El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə45/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   ...   208

 

98 


(pilar)  y la erija  en  el santuario  de  Hera;  y  que  el  secretario  del  consejo 

cuide  la  inscripción,  y  el  tesorero  procure  el  gasto  de  la  stêle  y  la 

inscripción. Y que tales gastos sean disponibles para el emisario como el 

demos determine. 

El emisario escogido fue Esquilo hijo de Ampélides. 

(Austin l35, SEG i. 363)

42

 



Podemos  determinar  los  diversos  magistrados  de  los  samianos  y  sus 

funciones, así como ver la manera en que una polis mediana infla su importancia con 

un  lenguaje  florido,  legalista  y  repetitivo.  Muchas  de  las  frases  del  documento  son 

parecidas  a  las  de  decretos  similares  de  Samos  y  otros  lugares  y  se  convirtieron  en 

cumplidos habituales en las relaciones diplomáticas. La manera en que el documento 

pasa  de  la  voz  activa  a  la  pasiva,  no  obstante,  sugiere  que  es  obra  de  un  comité  en 

funciones  o  que  se  presentaron  una  serie  de  enmiendas  de  los  asistentes  a  la 

asamblea, donde cada orador trataba de sobrepujar al previo en generosidad. 

En Creta en el siglo II pudo haber existido un sistema de arbitraje ordinario, 

el  koinodikion,  para  arreglar  las  disputas  particulares  entre  miembros  de  diferentes 

poleis.

43

  A  veces  una  ciudad  arbitraría  o  mediaría  entre  otras  dos,  como  cuando  un 



tribunal  de  jueces  de  Mileto  fue  llamado  para  resolver  una  disputa  fronteriza  entre 

Esparta y Mesenia (Burstein 80, Syll2 683,1. Olympia, 52; cf. Tácito, Anales, 4. 43. 

1-6).

44

  En  otros  casos  un  rey  podría  ser  llamado  a  arbitrar.  En  la  década  de  280, 



Samos  y  Priene  recurrieron  a  Lisímaco  en  relación  a  su  antigua  disputa  sobre  el 

territorio de Anea en Asia Menor continental. Cada parte citó precedentes históricos 

y parece que el  rey en persona escuchó a sus  emisarios y expresó irritación con los 

prienenses al decir a los samios: «Si hubiera sabido que habíais tenido esta tierra en 

posesión y la habíais ocupado por tantos años nunca habríamos aceptado oír el caso» 

(BD  12,  Burstein  12,  RC  7,  OGIS  13,  líneas  4-6),  y  les  dio  la  razón.  Es  digno  de 

mención que en subsiguientes querellas entre Samos y Priene, el juicio de Lisímaco 

sobre al menos una porción del territorio disputado fue considerado decisivo.

45

 Otro 


ejemplo  de  arbitraje  entre  ciudades  es  la  delimitación  que  hizo  Megara  de  los 

linderos terrestres entre Epidauro y Corinto alrededor de 240 a.C. (Austin 136, Syll3 

471);

46

 como otros de este tipo, la inscripción lista con detalle los mojones limítrofes 



acordados. 

Las excepciones notorias a la generalización de que las misiones dicásticas se 

hicieron  más  comunes  corresponden  a  las  dos  ciudades-estado  más  poderosas  de 

Grecia,  Atenas  y  Rodas,  que  nunca  consideraron  necesario  llamar  a  los  ciudadanos 

de otros estados, aunque los atenienses muchas veces servían como dicastai en otras 

partes.


47

 

El  crecimiento  de  la  «industria  de  la  diplomacia»  puede  apreciarse  en  el 



número  de  documentos  que  registran  que  una  ciudad  reconoce  la  asilia  o 

inviolabilidad de otra ciudad o lugar de culto. Los santuarios estaban intrínsecamente 

protegidos  por  la  sanción  divina;  técnicamente,  por  tanto,  no  había  necesidad  de 

garantizarles la inmunidad. Sin embargo, a partir de la década de 260 a.C., tenemos 

muchas  inscripciones  que  registran  la  «inviolabilidad  declarada».  Las  ciudades 

receptoras estaban generalmente en el Egeo y el Asia Menor, aunque había varias en 

Beocia; en el primer documento conocido de la anfictionía de Delfos se reconoce la 

asilia  del  templo  de  Atenea  Itonia  en  Coronea  (SEG  xviii.  240,  ISE  ii.  74).

48

  Otro 




 

99 


ejemplo característico, el segundo conocido, es de Delfos, y se refiere a una demanda 

iniciada por la ciudad de Esmirna y apoyada por un rey: 

DIOSES 

[Resuelto por la polis de los délficos: 



en  la  medida  en  que  el  rey  Seleuco  (hijo)  del  rey  [Antíoco],  habiendo 

enviado  una  carta  a  la  ciudad,  considera  que  tanto  el  santuario  [de] 

Afrodita Estratonice y la polis de los esmirnios deberían ser [sa]grados e 

inviolables,  habiendo  él  mismo  previamente  obedecido  el  oráculo  del 

dios y habiendo realizado las cosas que él también considera que la polis 

debería  hacer,  y  ha  concedido  a  los  esmirnos  que  tanto  su  polis  y  su 

territorio  sean  libres  y  no  sujetos  a  tri[bu]to,  y  confirma  su  territorio 

existente y anuncia que restablecerá su territorio ancestral

y (como) los esmirnios, habiendo enviado como emisarios a Hermodoro 

y  a  Demetrio,  piensan  que  todas  las  cosas  concedidas  a  ellos  deben  ser 

inscritas en el santuario, como el rey considera también: 

la  polis  de  los  délficos  resuelve  que  tanto  el  santuario  de  Afrodita 

Estratonice  y  la  polis  de  los  [esmir]nos  sean  sagrados  e  inviolables,  tal 

como  el  rey  ha  escrito  [y]  la  polis  de  los  esmirnos  considera;  y  que  ha 

sido  ordenado  que  los  sagrados  emisarios  (theôroi)  que  proclaman  el 

festival pitio que ensalcen al rey Seleuco por es[tas cosas] y su piedad y 

su  obediencia  al  oráculo  del  dios,  y  que  sacrifiquen  a  Afrodita  y  que  la 

polis grabe este decreto en el santuario del dios, y la carta [del rey] en el 

muro del archivo. 

(BD 28, OGIS 228)

49

 

En este caso  los  intereses  de la ciudad, del  rey  y de los  santuarios  operaban 



juntos:  el  intercambio de formalidades permite que la munificencia real  para con la 

ciudad  y  su  saludo  formal  al  santuario  sea  proclamada  al  mundo  griego  en  Delfos, 

reforzando a su vez el prestigio del centro panhelénico. 

La moda se mantuvo durante todo  el  período helenístico. Antíoco  III otorgó 

asilia a Teos en 204/203 como parte de un intento más amplio de reavivar el prestigio 

seléucida (Austin 151, Burstein 33);

50

 el hecho de que los romanos diez años después 



dieran  a  su  vez  esta  garantía  sugiere  parcialmente  una  motivación  política  (Austin 

157,  BD  87,  Sherk  8,  Syll3  601).

51

  En  22  y  23  a.C,  sin  embargo  el  senado  romano 



examinó los  derechos  existentes al  privilegio  por parte de las ciudades  y  santuarios 

de Asia, Chipre, Creta y probablemente otras partes (Tácito, Anales 3. 60-3; 4. 14. 1-

2), y tal vez puso restricciones para las futuras concesiones.

52

 



Las  concesiones  de  asilia  se  han  vinculado  a  veces  con  la  decadencia 

religiosa (un fenómeno del que no hay pruebas reales; véase el capítulo  5) o con el 

deseo de proteger a los exiliados políticos, refugiados o criminales fugitivos; es más 

plausible que puedan ser considerados  como  intentos  de conseguir  ayuda  militar en 

tiempos  agitados,  o  de  limitar  la  piratería  de  pueblos  como  el  etolio  o  el  cretense. 

Algunos ejemplos de piratería se examinan a continuación antes de volver al tema de 

la asilia

La  piratería  aparece  a  menudo  en  las  fuentes,  aunque  la  terminología  es 

variable, y la piratería de un escritor es la campaña naval de otro. Menandro, en todo 

caso,  escenifica  el  rapto  de  un  niño  y  un  esclavo  por  los  piratas,  que  después  los 

venden en el mercado de esclavos de Milasa, en Caria (Los sincionios, 3-15, Austin 

86). Uno se puede figurar una situación parecida a mediados del siglo  III cuando la 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   41   42   43   44   45   46   47   48   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə