El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə10/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   208

 

28 


poder, etc.) y definir con precisión el uso de determinados términos de análisis tales 

como  imperialismo  o  economía.  Podemos  así  evitar  imponer  un  esquema  rígido  o 

radical  al  que  es  con  seguridad  el  período  más  complejo  de  la  historia  griega,  e 

intentar que aflore la diversidad de culturas, de formas sociales y de paisajes. 



LAS FUENTES LITERARIAS 

En  cuanto  nos  proponemos  entender  el  período,  nos  encontramos  con  el 

problema  de  cómo  enfocar  e  interpretar  los  datos,  que  tienen  un  carácter  bastante 

diferente de aquellas disponibles para el período clásico precedente.

19

 

Los «fragmentos» 



Al  leer  sobre  la  historia  helenística,  es  usual  encontrar  el  término,  rara  vez 

explicado, de «fragmento». A veces un fragmento es eso precisamente: un trozo roto 

de papiro o la página arrugada de un manuscrito medieval de pergamino o vitela. Sin 

embargo, las más de las veces se usa «fragmento» para referirse a una cita o resumen 

de un autor perdido en las obras de un autor conservado. La razón de por qué estas 

citas son tan importantes es que, para el período posterior a Alejandro, no existe una 

narrativa  contemporánea  ininterrumpida.  Algunas  obras  de  historia  desaparecieron 

porque  fueron  releídas  y  copiadas  con  menos  frecuencia  en  una  época  en  que  el 

público  lector  romano  prefería  resúmenes  y  compendios  (tales  como  el  epítome  de 

Justino  a  partir  de  Trogo,  véase  más  abajo).  Por  tanto,  era  muy  probable  que  las 

copias preservadas en las bibliotecas de obras más antiguas fueran únicas, de modo 

que cuando se destruía una biblioteca la obra de un autor podía perecer para siempre 

(sobre la destrucción de las bibliotecas en la Alejandría helenística tardía y romana, 

véase más adelante). Por ello dependemos de autores posteriores que citan (o parecen 

citar) obras perdidas, muchas veces escritas siglos antes de su época. 

Un  autor  que  ha  preservado  las  palabras  y  las  ideas  de  muchos  originales 

perdidos  es  Ateneo  de  Náucratis  o  de  Alejandría  (c.  200  d.C.),  cuyo  extensa  obra, 

Deipnosophistai  (El  banquete  de  los  eruditos),  contiene  una  serie  de  anécdotas  de 

autores anteriores, que comprende a muchos del período helenístico. En este extracto 

transmite  las  observaciones  sobre  las  curiosidades  naturales  de  un  historiador  del 

siglo II a.C: 

Polibio  de  Megalópolis,  en  el  libro  34  de  las  Historias,  cuando 

habla de la tierra de Lusitania en Iberia, dice que hay encinas en el fondo 

del mar, cuyas bellotas comen los atunes, engordándose. 

(Aten. 7. 302 e) 




 

29 


El  geógrafo  Estrabón,  del  siglo  i  a.C.,  (pp.  40-41)  conserva  un  trozo  que  es 

claramente otra parte del mismo pasaje: 

Produce tanto fruto que después de su sazón aparece cubierta de 

bellota  la  costa,  tanto  la  del  lado  de  acá  como  la  del  más  allá  de  las 

Columnas, que arrojan las mareas; pero la de la costa de más acá de las 

Columnas  es  siempre  más  pequeña  y  se  encuentra  en  mayor  cantidad. 

Polibio afirma que esta bellota llega hasta la costa latina, «a no ser, dice, 

que la produzcan también Sardón y las comarcas vecinas». 

(Estrabón, 3. 3. 6 [145])

 

La  segunda  frase  de  este  extracto  se  coloca  junto  a  la  cita  de  Ateneo  en  las 



reconstrucciones del libro 34 de Polibio. 

Otras  obras  que son  ricas fuentes de  fragmentos  son  los  trabajos  de carácter 

enciclopédico. Etnika de Stefano de Bizancio, compuesta en el siglo VI d.C., queda 

sólo  en  la  forma  de  un  defectuoso  compendio  que  guarda  información  sobre  los 

nombres  de  las  ciudades  griegas  principalmente.

20

  Los  Suidas  o  (Suda),  una 



enciclopedia histórica que data de aproximadamente de 1000 d.C. compilada a partir 

de  obras  de  referencia  más  antiguas,  contiene  muchos  fragmentos  valiosos  de 

escritores  perdidos,  mientras  que  otras  compilaciones  tardías  como  el  Onomastikon 

de Pólux (escrito en el siglo II d.C., pero conocido sólo a partir de un sumario mucho 

más tardío) contiene muchos restos útiles de conocimientos de la antigüedad. 

Los  textos  de  autores  cuyos  trabajos  quedan  sólo  en  fragmentos  fueron 

recopilados  por  Jacoby  en  su  obra  (inacabada)  Die  Fragmente  der  griechischen 

Historiker,  en  la  que  asignó  a  cada  autor  un  número  (generalmente  precedido  por 

FGH, FgrH o FgrHist). 



Los escritos sobre Alejandro 

Aunque  la  invasión  de  Asia  por  Alejandro  representa  sólo  una  parte  del 

preludio al período helenístico, las obras escritas sobre Alejandro durante la primera 

parte  de  él  fueron  significativas,  tanto  para  la  cultura  contemporánea  como  para  la 

escritura  de  historia.  La  importancia  de  Alejandro  para  las  personas  de  la  siguiente 

generación  es  confirmada  por  una  serie  de  trabajos  escritos  sobre  él,  que  son 

conocidos  sólo  indirectamente,  a  partir  del  uso  hecho  de  ellos  por  los  historiadores 

posteriores que han perdurado, principalmente Arriano y Curcio. 

La  tradición  más  confiable  fue  inaugurada  por  Ptolomeo,  el  primer  rey 

macedonio  de  Egipto,  que  escribió  una  memoria  personal  de  la  expedición,  y  por 

Aristóbulos  de  Casandrea  (FGH  139),  que  sirvió  a  Alejandro  y  más  tarde  compuso 

una  semblanza  sumamente  favorable  del  rey.  Ambos  se  basaron  en  el  trabajo  de 

Calístenes  (Calístenes;  FGH  124;  p.  287),  a  quien  Alejandro  nombró  historiador 

oficial pero luego mandó ejecutar. La fuente originaria de la otra tradición «común» 

fue probablemente Clistarco de Alejandría (FGH  137), quien a finales del  siglo  IV, 

escribió una historia de Alejandro utilizando probablemente relatos de primera mano. 

Las  historias  que  han  quedado  incluyen  ejemplos  de  ambas  tradiciones 

historiográficas.  Arriano  de  Nicomedia  (Lucius  Flavius  Arrianos  Xenophon,  c.  80-

160 d.C.), un griego de Bitinia que fue funcionario bajo los romanos, asegura haber 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə