El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə76/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   72   73   74   75   76   77   78   79   ...   208

 

164 


Demetrio», que duró todo el reinado de Demetrio II de Macedonia (r. 239-229). Se 

puede  imaginar  lo  que  esta  intermitente  perturbación  significó  para  la  vida  ática  a 

partir  de  la  interrupción  constatada  en  las  festividades  de  Rhamnunte  en  la  costa 

noreste.


106

  En  Atenas  el  culto  de  Antígono  Monoftalmo  y  de  Demetrio  Poliocertes 

fue reinstaurado, pero no podemos suponer que todo el cuerpo ciudadano, o todos los 

miembros de la élite política, soportaron alegremente el  dominio  macedónico. A su 

vez,  las  incursiones  aqueas  pudieron  crear  resentimiento,  pues  cuando  Arato  fue 

derrotado (entre 235  y 232) y los rumores de su muerte llegaron a Atenas, hubo un 

regocijo prematuro. La hostilidad que parece haber suscitado su persona —al menos 

entre  algunos  ciudadanos—  puede  explicar  por  qué  Atenas  no  lo  apoyó  contra 

Esparta un decenio después.

107


 

Atenas recuperó su libertad en 229. Después de la muerte de Demetrio  II, el 

gobernador  macedonio  Diógenes,  que  puede  haber  sido  un  ciudadano  ateniense 

encargado de sus conciudadanos, entregó El Pireo, Salamina y Ramnunte a la ciudad. 

Arato después afirmó haber desempeñado un gran papel en esto (Plut. Arat. 34; Paus. 

2. 18. 6), pero probablemente exageraba su parte.

108

 Los ateniense habían estado bajo 



dominio directo durante treinta y tres años; sin embargo, quizá una razón de mayor 

celebración era la liberación de El Pireo después de no menos de sesenta y seis años 

de ocupación. 

Para preservar su libertad, los atenienses adoptaron una neutralidad oficial; en 

realidad se pusieron del lado de su aliado de la década de 260, el Egipto ptolemaico, 

esperando presumiblemente que esto disuadiría la agresión macedónica.

109

 

Los  atenienses  se  vieron  libres  del  temor  que  les  infundían  los 



macedonios y dieron la impresión de disfrutar con firmeza de su libertad. 

Habían  nombrado  magistrados  supremos  a  Euríclidas  y  a  Mición,  y  no 

intervinieron  para  nada  en  las  cuestiones  de  los  demás  griegos.  Fieles 

siempre a las directrices de sus jefes, o más bien a sus caprichos, adularon 

a todos los reyes y, más que a todos, a Ptolomeo. Pasaron por decretos y 

proclamas de todo género e hicieron caso omiso de lo razonable, debido 

todo a la simpleza de sus gobernantes. 

(Polibio, 5. 106. 6-8) 

La  vehemencia  de  Polibio  puede  deberse  a  que  creía  que  los  atenienses  no 

deberían  haber  permanecido  neutrales,  sino  que  deberían  haberse  unido  a  la  liga 

aquea, y así Arato no habría tenido que realizar un giro de 180 grados y llamar a los 

macedonios en su  ayuda. El  interés  propio era, sin  embargo, el  principal  motivo  de 

los atenienses, sin duda acertadamente; además, ellos no sentían simpatía por Arato 

después de su invasión del Ática.

110

 

La neutralidad fue suavizada por la diplomacia. En 226, como lo muestra un 



decreto  (ISE  28),

111


  los  atenienses  encargaron  al  filósofo  aristotélico  Pritaneo  de 

Corinto  negociar  con  Antígono,  quizá  para  conseguir  el  reconocimiento  de  su 

libertad; no hay constancia de que su petición tuviera éxito. En un corto tiempo, en 

respuesta  a  la  demanda  de  ayuda  de  los  aqueos,  Dosón  resucitó  la  liga  helénica  de 

Filipo  II  y  Demetrio  I,  que  ahora  comprendía  a  la  mayoría  de  los  estados  griegos 

centrales  (Staatsv.  iii,  p.  507;  cf.  Polib.  4.  25-26,  Austin  58).  Presumiblemente  en 

reacción,  poco  después,  los  atenienses  votaron  honores  tales  para  Ptolomeo  II  que 

sólo  tenían  parangón  con  los  votados  para  los  Antigónidas  en  307.  Entre  otros 

honores,  el  culto  de  Ptolomeo  fue  agregado  al  panteón,  se  creó  una  nueva  tribu  de 



 

165 


Ptolemaidas,  formada  por  una  dême  de  cada  una  de  las  demás,  y  una  nueva  de 

Berenícidas (llamada así por la reina) y se aumentó la boulé a 650 miembros.

112

 

Aproximadamente  por  la  misma  época,  los  atenienses  fortificaron  las 



murallas  de  su  ciudad  y  las  de  sus  demes  rurales.

113


  Su  política  de  neutralidad, 

vinculada  con  los  políticos  Euríclidas  y  Mición,  les  ahorró  compromisos  en  las 

guerras macedonias  y romanas de 222-205 (véase el capítulo 10), e incluso la toma 

romana  de  Egina  en  210  y  su  entrega  a  los  etolios  (que  la  vendieron  a  Átalo  de 

Pérgamo)  no  les  llevó  a  tomar  partido,  sino  antes  bien  a  unirse  a  los  intentos 

fracasados  de  mediación  bajo  la  égida  de  Ptolomeo  IV  en  209  (Livio,  27.  30.  4-6). 

Aunque el nombre de la ciudad aparece en el texto de la paz de Fenice, esto puede 

haber  sido  una  falsificación.  No  obstante,  en  poco  tiempo  la  neutralidad  se  haría 

imposible. 

En 201, una escaramuza diplomática con los acarnanios aliados de Filipo V, 

quizá  provocado  precipitadamente  por  los  atenienses,  desató  feroces  incursiones  en 

el Ática de aquellos acarnanios con ayuda macedonia. Livio ve sus efectos en graves 

términos:  «el  ejército  ...  comenzó  a  pasar  a  hierro  y  fuego  el  Ática,  regresando 

después  a  Acarnania  con  toda  clase  de  botín»  (31.  14.  7-10).  En  efecto,  la  opinión 

antimacedonia  se  impuso  entre  los  atenienses.  Declararon  la  guerra  a  Filipo  y 

abolieron  dos  tribus  antigónidas  (como  habían  hecho  en  aquellas  ocasiones  en  que 

habían  asegurado  su  libertad  de  Macedonia).  Las  referencias  a  los  Antigónidas 

fueron  borradas  de  los  documentos  oficiales,  se  agregaron  maldiciones  a  las 

oraciones públicas y se prohibió la entrada al Ática a los macedonios (Livio, 31. 44. 

2-9). Como Átalo I de Pérgamo estaba en Atenas en ese momento para buscar auxilio 

militar  contra  Filipo,  y  como  su  llamado  tuvo  éxito,  los  atenienses  aprovecharon  la 

oportunidad para crear una tribu de Atálidas y un demes de Apolónidas (en honor a la 

reina  Apolonis),  y  agregar  el  culto  del  rey  al  panteón  epónimo.  La  moneda  de  los 

honores cultuales se estaba devaluando un poco, pero los ánimos estaban caldeados y 

los atenienses no podían esperar misericordia de Filipo.

114


 

Los  atenienses  enviaron  un  emisario  a  Roma  en  busca  de  ayuda.  Más  tarde 

esto sería utilizado por los romanos para justificar su entrada en Grecia, pero no era 

el motivo principal ni la causa de su guerra contra Filipo. Para los atenienses era un 

paso sensato, pues en 200 un ejército romano brindaba la única protección confiable 

frente  a los  ejércitos  macedonios que incluso  penetraron hasta la Academia, apenas 

extramuros  de  la  ciudad  (Polib.  16.  27.  1;  Livio,  31.  16.  2).  Poco  después,  Filipo 

mismo penetró en la ciudad a la cabeza de su ejército; una vez más fueron los aliados 

de Atenas, esta vez las tropas pergamenses así como romanas, las que los sacaron del 

aprieto (Livio, 31. 24. 4-25. 2). Sin embargo, subsiguientemente, la guerra se trasladó 

a  otros  teatros,  y  los  atenienses  volvieron  a  un  estatus  menor  entre  los  adeptos  de 

Roma.  El  duro  acuerdo  impuesto  a  Filipo  en  196  y  la  declaración  de  Flaminino  de 

que  los  griegos  debían  ser  libres,  marcó  el  fin  de  la  amenaza  macedonia  para  la 

Grecia meridional. 

Durante  todo  el  siglo  II  los  atenienses  permanecieron  leales  partidarios  de 

Roma,  convirtiéndose  probablemente  en  aliados  formales  entre  191  y  188.  Durante 

cien  años  no  predominó  una  posición  contraria.  Fue  un  notable  siglo  de  paz  para 

Atenas,


115

 lo cual puede querer decir realmente que aquellos que apoyaban a Roma 

eran la sólida mayoría, quizá con más seguridad que cualquier otra polis. 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   72   73   74   75   76   77   78   79   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə