El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə53/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   49   50   51   52   53   54   55   56   ...   208

 

117 


parecidas a las de Bulágoras en la Samos del siglo III, y los honores apenas si fueron 

un  poco  más  fastuosos:  una  corona  anual,  un  asiento  delantero  en  el  teatro  para  el 

personaje  y sus descendientes y una estatua de mármol (Austin 215, OGIS 339). El 

tono era todavía muy cívico. 



Las relaciones entre los sexos y la identidad individual 

La  variedad  de  cambios  en  la  sociedad  ciudadana  han  sido  examinados  por 

historiadores: los cambios en la estructura de clases, en la distribución de la riqueza, 

en  el  papel  de  los  individuos  y  su  sexo.  Aunque  la  representación  literaria  de  las 

mujeres no necesariamente es indicio de un vuelco radical en las relaciones sociales, 

hay cambios en la posición pública de las mujeres. 

El hecho de que algunas mujeres regias fueran figuras poderosas pude haber 

afectado  el  modo  en  que  las  demás  mujeres  fueron  consideradas.  El  relato  de 

Plutarco acerca del papel desempeñado por las espartanas en las «revoluciones» del 

siglo III parece indicar realmente un cambio en el modo en que fueron consideradas 

las  mujeres,  en  comparación,  por  ejemplo,  con  la  Atenas  clásica.

111


  Se  ha  pensado 

que  las  espartanas  eran  diferentes;  Aristóteles  (Política,  2.  6.  1265b-1266a)  señala 

que  poseían  propiedades  y  eran  activas  políticamente.  Algunas  mujeres  de  Plutarco 

encarnan  el  carácter  espartano  ejemplar,  como  la  madre  del  rey  Agis  IV  (r.  c.  244-

241), Agesistrata, de quien se dice que camino a ser ejecutada habría dicho: «¡Ojalá 

que  esto  sea  en  bien  de  Esparta!»  (Plutarco,  Agis,  20).  En  el  mismo  episodio, 

Plutarco  relata  la  ejecución  de  Cratescleia,  madre  del  rey  Cleómenes,  y  destaca  el 

valor de la joven viuda innominada de Panteo, uno de los soldados más valientes del 

rey.  Los  vividos  detalles  que  ofrece  sugieren  que  por  una  vez  pudo  tratarse  de  un 

acontecimiento  real,  descrito  para  Plutarco  por  sus  fuentes,  aunque  embellecido  al 

contarlo una y otra vez. Sin embargo, en su pluma se convierte en una prueba de su 

propia  filosofía  moral:  «Lacedemonia  [Esparta],  pues,  habiendo  puesto  en 

contraposición y competencia en esta tragedia el valor de unas mujeres con el de los 

hombres,  hizo  ver  que  la  virtud  no  puede  ser  nunca  ofendida  y  agraviada  por  la 

fortuna» (Plutarco, Cleómenes, 39.1).

112


 

Un  interés  no  inferior  suscita  Agiatis,  viuda  de  Agis.  Su  marido  había  sido 

asesinado por instigación de Leónidas, padre del otro rey, Cleómenes III, y Leónidas 

la  había  casado  con  éste.  En  el  relato  de  Plutarco,  que  debe  mucho  al  favorable 

memorial  de  Filarco,  aparece  como  una  reformadora  digna  de  la  memoria  de  su 

difunto marido: 

Agiatis había heredado la cuantiosa herencia de su padre Gilipo, 

y era en la edad y en la belleza la más aventajada de las griegas, y en sus 

costumbres y conducta sumamente apreciable. Dícese por lo mismo que 

nada omitió para que no se la hiciera aquella violencia, pero enlazada con 

Cleómenes, aunque aborrecía a Leónidas, era buena y cariñosa esposa de 

aquel  joven,  el  cual,  además,  se  había  enamorado  de  ella;  y  en  cierta 

manera  participaba  de  la  memoria  y  la  benevolencia  que  de  Agis 

conservaba  su  esposa;  tanto  que  muchas  veces  le  preguntaba  sobre 

aquellos sucesos, y escuchaba con atención la relación que le hacía de las 

ideas y proyectos que tenía Agis. 




 

118 


(Plutarco, Cleómenes, 1) 

Tal  como  lo  presenta  Plutarco,  Agiatis  es  la  responsable  de  las  acciones 

posteriores  de  Cleómenes.  Es  difícil  distinguir  el  hecho  concreto  de  la  proyección 

retrospectiva  de  ideas  posteriores  sobre  lo  que  había  sido  Esparta  en  el  siglo  III. 

Agesistrata y Agiatis podían realmente haber encarnado lo que consideraban ser los 

ideales  de  su  sociedad;  no  es  posible  que  nuestras  fuentes  estén  absolutamente 

equivocadas  sobre  la  fuerza  de  esas  aspiraciones.  Sin  embargo,  podemos  estar 

razonablemente seguros de que esas mujeres, como las mujeres de la realeza en otras 

partes,  ejercían  su  influencia  dentro  de  un  sistema  de  valores  dominado  por  los 

hombres. Quizá sólo en el período helenístico tardío fue puesta en cuestión la imagen 

exclusivamente  masculina  del  rey,  por  cuanto  las  reinas  ptolemaicas  ejercieron  el 

poder efectivamente.

113

 

Entre  las  mujeres  que  no  pertenecían  a  la  realeza,  sabemos  de  poetas  tales 



como Erinna (Lefkowitz y Fant, n.° 9-10), que al parecer escribió las reminiscencias 

de sus amigas; pero se conoce poco de su vida, e incluso es posible que algunos de 

sus  poemas,  como  otras  obras  atribuidas  a  mujeres  en  este  período,  hubieran  sido 

escritas  por  hombres.

114

  En  la  la  historia  espartana  suelen  aparecer  nombres  de 



mujeres en las listas de triunfos de las carreras de carros en los festivales (Lefkowitz 

y Fant, n.° 45-47), indicando que eran propietarias del carro y del tronco de caballos 

(antes que ser las conductoras).

115


 Otras mujeres importantes fueron las compañeras 

de los  filósofos, a las que se les atribuye ingenio  y talento.  La historia de Crates el 

Cínico  y  su  mujer  Hiparquia  es  contada  por  Diógenes  Laercio  (c.  200-250  a.C.)  en 

sus Vidas de filósofos

Adoptó su mismo traje, iba a todas partes con él y se asoció con 

él

116



  en  público;  iba  a  los  banquetes  con  él.  Una  vez,  cuando  fue  a  un 

banquete  en  casa  de  Lisímaco,  confundió  a  Teodoro  llamado  el  Ateo, 

usando  el  siguiente  truco  de  lógica:  si  una  acción  no  podía  ser 

considerada  errónea  cuando  la  hacía  Teodoro,  no  podía  ser  tampoco 

errónea cuando la hiciera Hiparquia. Por tanto, si Teodoro no hace nada 

malo al darse golpes a sí mismo, Hiparquia no hace nada malo si golpea a 

Teodoro. 

(Diógenes Laercio, 6. 96-98; Lefkowitz y Fant, n.° 43) 

Cuando  Teodoro  trata  de  humillarla  con  una  sarcástica  referencia  a  las 

ocupaciones  propias  de  las  mujeres,  Hiparquia  responde:  «Teodoro:  ¿no  pensarías 

que  he  empleado  mal  mi  tiempo,  si  lo  hubiera  desperdiciado  tejiendo  en  vez  de 

emplearlo  en  mi  educación?».  Era  considerada  una  filósofa  con  talento  propio,  al 

igual  que  Leoncione,  la  compañera  del  filósofo  Epicuro,  la  cual  incluso  escribió 

sobre filosofía.

117

 

No debemos exagerar el significado de estos ejemplos, como si testimoniaran 



la  existencia  de  un  sistema  educativo  que  hubiera  sido  ampliamente  accesible  para 

las  mujeres;

118

  estos  ejemplos  aparecen  en  relación  con  filosofía  y  estilos  de  vida 



anti-ortodoxos.  Había  habido  antes  algunas  mujeres  notablemente  educadas,  siendo 

la  más  famosa  la  amante  de  Pericles,  Aspasia,  en  la  Atenas  del  siglo  V.  Por  otra 

parte, hay indicios de que ahora era perfectamente aceptable, aunque no habitual, que 

una  mujer  fuera  muy  educada.  He  aquí,  por  ejemplo,  la  lápida  de  una  mujer  de 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   49   50   51   52   53   54   55   56   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə