El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə83/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   79   80   81   82   83   84   85   86   ...   208

 

179 


receptor presente antes que oponiéndose a los honores divinos por principio. No hay 

signo de oposición basada en la presuposición de que el culto del soberano fuera en 

sí mismo indignante y sacrilego.

13

 



Alejandro  parece  haber  creído  ser  un  descendiente  del  héroe  semidivino 

Aquiles,  y  posteriormente  haberse  considerado  hijo  de  Zeus.  Con  todo,  no  fue  sino 

hasta  avanzado  el  reinado  de  Ptolomeo  I,  quizá  en  la  década  de  290,  cuando 

Alejandro fue adorado como un dios.

14

 En este momento ningún rey vivo era tenido 



por un dios, aunque los reyes recibían honores divinos: la liga de los insulares había 

sido  la primera (quizá hacia 305/304) en decretar para Ptolomeo  I  «honores  igual  a 

los  de  los  dioses»  (o  así  era  afirmado  alrededor  de  280:  Austin  218,  Burstein  92, 

Syll3 390). 

La  divinización  de  los  Ptolomeos  comenzó  cuando  Ptolomeo  II  Filadelfo, 

después  de  haberse  convertido  en  el  único  rey,  proclamó  dios  a  su  difunto  padre, 

Ptolomeo I Soter. Con la muerte de la tercera y última esposa de Soter, Berenice, en 

279,  Filadelfo  fundó  un  culto  conjunto  para  ambos  como  dioses  salvadores  e 

inauguró  el  festival  de la Ptolomea en su honor, cuya importancia puede apreciarse 

en  un  decreto  de  los  samios  para  el  rico  conciudadano  Bulágoras  en  la  década  de 

240: 


y (puesto que) durante el presente año se había enviado una delegación de 

emisarios sagrados a Alejandría, él [Bulágoras] —sabiendo que el pueblo 

da la mayor importancia a los honores rendidos al rey Ptolomeo (III) y a 

su  hermana  reina  Berenice,  ya  que  los  fondos  para  sus  coronas  y  los 

sacrificios que los sagrados emisarios debían realizar en Alejandría eran 

limitados, y no había dinero para pagar los gastos de viaje del jefe de la 

embajada sagrada y los sagrados emisarios que debían traer las coronas y 

realizar  los  sacrificios,  y  no  había  ninguna  fuente  inmediata  de  dinero 

disponible, y deseando que ninguno de los honores antes decretados para 

el rey, la reina, sus parientes y ancestros fueran omitidos— prometió que 

adelantaría el dinero para ese fin de sus propios recursos, el cual sumaba 

poco menos de seis mil dracmas... 

(Austin 113, BD 64, SEG i. 366) 

Posteriormente, Filadelfo se asoció junto con su hermana Arsinoe al culto de 

Alejandro como Theoi Adelphoi, «dioses hermanos» (P. Hib. 199).

15

 Fue la primera 



vez  que  un  monarca  vivo  era  hecho  dios.  Arsinoe  fue  convertida  en  «diosa 

cotemplaria»  (symnaos  theos)  en  todos  los  templos  de  las  deidades  egipcias,  y  se 

destinaron  ciertas  rentas  reales  a  financiar  el  culto.

16

  Pese  a  que  la  iniciativa  real 



estaba detrás de estos cultos, había un precedente egipcio de culto del soberano; de 

modo que el culto real de los Ptolomeos, tal como era practicado y está documentado 

en los templos egipcios autóctonos, se desarrolló con cierta autonomía, adaptando la 

práctica faraónica anterior a las nuevas exigencias.

17

 

En  Atenas,  Antigono  I  y  Demetrio  I  fueron  honrados  como  salvadores 



después de capturar (o «liberar») la ciudad en 307. «Salvador» era un título lleno de 

resonancias cultuales y era apropiado para Zeus, y entonces o poco después de esto 

adoptaron  o  aceptaron  el  título  de  reyes  (Plutarco,  Demetrio,  10;  Austin  34).  Se 

realizaron más honores divinos en 291 o 290 cuando Demetrio entró en la ciudad en 

el momento de la celebración de los misterios eleusinos. Fue recibido por coros que 



 

180 


cantaban en su honor (Demócrates, FGH 75 frag. 2 = Ateneo, 6. 253b-c) y uno de los 

himnos es citado por Ateneo, citando al historiador contemporáneo Duris de Samos: 

¡Cómo los más grandes de los dioses y los más queridos 

han llegado a la ciudad! 

Pues en este momento a Deméter y a Demetrio 

la ocasión propicia ha traído al tiempo. 

Ella por su parte ha venido para celebrar 

los solemnes misterios de Coré, 

mientras que él lleno de alegría, como conviene a un dios, 

hermoso y sonriente está aquí. 

Su apariencia es venerable, todos sus amigos a su alrededor 

y él mismo en medio

semejantes los amigos a los astros, 

aquél al sol. 

¡Oh hijo del dios más poderoso Poseidón 

y de Afrodita, salud! 

Pues los demás dioses 

o están lejos o no tienen oídos 

o no existen o no nos prestan atención; 

en cambio a ti te vemos aquí presente, 

no estás hecho de madera ni de piedra, 

sino que eres verdadero. 

Por ello te suplicamos a ti: 

en primer lugar consigue la paz, tú el más querido; 

pues tú tienes la potestad. 

Y después la Esfinge que domina no sólo sobre Tebas 

sino sobre toda Grecia

Etolia la que se sienta sobre una roca 

como la antigua

que se lleva nuestros cuerpos tras arrebatarlos 

y que yo no puedo combatir, 

pues es propio de los etolios el arrebatar lo de los vecinos 

y ahora incluso también lo que está más lejos; 

sobre todo castígala tú mismo, 

y si no, encuentra un Edipo que la precipite 

desde lo alto o que la convierta en ceniza. 

(Duris FGH 76 frag. 13= Ateneo, 6. 253d-f, Austin 35, Burstein 7) 

Algunos  historiadores  han  afirmado  con  toda  seguridad  que  el  himno  revela 

una difundida incredulidad en la existencia de los dioses. Se toma la sustitución  de 

un  nuevo  dios,  que  es  patentemente  un  simple  mortal,  como  evidencia  de  la 

decadencia religiosa, la irracionalidad, la manipulación cínica de la religión con fines 

políticos  o  —de  modo  algo  paradójico—  una  combinación  de  todo  lo  anterior. 

Deberíamos recordar que el himno ha quedado sólo porque un autor tardío lo cita a 

partir de una obra perdida de Duris, un autor antimacedonio. No hay garantía de que 

haya sido ejecutado de la manera como dice Ateneo. Incluso si así fuera, y si Duris 

quería  que  lo  tomemos  como  una  prueba  de  escepticismo  (lo  cual  es  dudoso), 

¿podemos estar seguros de que el poeta era un escéptico frente a los antiguos dioses 

o que estaba incurriendo en la adulación? Aun si éste hubiera sido un escéptico, ¿lo 

serían  los  miembros  de  su  audiencia?  Si  hubieran  sido  escépticos  ¿serían 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   79   80   81   82   83   84   85   86   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə