El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə9/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   208

 

26 


siglos  de  interacción  con  culturas  no  griegas,  continuó  evolucionando  en  nuevas 

formas  durante  muchos  siglos  todavía.  Con  razón  escogió  A.  H.  M.  Jones  los  mil 

años que se inician con Alejandro como el marco cronológico para su estudio de la 

ciudad  griega  tardía,  que  persistió  por  bastante  tiempo  una  vez  iniciada  la  era 

cristiana y después de la división del imperio romano en oriental y occidental.

9

 



Dadas  estas  dificultades  o  fluctuaciones  de  definición  (y  particularmente  en 

vista de que es posible plantear definiciones más breves del período, tales como 301-

146  a.C.),  debemos  inquirir  si  hay  algo  inherentemente  distintivo  en  el  período 

posterior  a  Alejandro.  Como  existe  una  plétora  de  acontecimientos  políticos  y 

militares que podrían ser escogidos como hitos, sería mejor enmarcar dicha respuesta 

en  términos  de  la  sociedad,  la  economía  y  la  cultura.  A  menos  de  que  evitemos 

distorsionar los datos en búsqueda de fronteras cronológicas fijas o transformaciones 

de la noche a la mañana, la pregunta puede ser considerada como una investigación 

en los efectos de la conquista macedónica de Grecia y el Oriente Próximo. Además, 

como  los  capítulos  subsiguientes  mostrarán,  el  período  que  se  inicia  con  Alejandro 

contempló  una  aceleración  de  todo  tipo  de  contactos  entre  las  diferentes 

colectividades  del  Mediterráneo  y  de  su  entorno,  en  actividades  como  el  comercio, 

los viajes, la diplomacia y el intercambio de ideas. 

Una serie de asuntos importantes han atraído la atención de los historiadores 

en los últimos años. ¿Cómo evolucionó la ciudad-estado clásica? ¿Cómo les fue a las 

personas comunes y corrientes en lo económico y en relación a los derechos políticos 

en  un  mundo  de  potencias  militares  monárquicas?  ¿Cómo  se  desarrolló  la  propia 

Macedonia  después  de  la  desintegración  del  imperio  de  Alejandro,  y  qué  impacto 

tuvo  el  gobierno  de  los  monarcas  de  ancestro  macedonio  en  Egipto  y  Asia 

occidental?  ¿Cómo  pudieron  sobrevivir  las  formas  tradicionales  de  religión  en 

Grecia, y qué cambios tuvieron lugar en el estilo de las prácticas religiosas y en los 

sistemas  éticos?  Fuera  de  Grecia  ¿de  qué  modo  la  cultura  y  la  organización  social 

griegas interactuaron con otras sociedades? ¿Cómo abordaron las personas, tanto en 

Grecia  como  fuera  de  ella,  las  cuestiones  relativas  al  género,  la  etnicidad  en  las 

nuevas  circunstancias  sociales  y  políticas?  ¿Qué  actividades  intelectuales  se 

desarrollaron?, y ¿en qué medida interactuaron con la vida social  y contribuyeron a 

ella en un sentido amplio? 

La  información,  desde  muchos  ángulos,  nos  presenta  un  período  de  cambio 

rápido. Pese a las anteriores preocupaciones de algunos estudiosos, está creciendo el 

consenso  de  que  la  polis  (ciudad-estado)  griega  continuó  existiendo  y,  en  algunos 

aspectos,  floreció  y prosperó. Parece evidente que hubo más ciudades  democráticas 

que  antes,  pero  su  libertad  de  acción  se  vio  limitada.  Muchas  ciudades  (poleis

tuvieron que resignarse a una nueva situación de subordinación a un rey; pero esta no 

era  una  experiencia  totalmente  nueva,  pues  muchas  habían  tenido  que  lidiar  con  el 

dominio  de  Atenas  o  Persia.  Sin  embargo,  hay  tendencias  más  preocupantes:  en  la 

Grecia  propiamente  dicha  al  menos,  la  arqueología  sobre  el  terreno  indica  un 

movimiento,  aunque  no  completo,  de  abandono  de  las  pequeñas  explotaciones 

agrarias en favor del empleo urbano, quizá respaldado por la agricultura de grandes 

propiedades en el medio rural, realizado por aristócratas terratenientes cada vez más 

ricos (aunque las pruebas no son concluyentes [pp. 57-58]). 

Se  aprecian  también  signos  de  transformaciones  sociales,  si  bien  graduales. 

Las mujeres parecen desempeñar un papel más destacado en la vida pública, aunque 

dentro  de  un  sistema  de  valores  de  predominio  masculino.  Sin  duda,  la  literatura  y 



 

27 


los documentos oficiales muestran signos de una visión más compleja de las mujeres 

como personas.

10

 Hubo nuevas alternativas religiosas, especialmente en el ámbito del 



culto  al  soberano  y  de  los  nuevos  cultos  no  griegos  introducidos  recientemente  en 

territorios  griegos,  con  una  mayor  visibilidad  de  los  cultos  medicinales  y  aquellos 

relacionados al destino o a la salvación individual. En la filosofía, hubo un énfasis en 

la ética y en el papel de la persona en una colectividad. La literatura, que nunca había 

dejado de evolucionar (el supuesto pináculo de obras maestras en los siglos  IV  y V 

apenas  representa  una  instantánea),  se  desarrolló  en  nuevas  direcciones.  La  poesía 

tiene un perfil muy característico de esta época, al subrayar la vida individual y los 

estados emocionales y psicológicos, antes que, como en la Atenas clásica, centrarse 

en el deber del ciudadano con la ciudad.  Finalmente, hubo en todo sentido grandes 

avances de la comprensión científica, aunque no, como hoy en día, desde un punto de 

vista  utilitario  o  industrial.  La  ciencia  era  una  actividad  cultural,  casi  filosófica  y 

religiosa, e incluso un pasatiempo para la élite ociosa. 

Todo período histórico puede ser visto hasta cierto punto como un espejo del 

nuestro, ya que es el relato de cómo las personas, que en la mayoría de aspectos eran 

como  nosotros,  lidiaron  con  los  problemas  que  les  salían  al  paso.  El  período 

helenístico, no es una excepción,  y muchos escritores han considerado que contiene 

claves para las cuestiones de nuestra época. W. W. Tarn, que escribió principalmente 

durante  el  período  de  entreguerras,  en  el  momento  de  apogeo  de  la  Liga  de  las 

Naciones,  se  centró  en  el  enfrentamiento  racial  y  cultural  que  Alejandro  y  sus 

sucesores  abordaron,  y  en  la  naturaleza  del  régimen  colonial  en  Asia  occidental.

11

 

Mijail  Rostovtzeff,  que  dejó  Rusia  para  evitar  la  revolución,  nos  ofreció  un  mundo 



helenístico  cuya  característica  más  importante  era  el  surgimiento  de  una  burguesía 

capitalista (los sucesores de Alejandro eran incluso «hombres que se habían hecho a 

sí  mismos»).

12

  Arnaldo  Momigliano,  un  judío  italiano  que  escribió  antes  y  después 



de la segunda guerra mundial, se centró en la historia intelectual como un proyecto 

autónomo, y también en los problemas del mutuo entendimiento entre las razas.

13

 

Más  recientemente,  en  el  Nueva  York  de  los  años  cincuenta,  Moses  Hadas 



pintó  un  cuadro  optimista  de  la  síntesis  de  las  culturas.

14

  F.  W.  Wallbank,  un 



historiador  que  asume  un  enfoque  materialista,  escribe  en  términos  del  poder 

político-militar  y  de  las  relaciones  de  clase.

15

  Claire  Préaux,  una  papiróloga  cuya 



obra está marcada por un enfoque histórico social, examina el sistema económico de 

Egipto  y,  en  su  trabajo  posterior,  la  interacción  entre  reyes  y  ciudades  y  entre 

culturas  diferentes,  asumiendo  una  visión  pesimista  en  general  de  esta  última.

16

 



Otros, tales como el cuáquero John Ferguson y el perpetuo iconoclasta Peter Green, 

que escriben en la época del liberalismo de finales del siglo XX, han tendido a ver el 

período  helenístico  en  términos  del  individualismo  (sea  normal  o  déraciné),  de  la 

ruptura  de  las  convenciones  y  de  los  experimentos  de  nuevas  formas  de  vida  y 

pensamiento,  comparables  a  los  de  los  últimos  treinta  años  en  el  Occidente 

capitalista.  Green,  en  particular,  ve  reflejadas  en  todas  las  instituciones  y  procesos 

políticos una desilusión posmoderna.

17

 



Aunque  algunos  de  estos  enfoques  tienen  un  mejor  fundamento  en  los 

testimonios  que  otros,  se  puede  mostrar  que  muchos  son  históricamente  relativos, 

mientras  que  otros  son  excesivamente  rigurosos,  selectivos  o  exagerados.  Los 

estudiosos más modernos ceden menos a la tentación de plantear esquemas históricos 

globales.

18

 



Es 

importante 

comprender 

el 


período 

utilizando 

términos 

metodológicamente  neutrales  tanto  como  sea  posible  (la  riqueza,  los  grupos,  el 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə