El mundo griego después de alejandro


Las ligas y el «federalismo»



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə69/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   65   66   67   68   69   70   71   72   ...   208

 

150 


Las ligas y el «federalismo» 

Una de las estrategias adoptadas  por las élites políticas  fue promover lo  que 

los modernos historiadores llaman a menudo «federalismo»;

77

 con más precisión, un 



tipo particular de alianza o liga para la cual el término griego es koinon (simplemente 

«algo  en  común»,  i.e.  «comunidad»).

78

  Hasta  cierto  punto  el  precedente  fue 



establecido  por  los  reyes:  la  liga  de  Corinto  de  Filipo  (338)  era  una  alianza  militar 

contra Persia, con él mismo como hêgemón (jefe) y un consejo (synedriori) formado 

por delegados de las ciudades miembros en proporción a sus poblaciones. Esto a su 

vez  seguía  el  modelo  de  la  llamada  segunda  confederación  ateniense  de  inicios  del 

siglo  IV,  donde  la  libertad  de  las  ciudades  miembros  habían  sido  formalmente 

garantizada  con  el  fin  de  salvaguardarlas  de  un  recrudecimiento  de  las  actitudes 

imperialistas de Atenas.  La liga de Corinto fue,  desde luego, una herramienta de la 

dominación  macedónica,  y  algunas  ciudades  tenían  guarniciones;  pero  Filipo 

necesitaba atraer a las ciudades-estado potencialmente rebeldes. 

 

Figura  4.4.  Grecia  central  y  meridional  (adaptado  de  Talbert,  Atlas,  p. 



29). 


 

151 


En  épocas  anteriores  había  habido  muchas  asociaciones  semejantes,  con 

frecuencia con un centro religioso. Una de ellas era la anfictionía délfica, una especie 

de  consejo  de  gobernadores  del  santuario  de  Apolo  en  Delfos  nombrado  por  las 

ciudades-estado de Grecia central, a veces de lugares tan lejanos como Atenas; en la 

época  de  Filipo  II  este  consejo  detentaba  una  considerable  influencia  política,  pero 

no tenía como meta subsumir las comunidades de la polis cuyos delegados asistían a 

ella. Otros koina habían sido más parecidos a estados, aunque indefectiblemente con 

una  capital  religiosa.  Las  ciudades  miembras  de  la  confederación  beocia,  por 

ejemplo,  que  fue  constituida  en  el  siglo  VI,  habían  desarrollado  en  el  siglo  V  una 

forma de representación proporcional y actuaban generalmente de modo concertado. 

Tebas generalmente dirigió la liga, proporcionando cuatro de los once «beotarcas» en 

c.  386  a.C.  La  confederación  sobrevivió  a  la  batalla  de  Mantinea  (362)  y  continuó 

desempeñando un papel importante hasta que se deshizo después de Queronea (338). 

Tres años más tarde, Alejandro arrasó Tebas.

79

 

Algunas regiones donde los habitantes, aunque establecidos en una pluralidad 



de  centros,  se  identificaban  como  pertenecientes  a  un  solo  ethnos  (traducido 

aproximativamente como  «nación») habían fundado instituciones políticas  comunes 

y  actuado  juntas  en  los  negocios  militares.  Los  arcadios  fundaron  una  efímera  liga 

democrática  a  consecuencia  de  la  derrota  de  Esparta  en  Leuctra  en  371.

80

  En  el 



período helenístico una antigua liga de poleis jonias en Asia Menor occidental siguió 

existiendo; se preserva su decreto  en honor  a Antíoco  I (Austin 143,  BD  20, OGIS 

222).

81

 



Este trasfondo étnico se refleja en una de las principales ligas helenísticas, la 

de  los  etolios  de  Grecia  centro-occidental.  Los  etolios,  famosos  en  los  estados 

importantes  como  proveedores  de  tropas  mercenarias  de  armas  ligeras,  habían 

fundado  un  koinon  que  en  367  reconocía  la  tregua  sagrada  en  la  temporada  de  los 

misterios  eleusinos  en  Atenas  (una  ciudad  miembro  lo  violó  entonces;  véase  el 

decreto  ateniense  en  Harding  54).  En  la  época  de  Alejandro  los  etolios  estaban 

completamente  integrados  en  el  mundo  político  griego.  Este  rey  los  tuvo  en  cuenta 

en  su  Decreto  de  los  Exiliados  (324),  por  el  cual  tuvieron  que  reintegrar  a  los 

habitantes de Oiniade en Acarnania, a quienes habían expulsado (Diod. 18, 8, Austin 

16). Como resultado se unieron a la rebelión griega que desató la guerra lámica, para 

entonces  ya  se  habían  adherido  algunas  ciudades  vecinas  acarnanias  (Paus.  1.25, 

Austin 23). 

Hacia  el  siglo  III,  si  no  antes,  los  etolios  estaban  realizando  asambleas 

bianuales de los hombres adultos, y tenían un stratêgos anual (jefe militar) y un gran 

consejo  permanente  (boulé  o  synedrion)  que  se  reunía  en  el  intervalo  entre  las 

asambleas;  el  consejo  estaba formado por delegados de las ciudades,  en  proporción 

aproximada a la población de cada una. Dentro del consejo una comisión especial de 

apoklêtoi  («hombres  escogidos»)  administraba  los  asuntos  diarios.

82

  En  otros 



aspectos  los  etolios  eran  típicos  griegos  habitantes  de  ciudades  y  adoraban  a  los 

dioses  olímpicos.  La  propia  liga  tenía  santuarios  de  deidades  olímpicas  como  el  de 

Apolo en Termón, el lugar de culto central del ethnos. Si bien que todos los hombres 

adultos pertenecían a la unión etólia, seguían siendo ciudadanos de sus propias poleis 

—algunas de las cuales eran muy pequeñas incluso para la norma griega. 

A  inicios  del  siglo  III  la  liga  amplió  su  poder  para  incluir  Delfos,  donde 

dominaba la anfictionía; los etolios adquirieron gran prestigio por haber defendido el 

santuario contra los gálatas en 278. En la década de 240, los quianos, al otro lado del 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   65   66   67   68   69   70   71   72   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə