológico,  y  a  veces  era  posible  un 

intercambio.  Uno  puede  dar  por  sentado  que  las  ciudades  rivalizaban  entre  sí  en 

ofrecer  regalos  y  alabanzas  a  los  reyes;  de  igual  modo  los  reyes  podían  realzar  su 

reputación  de modo  más pronunciado  al  ser  considerados  como  benefactores  de las 

ciudades.  El  siguiente  pasaje  proviene  de  una  carta  fragmentaria  de  Seleuco  I  y  su 

hijo enviada a un funcionario en el santuario de Plutón y Core en Nisa, en Caria: 

El rey Seleuco y Antíoco [saludan a] Sopatro. 

Los  atimbranios  [nos  envían]  en  representación  a  Yatrodos, 

Artemidoro  y  Timoteo  sobre  el  tema  de  los  privilegios  de  poder  recibir 

suplicantes,  el  derecho  de  asilo  y  la  exención  de  tributos.  Te  hemos 

escrito  para  que les favorezcas  lo  más  posible.  Pues preferimos  siempre 

agradar  a  los  ciudadanos  de  las  ciudades  griegas,  haciendo  beneficios  y 

no menos contribuir a aumentar piadosamente [las honras] de los dioses 

para obtener siempre su favor con nosotros. 

(RC 9, Syll2 467) 

A  veces  el  proceso  es  descrito  de  modo  que  se  deduce  una  transacción 

mutuamente beneficiosa, como en la larguísima inscripción de mediados del siglo III 

de Esmirna (246-226/225 a.C), cuyo inicio es el siguiente: 

Resolución del pueblo, a propuesta de los generales. 

Desde  antes,  en  el  tiempo  en  que  el  rey  Seleuco  (II)  pasó  a 

Seleucis,  y  muchos  y  graves  peligros  amenazaron  a  nuestra  ciudad  y  su 

territorio, el pueblo mantuvo su buena voluntad y amistad hacia él, y no 

fue intimidado por la invasión del enemigo y no pensó en la destrucción 

de  sus  posesiones,  sino  que  consideró  que  todo  era  secundario  al 

mantenimiento de la política de amistad y a defender los intereses del rey 

con lo mejor de su capacidad tal como había prometido al inicio: 

y como el rey Seleuco, que muestra su piedad hacia los dioses y 

afecto  por  sus  padres,  siendo  generosos  y  sabiendo  cómo  corresponder 

con  gratitud  a  sus  benefactores,  honró  nuestra  ciudad  por  la  buena 

voluntad y el celo manifestado por su pueblo hacia sus intereses... 

(Austin 182, BD 29, OGIS 229) 

¡Es asombroso que la ciudad se presente como la benefactora del rey! Dar por 

hecho la existencia de lo que se desea realizar es una retórica eficaz. 

Esto no sólo contribuyó a que el rey pudiera afirmar que actuaba con justicia 

y piedad; a veces lo obligaba a probarlo administrando justicia en la práctica. Desde 



 

97 


el período arcaico, las ciudades griegas que entraban en conflicto solían llamar a una 

tercera ciudad en calidad de árbitro. A juzgar por la creciente frecuencia con que se 

documenta la acción de la justicia entre los estados, se había convertido en una suerte 

de industria en el siglo III, tomando en cuenta incluso la mayor regularidad con que 

los  documentos  se  grababan  en  piedra.  No  hay  prueba  de  que  se  tratara  de  un 

procedimiento  exitoso  generalmente,  pero  su  popularidad  implica  que  era  a  veces 

efectivo y en verdad era ampliamente alabado.

40

 Una razón puede ser que para todos 



los  efectos  y  fines  las  ciudades  no  podían  ya  levantar  ejércitos  en  el  campo  para 

combatir entre sí. 

Con  frecuencia  se  agradecía  a  una  ciudad  por  haber  enviado  a  un  grupo  de 

dikastai  (jurados  o jueces) para resolver las disputas internas  en otra ciudad. El  rey 

podía  aprovechar  el  sistema:  en  una  ocasión  el  almirante  ptolemaico  Filocles  de 

Sidón  dispuso  que  Miletos,  Mindos  y  Halicarnaso  enviaran  dicastas  a  Samos  para 

resolver  los  pleitos  entre  los  ciudadanos.  El  decreto  samiano  subsiguiente  en  honor 

de los dicastas mindianos se conserva y nos ofrece un panorama de la administración 

de una ciudad-estado en este período. 

Resuelto por el consejo y el demos a propuesta de los prytaneis

Referente  a  las  cosas  sobre  las  que  el  consejo  pidió  un  parecer 

preliminar, de modo que los dicastas que vinieron de Mileto y Mindos y 

Halicarnaso sobre los contratos no resueltos pudieran ser cumplidos: 

Mientras, cuando los ciudadanos tengan diferencias entre sí sobre 

contratos  no  cumplidos,  Filocles  rey  de  los  sidonios,  queriendo  estar  en 

concordia  con  la  polis,  escribió  que  el  demos  de  los  mindios  debería 

enviar una corte para conciliar los contratos no resueltos; y los mindios, 

permitiéndose toda buena voluntad y deseo hacia la reconciliación de los 

ciudadanos, seleccionaron hombres respetables (kalous k'agathous) y los 

enviaron a la polis, (a saber) Teocles hijo de Teógenes (y) Hierofanto hijo 

de Artemidoro; y estos hombres (solucionaron) bien y con justicia todos 

los  casos  que  les  trajeron,  juzgando  algunos  y  reconciliando  otros, 

prefiriendo  que  aquellos  de  los  ciudadanos  que  habían  tenido  diferencia 

fueran  reconciliados  y  llevar  sus  asuntos  públicos  en  libertad  de  cargos 

levantados entre sí. 

El consejo y el demos han resuelto que el  demos de los mindios 

sea elogiado por enviar a estos hombres y que estos hombres que vinieron 

sean  también  elogiados,  (a  saber)  Teocles  hijo  de  Teógenes  (y) 

Hierofanto  hijo  de  Artemidoro,  por  haber  reconciliado  bien  y 

apropiadamente  algunos  de  los  casos  y  juzgado  otros;  y  coronarlos  con 

una  corona  de  oro  y  proclamar  la  corona  en  el  festival  trágico  de  las 

Dionisíacas, y que sean ellos proxenoi de la polis y benefactores, y que la 

ciudadanía les sea otorgada en términos similares e iguales, y asignarlos 

en una tribu y mil cien y genos

41

 exactamente como otros samios; y que 

el privilegio de sentarse delante esté a su disposición en cualquiera de las 

luchas que la polis organice; y que el acceso al consejo y al demos les sea 

dado en primer lugar después de los sacrificios y los rituales reales; y que 

tienen  el  derecho  de  navegar  dentro  y  fuera,  en  tiempos  de  paz  y  de 

guerra,  sin  sylé  y  sin  tregua;  y  que  las  autoridades  establecidas  después 

velen por sus necesidades. 

Y de este modo el demos de los mindios puede saber que ha sido 

votado  (ha  sido  resuelto)  escoger  un  emisario  que,  viniendo  de  Mindos, 

lleve  el  decreto  al  consejo  y  al  demos;  y  lo  inscriba  en  una  piedra  stêle 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   40   41   42   43   44   45   46   47   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə