El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə91/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   87   88   89   90   91   92   93   94   ...   208

 

195 


La Stoa 

c. 301 I Zeno (Zenón) de Citio (c. 333-c. 261) (Dióg. Laer. 7.1-160) 

c.261 II Oleantes de Aso (c. 332-232) (Dióg. Laer. 7.168-176) 

232 III Crisipo de Soli (c. 280-C.206) (Dióg. Laer. 7.179-202) 

Esfera de Borístenes (fl. década de 220) (Dióg. Laer. 7.177-178) 

c. 206 IV Zenón de Tarsos 

V Diógenes de Babilonia (c. 240-c. 152) 

Blosio de Cumas (fl. década de 130) 

c. 152 VI Antípatro de Tarso (m. 129) 

129 VII Panecio de Rodas (c. 185-109) 

Posidonio de Apamea (c. 135-C.55) 

Epícteto (c. 50-120 d.C), obras publicadas por Arriano 

Marco Aurelio (121-180 d.C; emperador 161-180) 

Los escépticos 

(nota  bene:  La  Academia  también  adoptó  el  escepticismo  bajo 

Arquesilao) 

Pirrón de Elis (n. c. 365) (Dióg. Laer. 9.61-108) 

Timón de Fleio (c. 320-230) (Dióg. Laer. 9.109-116) 

Sexto Empírico (finales del siglo II d.C.) 

Los cínicos 

(no es una escuela formal) 

Diógenes  de  Sinope  (contemporáneo  de  Aristóteles)  (Dióg.  Laer.  6.20-

81) 

Crates de Tebas (c. 365-285), influencia a Zenón (Dióg. Laer. 6. 85-93) 



Bión de Borístenes (c. 335-c. 246) (Dióg. Laer. 4. 46- 57) 

Cercidas de Megalópolis, poeta (siglo III) 

Teles (probablemente finales del siglo III) 

Menipo de Gadara (siglo III) (Dióg. Laer. 6. 99-101) 

El  escepticismo  comenzó  a  desarrollarse  con  Pirrón  de  Elis  (n.  c.  365)  y 

Timón  de  Flainte  (c.  320-230);  se  remontaba  al  filósofo  del  siglo  VI,  Jenófanes  de 

Colofón que manifestó su deseo de cuestionar la autoridad convencional de Homero 

y Hesíodo. Bajo Arcesilao de Pitane (m. 241) la Academia se acercó a esa postura; 

como  filosofía  del  conocimiento  el  escepticismo  afirmaba  que  la  certidumbre  era 

imposible y que el juicio debía ser suspendido. Sin embargo, un escritor cristiano del 

siglo III nos dice que 

según  Timón,  Pirrón  declaró  que  las  cosas  son  todas  por  igual 

indiferentes,  inciertas  e  indeterminables.  Por  esta  razón  ni  nuestras 

percepciones ni nuestros juicios no son ni verdaderos ni falsos. Por tanto 

no  deberíamos  confiar  en  ellos,sino  mantenernos  inconmovibles,  sin 

inclinarnos en ningún sentido, antes bien ser firmes, diciendo, respecto a 

cada cosa en particular, que no es más verdad que sea que que no sea, o 

que  tanto  es  como  no  es,  o  que  ni  es  ni  deja  de  ser.  Para  aquellos  que 

adoptan  esta  actitud  la  consecuencia  será,  primero,  la  reticencia  a  hacer 

afirmaciones, y, en segundo lugar, la libertad de las perturbaciones. 

(Eusebio, Praeparatio evangélica, 14. 18. 758 c-d) 



 

196 


Si Eusebio reflejó exactamente las opiniones de Pirrón, parece que éste no era 

un  nihilista  que  negaba  la  realidad  del  mundo  que  percibimos,  sino  que  buscaba  lo 

mismo  que  los  epicúreos:  la  felicidad  a  través  de  la  ausencia  de  perturbación.  El 

lector no está obligado a dudar de la evidencia de los sentidos, sino más bien a evitar 

engañarse  pensando  que  ésta  sea  evidencia  de  la  realidad  fundamental,  la  cual  es 

incognoscible.  Esto  equivale  a  un  ataque  contra  los  intentos  de  los  filósofos  como 

Platón  y  Aristóteles  de  comprender  la  naturaleza  fundamental  del  cosmos.  Como 

dice Diógenes Laercio: 

Admitimos  que  vemos,  y  reconocemos  el  hecho  de  pensar  en 

algo;  pero  cómo  vemos  o  cómo  pensamos,  lo  ignoramos.  Decimos 

descriptivamente  que  algo  parece  blanco,  mas  sin  estar  seguros  por 

completo de que realmente lo sea. 

(Dióg. Laer. 9. 103 = «Pirrón», 26) 

Un filósofo actual podría comentar que es difícil saber en qué podría consistir 

ser  blanco,  más  allá  de  ser  percibido  como  blanco;  pero  establecer  si  el  enfoque 

escéptico  es  lógicamente  sostenible  es  menos  importante  para  nuestros  fines  que 

ubicarlo en la cultura de su época. El escepticismo era una posición filosófica, pero 

implicaba  determinadas  actitudes  por  parte  del  ciudadano  si  debía  ser  considerada 

como una justificación para desentenderse de la vida pública. 

Arcesilao no escribió nada, quizá para evitar la acusación de haber llegado a 

unas  conclusiones  definitivas  sobre  el  mundo.  Carneades,  de  la  Academia  del  siglo 

II, siguió su ejemplo, pero muchas de sus ideas fueron preservadas por el político y 

orador  romano  Cicerón  (en  sus  tratados  De  la  naturaleza  de  los  dioses  y  De  la 

adivinación),  a  quien  fueron  transmitidas  por  su  conocido  Antíoco  de  Ascalón, 

miembro  de  la  Academia;  también  fueron  examinadas  por  Sexto  Empírico  (Contra 



los profesores), un doctor filósofo escéptico de finales del siglo II d.C. Con respecto 

a  muchos  filósofos  helenísticos  nos  apoyamos  en  fuentes  muy  posteriores  para 

obtener  un  conocimiento  detallado  de  las  concepciones  escépticas.  Carneades 

modificó su anterior escepticismo y rebatió tanto el estoicismo como el epicureismo 

introduciendo  el  concepto  de  probabilidad:  observó  que  aunque  las  impresiones  de 

los sentidos no pueden garantizar su propia validez, en la práctica aplicamos ciertos 

criterios a las observaciones reales a través de los cuales evaluamos cuan confiables 

son. 


Por ejemplo, considerando que en el lugar del juicio [esto es, en 

un tribunal] están presentes el sujeto que juzga y la cosa que se juzga y el 

medio a través del cual se realiza un juicio, y la distancia y el intervalo, y 

el lugar, el tiempo, el humor, la disposición y la actividad, de modo que 

distinguimos  la  naturaleza  de  cada  uno  de  estos  factores:  el  sujeto  que 

juzga, a menos que su vista sea borrosa (porque una vista de este tipo es 

incompetente  para  hacer  un  juicio);  la  cosa  a  ser  juzgada,  a  menos  que 

sea demasiado pequeña; el medio a través del cual el juicio se realiza, a 

menos que el aire esté en una condición opaca; la distancia, a menos que 

sea  demasiado  grande;  el  intervalo,  a  menos  que  esté  comprimido  [que 

sea demasiado corto]; el lugar, a menos que no se pueda medir; el tiempo, 

a  menos  que  sea  (demasiado)  rápido;  la  disposición,  a  menos  que  sea 

considerada insana; y la actividad, a menos que sea inaceptable. 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   87   88   89   90   91   92   93   94   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə