El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə46/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   208

 

100 


ciudad de Mileto ultimó un tratado con Cnosos, por el cual un ciudadano de una de 

estas  poleis  no  podía  comprar  una  persona  libre  o  esclava  de  la  otra;  la  inscripción 

registra que otras diecinueve ciudades cretenses habían tomado decisiones parecidas 

(Austin 89).

53

 También en el siglo III, la ciudad insular de Amorgos honró a dos de 



sus  ciudadanos  que  contribuyeron  a  rescatar  «más  de  treinta  niñas,  mujeres  y  otras 

personas, libres y esclavas» de los piratas (peiratai; Austin 87, Syll3 521).

54

 En tales 



casos se supone que los secuestradores estaban haciendo lo que normalmente hacían: 

ganarse  el  sustento  según  su  modo  tradicional,  aunque  poco  aceptable  para  las 

comunidades  políticas  de  Grecia.  Sin  embargo,  cuando  los  atenienses  en  217/216 

honraron  a  un  cretense  por  haber  rescatado  a  personas  capturadas  por  los  etolios 

(Austin  88,  Syll3  535),

55

  podemos  preguntarnos  si  no  se  trataba  de  una  actividad 



belicosa,  quizá  vinculada  a  la  guerra  de  Filipo  V  contra  los  etolios;  es  digno  de 

mención  que el  término «pirata» no fuera usado  en este decreto  (un caso similar es 

Austin 50). 

Las  medidas  contra  la  piratería  habían  sido  probablemente  previstas  en  los 

estatutos  de  la  liga  griega  fundada  en  el  302  por  Antígono  I.  Después  los  rodios 

asumieron  el  papel  de  controlar  la  piratería,  en  especial  de  las  ciudades  cretenses 

(sobre el  ejercicio del  poder cretense en Creta oriental c. 200 a.C, véase Austin 95, 

Syll3  581,  su  tratado  con  Hierapitna).

56

  La  primera  intervención  romana  en  los 



asuntos  griegos,  en  Iliria  desde  el  229  a.C,  estuvo  parcialmente  motivada  por  la 

preocupación de los barcos mercantes itálicos que eran víctimas de los ataque ilirios. 

En los doscientos años que siguieron, las campañas contra los «piratas» en el sur de 

Asia  Menor,  el  Egeo  y  las  costas  sirias  fueron  una  preocupación  periódica  de  los 

romanos.  La  piratería  de  diversos  tipos,  entonces,  aunque  a  veces  es  difícil  de 

distinguir  de  las  acciones  periféricas  de  las  campañas  militares,  era  a  veces  un 

peligro para los  viajeros en el  mar  y podía involucrar  a individuos o colectividades 

en  subidos  pagos  de  rescate.  Por  otra  parte,  puede  haber  arreciado  a  la  sombra  de 

conflictos  más  amplios,  haciendo  peligrar  los  asentamientos  costeros  antes  que  las 

embarcaciones  marinas.  La  piratería,  en  el  sentido  de  robo  por  barco,  era  un 

fenómeno  real  pero  no  necesariamente  tan  difundido  ni  tan  homogéneo  como  para 

explicar la generalidad de casos en que la asilia fue buscada y concedida.

57

 

Un  estudio  reciente  señala  que  las  demandas  de  ayuda  militar  forman  un 



grupo reducido de los documentos de asilia; en la mayoría de los casos  no hay una 

explicación pragmática convincente. Un caso extremo: cuando los habitantes de Cos 

demandaron  que  la  ciudad  griega  de  Neápolis  (Nápoles)  en  Italia  reconociera  la 

inviolabilidad  de  su  santuario  de  Asclepio,  es  inconcebible  que  se  previera  una 

efectiva ayuda militar. Parece probable, por tanto, que se trate de un intercambio de 

reconocimiento  y  prestigio,  cosas  que,  aunque  en  cierto  nivel  no  tienen  eficacia 

práctica,  son  importantes  indicadores  de  valor  y  puede  suponerse  que  entrañasen 

ventajas  intangibles  o  a  largo  plazo  como  resultado  del  realce  que  daban  a  las 

ciudades y los santuarios.

58

 



Además de disfrutar (a juzgar por las inscripciones) de lazos diplomáticos  y 

ceremoniales  con  mayor  asiduidad,  las  ciudades  pueden  haberse  hecho  menos 

impermeables  en  ciertos  aspectos.  Practicaban  con  más  frecuencia  la  ciudadanía 

compartida, por ejemplo, mediante la simpoliteia (vg. Austin 134, Syll2 641, entre las 

ciudades focianas de Stiris y Medeon en el siglo II) o la homopoliteia (documentada 

sólo  entre  las  poleis  insulares  de  Cos  y  Calimnos  a  finales  del  siglo  III;  Austin 

133).

59

  La  ciudadanía  compartida  está  también  documentada  a  inicios  del  siglo  III 




 

101 


entre  Hierapitna  y  Praisos  en  Creta  (Austin  132).

60

  Las  ciudades  estaban  más 



dispuestas  a  recibir  a  extranjeros  y  a  aquellos  de  parentela  mixta.  A  finales  del 

período  helenístico,  en  que  la  dominación  romana  llevó  a  diluir  los  valores 

ciudadanos,  se  permitió  a  veces  a  las  mujeres  actuar  casi  como  magistrados  y 

benefactores.

61

 

Las mercedes reales y la monumentalización 



Los  griegos  tenían  una  amplia  experiencia  en  construir  entornos 

arquitectónicos  para  uso  público  en  las  ciudades  y  los  santuarios  existentes,  o 

después  de  la  fundación  de  una  nueva  ciudad.  Los  primeros  aristócratas  y  tiranos 

expresaban  su  ambición  y  poderío  edificando  suntuosos  monumentos  para  las 

ciudades;  el  más  importante  de  los  recientes  monarcas  dinásticos  griegos,  Mausolo 

(latinizado  como  Mausolus),  sátrapa  de  Caria,  al  suroeste  del  Asia  Menor,  creó  un 

palacio  de  estilo  griego  en  Halicarnaso.  Se  atribuye  a  Filipo  II  haber  fundado  o 

renovado una serie de ciudades en el norte de Grecia. 

Se  esperaba  que  los  reyes  como  sus  predecesores  macedonios  y  griegos 

fueran ricos

62

 y que edificaran espléndidamente. Ptolomeo adornó Alejandría por ser 



el  lugar  de  reposo  de  Alejandro  y  la  nueva  capital  cultural  del  mundo  griego.  Los 

Antigónidas embellecieron Pella; más tarde, los Atálidas dieron a Pérgamo su nueva 

acrópolis,  pero  los  más  grandes  fundadores  de  ciudades  fueron  los  Seléucidas, 

aunque la lista de Apiano de las ciudades creadas por Seleuco es una exageración. La 

fundación de ciudades podría haber tenido repercusiones sobre ciertos aspectos de las 

culturas locales. En el norte de Siria la aparición de cuatro grandes ciudades nuevas 

(véase Estrabón)  generó un entorno multicultural; los  detalles de las adaptaciones a 

largo  plazo  y  los  préstamos  de  una  cultura  a  otra,  particularmente  en  el  terreno 

cultual, no son todavía claros, pero se ha advertido que hasta finales del siglo IV d.C. 

no  hay  documentos  ni  monedas  de  esta  área  que  tengan  escritura  semítica,  sólo 

griega (aunque sin duda se hablaban muchas lenguas).

63

 



En Egipto, Alejandro fundó una nueva capital en Alejandría. En Asia, él y sus 

sucesores crearon una red relativamente densa de nuevos centros urbanos, aunque el 

número de las fundaciones de Alejandro en el antiguo imperio persa ha sido a veces 

sobreestimada.

64

 No todas fueron  grandes  ciudades  —algunas  fueron poco más que 



un  pequeño  mercado  o  ciudades  de  guarnición,  generalmente  asentamientos  para 

soldados macedonios veteranos—, pero son una  afirmación  resonante del  poder del 

nuevo orden para transformar el paisaje. La construcción de Ai Janum en Bactriana 

aunque  incorpora  elementos  de  la  arquitectura  no  griega,  es  el  más  sorprendente 

ejemplo (aunque sólo sea por ser el más lejano) de la imposición de la forma urbana 

griega sobre un paisaje extraño. 

Más  cerca  de  su  tierra  natal,  la  intervención  real  en  las  estructuras 

fundamentales de las ciudades podía ser beneficiosa material y socialmente, además 

de ser una muestra de poder. Parte de la ciudad de Samos fue planeada dos veces en 

el  siglo  III,  con  un  nuevo  ordenamiento  de  calles  y  nuevos  edificios;  estas 

operaciones  pueden  haber  sido  financiadas  por  los  reyes  que  gobernaron  Samos, 

quizá  los  Ptolomeos  en  cada  ocasión.

65

  Cuando  Filipo  respondió  a  un  pedido  de  la 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   42   43   44   45   46   47   48   49   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə