El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə90/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   86   87   88   89   90   91   92   93   ...   208

 

193 


produjeron  obras  menos  innovadoras  en  el  período  helenístico,  y  fueron 

ensombrecidas por las nuevas modas del estoicismo y el epicureismo. Estas eran dos 

de las llamadas «escuelas» en que los escritores modernos así como les antiguos han 

clasificado usualmente a los filósofos del período. Otras escuelas eran los cínicos, los 

escépticos  y  los  utópicos.  Sin  embargo,  se  diferenciaban  en  el  grado  en  que  eran 

asociaciones estrictamente definidas con estructuras  y adhesiones formales. Muchos 

de  los  miembros  de  una  escuela  particular  eran  instruidos  por  un  filósofo  y 

permanecían  en  su  círculo,  uno  de  ellos  heredaría  la  dirección  del  grupo;  pero  en 

algunos casos las etiquetas aceptadas pueden oscurecer no sólo las diferencias entre 

los  miembros  de  una  misma  escuela,  sino  también  las  yuxtaposiciones  entre  las 

enseñanzas de las diversas escuelas. 

Nuestro  conocimiento  detallado  de  la  obra  de  los  filósofos  posteriores  a 

Aristóteles y Teofrasto, y de sus escritos, es intermitente. Algunos pasajes continuos 

de Epicuro se preservan  en papiros carbonizados  de Herculano en  Italia, enterrados 

en 79 d.C. por la erupción del Vesuvio; los libros casi con toda seguridad provienen 

de  la  biblioteca  de  Filodemo,  un  maestro  epicúreo  que  pasó  tiempo  en  Herculano. 

Quedan  algunas  cartas  y  aforismos  (dichos  cortos,  sucintos)  de  Epicuro.  De  otros 

filósofos sólo tenemos citas breves, o listas de títulos de sus libros,

68

 por lo demás, la 



mayor  parte  de  lo  que  conocemos  proviene  de  Diógenes  Laercio.  Por  suerte,  quizá 

significativamente,  dedicó  más  espacio  a  los  fundadores  del  estoicismo  y  el 

epicureismo que a cualquier otro filósofo, a excepción de Platón. 

La academia, el Liceo (Peripatético) y el escepticismo 

A comienzos del siglo IV, Platón fundó la Academia en Atenas. Su nombre, 



Akademeia  (o  Hekademeia)  no  tenía  connotaciones  de  escolástica  en  la  torre  de 

marfil, como ocurre con nuestra palabra «académico», sino que se refería al santuario 

del  héroe  ático  Academo  (o  Hekademos)  en  las  afueras  de  los  muros  de  la  ciudad, 

donde  el  círculo  de  Platón  solía  reunirse.  En  sus  primeros  diálogos  desarrolla  las 

ideas de su mentor Sócrates, quien no dejó obra escrita y fue ejecutado por impiedad 

por  los  antenienses  en  399.  Platón  sustenta  la  existencia  de  verdades  y  valores 

eternos, e imagina una sociedad ideal gobernada por reyes filósofos. Su «idealismo» 

fue  moderado  por  sus  sucesores,  y  bajo  Polemón  (director  de  la  Academia  desde 

314)  el  acento  se  puso  en  la  ética  (cuestiones  prácticas  en  torno  a  la  conducta 

correcta). Platón no había descuidado este  campo, pero su  filosofía resultaba difícil 

de poner en práctica, y el énfasis principal acabó poniéndose en interpretar su obra a 

la luz de la filosofía ética. El platonismo tuvo una larga vida, que culminó en la obra 

neoplatónica de Plotino, un griego del siglo III d.C.

69

 



Aristóteles  (384-322  a.C),  del  pueblo  griego  de  Estágira  en  Macedonia, 

estudió  en  la  Academia  pero  la  abandonó.  Volvió  a  Atenas  en  la  década  de  330  y 

enseñó en el Liceo (Lykeion, el  área circundante del santuario de Apolo Lykeios) o 

Peripatético  (El  Paseo,  después  un  lugar  de  reunión  en  la  misma  área);  este  último 

dio nombre a la escuela peripatética de filosofía.

70

 Sus preocupaciones, como las de 



otros  continuadores  de  Platón,  eran  más  pragmáticas  que  las  de  éste,  como  lo 

demuestran  sus  obras  sobre  ética  (tales  como  Eudemo  y  Ética  nicomaquea).  Antes 

que intentar llegar a las verdades universales y sacar reglas de conducta generales a 



 

194 


partir  de  ellas,  tomó  como  punto  de  partida  lo  que  las  personas  realmente  hacían  y 

por  qué.  Su  actitud  se  refleja  en  sus  numerosas  obras  sobre  las  ciencias  naturales; 

fue, por ejemplo, el pionero de la clasificación biológica, un campo en que su trabajo 

resultó inmensamente importante —quizá excesivamente— hasta después de la Edad 

Media. 

Bajo Teofrasto (c. 371 -c. 287), ciudadano de Eresos en Lesbos y sucesor de 



Aristóteles,  el  Liceo  se  convirtió  en  un  instituto  filosófico  regular.  Además  de  la 

filosofía  natural,  Teofrasto  se  ocupó  de  la  retórica  y  el  estilo  literario,  la  poesía,  la 

comedia  y  (en  los  Caracteres)  sobre  la  naturaleza  humana;  era  también  conocido, 

principalmente entre sus contemporáneos, como historiador de la filosofía.

71

 Uno de 


sus  asociados  fue  el  dictador  ateniense  Demetrio  de  Falero  (Dióg.  Laer.  5.  75-85), 

que intervino en ayudar a Ptolomeo I a organizar su biblioteca y el Museo (capítulo 

7) y es notable por haber formado la primera colección de las Fábulas de Esopo.

72

 El 



sucesor de Teofrasto como jefe del Liceo, Estratón, fue un prolífico investigador de 

los fenómenos naturales, pero no queda ninguna obra suya. La información sobre el 

trabajo de Estratón y sus sucesores en el Liceo es escasa; sin embargo, en el siglo I 

a.C, sabemos que el redescubrimiento de los manuscritos de Aristóteles promovió un 

interés renovado en su obra. 

Principales miembros de las «escuelas» filosóficas. 

La Academia 

c. 369 I Platón (de Atenas) (427-347) (Dióg. Laer. 3) 

347 II Speusipo de Atenas (c. 497-339) 

339 III Jenócrates de Calcedonia (c. 396-314), se iría con Aristóteles en 

347 

314 IV Polemón de Atenas (Dióg. Laer. 4.16-20) 



270 V Crates de Atenas (Dióg. Laer. 4. 21-23) 

VI Argesilao de Pitane (m. 242/241) (Dióg. Laer. 4.28-45) 

Carneades de Cirene (c. 129/128) (Dióg. Laer. 4. 62-66) 

Plotino («neoplatónico», c. 205-270 d.C), ensayos publicados por 

Porfirio c. 301-305 d.C. 

El Peripatético o Liceo 

I Aristóteles de Estagira (384-322) (Dióg. Laer. 5.1-35) 

Aristógeno  de  Taras  (c.  370-después  de  322),  estudió  la  armonía  y  el 

ritmo 

322 II Teofrasto, establecimiento formal de su escuela (372/370-288/286) 



(Dióg. Laer. 5.36-57) 

288/6 III Estratón de Lampsaco (c. 328-270/267) (Dióg. Laer. 5.58-64) 

El Jardín de Epicuro 

307/6  I  Epicuro  (Epicuro  de  Atenas,  nacido  en  Samos)  (341-  271) 

(Dióg. Laer., libro 10) 

Filodemo de Gadara (c. 110-40/35), quedan algunos fragmentos y 

epigramas 

Diógenes  de  Oinoanda  (n.  c.  150/160  d.C),  autor  de  una  larga 

inscripción que sintetiza las ideas epicúreas 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   86   87   88   89   90   91   92   93   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə