El mundo griego después de alejandro


LAS FUENTES NO LITERARIAS



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə17/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   208

 

42 


LAS FUENTES NO LITERARIAS 

Un rasgo sorprendente del período helenístico, en comparación con el clásico, 

es  el  número  muy  grande  de  textos  no  literarios  que  quedan,  y  su  preponderancia 

sobre  los  datos  historiográficos.  Por  una  parte,  dichas  fuentes  —papiros 

documentales,  inscripciones,  monedas  y  restos  arqueológicos—  nos  dan  un  acceso 

mucho  más  directo  al  período.  Por  otra  parte,  estas  fuentes  plantean  problemas 

especiales  de  interpretación  y  necesitan  conocimientos  especializados  para  ser 

evaluadas directamente. No pueden hablarnos con su propia voz, como Tucídides  y 

Polibio; debemos  analizarlas  tanto internamente  y  cotejarlas de modo  que podamos 

interrogarlas con rigor, no subjetivamente. 



Los papiros 

Uno de las categorías más importantes de tales datos es la que corresponde a 

las  decenas  de  miles  de  papiros  preservados  en  Egipto.  Sin  embargo,  como  son  de 

relevancia casi exclusivamente para la historia egipcia, y no para el mundo griego en 

general, son examinadas en el capítulo 6. 

Las inscripciones 

El  estudio  del  período  en  general  se  beneficia  del  hecho  de  que  queda  una 

gama  mucho  más  amplia  de  inscripciones  (testimonio  «epigráfico»)  que  para  los 

períodos más antiguos  de la historia griega.

33

 El presente libro cita muchos de esos 



documentos. Mientras que los papiros contienen con frecuencia la fecha exacta según 

el  calendario  ptolemaico,  la  mayoría  de  las  inscripciones  tienen  que  ser  fechadas 

interpretativamente  sobre  la  base  de  la  forma  de  la  letra.  Ésta  indica  muchas  veces 

cuándo  y  dónde  fue  grabado  un  texto,  dentro  de  amplios  límites;  un  epigrafista 

especializado podrá típicamente inferir una fecha con un margen aproximado de un 

cuarto de siglo más o menos. La asignación a un determinado lugar puede basarse en 

el  idioma  del  texto,  que  puede  estar  asociado  a  una  ciudad  particular.  Los  límites 

varían,  sin  embargo;  las  simples  lápidas  funerarias,  nunca  fechadas,  pueden  ser 

difíciles  de  asignar  a  un  período  determinado  de  un  siglo,  mientras  que  otras 

inscripciones  preservadas  sin  contexto,  carentes  de  procedencia  arqueológica,  no 

siempre pueden atribuirse a un lugar. En el otro extremo del espectro, un decreto que 

nombre a un rey, incluso sin un sitio de hallazgo, puede ser usualmente datado dentro 

de  un  determinado  reinado  en  particular  —aunque,  como  los  reyes  de  una 

determinada  dinastía  solían  tener  el  mismo  nombre,  y  no  estaban  numerados  como 

ahora, no es siempre seguro a qué rey se refieren. 

El grupo más importante de textos epigráficos son los documentos cívicos de 

la  polis  griega  (las  ciudades-estado).  La  mayoría  de  las  ciudades  seleccionaban 

ciertas  transacciones  públicas  para  que  fueran  grabadas  en  piedra,  aun  cuando  ya 

estaban bajo el dominio de Alejandro y sus sucesores. No sólo aumentó el número de 



 

43 


ciudades  en  este  período,  sino  que  se  dedicaron  con  creciente  energía  a  la 

preservación  de  estos registros. El enorme  aumento  del  número de inscripciones de 

las  ciudades  griegas  del  Asia  Menor  es  uno  de  los  rasgos  más  asombrosos  de  este 

tipo  de  testimonio,  y  en  ausencia  de  narraciones  ininterrumpidas  y  de  papiros,  son 

particularmente  valiosas  para  el  estudio  del  imperio  seléucida  occidental.  Entre  las 

fuentes  para  la  historia  económica  de  las  comunidades,  las  inscripciones  de  Délos, 

especialmente  las  cuentas  de  los  encargados  del  templo  (hieropoioi)  son 

particularmente ricas en datos (véase Austin 104, de los relatos para 279 a.C.).

34

 El 


documento  arquetípico  de  la  época,  sin  embargo,  es  el  decreto  del  Consejo  y  el 

Pueblo (vg. SEG i, 363) que con frecuencia preserva los nombres de los ciudadanos 

políticamente activos o registra las relaciones de la ciudad con el rey.

35

 En número, 



las  lápidas  son  probablemente  los  textos  más  comunes,  un  hecho  que  en  algunos 

casos ha permitido estudios demográficos de comunidades urbanas tales como la de 

Rodas.

36

 Las lápidas, las listas de nombres registrados para algún propósito colectivo 



y  los  documentos  cívicos  que  contienen  los  nombres  de  ciudadanos  políticamente 

activos ofrecen muchas posibilidades para la prosopografía (estudios de los vínculos 

entre individuos relacionados a través del tiempo), que pueden a su vez permitirnos 

rastrear los cambios en las élites políticas y en otros aspectos.

37

 Otro tipo importante 



de documentos (algunos de los cuales son decretos de la polis, como ya se dijo) es la 

«correspondencia real».

38

 

Las monedas 



El  testimonio  histórico  de  las  monedas  no  es  menos  importante  que  en  el 

período clásico. Una de sus más notables características es su grado de uniformidad 

en  todo  en  mundo  helenístico,  que  hace  tanto  más  significativas  las  desviaciones  y 

las  excepciones.

39

  Otra  es  el  surgimiento  de  las  denominaciones  más  pequeñas,  lo 



que apunta a una mayor monetización de la economía cotidiana, aunque es probable 

que todavía la mayoría de las transacciones se hicieran en especie (véase por ejemplo 

el  decreto  del  siglo  III  de  la  ciudad  de  Gortina  sobre  la  nueva  moneda  de  bronce, 

Syll3 525, Austin 105).

40

 



Siguiendo  el  ejemplo  de  su  padre,  Alejandro  Magno  promovió  una  moneda 

uniforme  en  todo  su  imperio,

41

  aunque  sin  excluir  las  emisiones  regionales  y 



municipales,  y  adoptó  el  patrón  ático  de  medida  de  17,2  gramos  para  el  dracma  de 

plata.  Después  de  su  muerte  se  mantuvo  esta  norma  excepto  en  Egipto,  donde 

Ptolomeo  I  pasó  gradualmente  a  un  patrón  de  menor  peso,  fijado  en  14,3  gr.  hacia 

290  a.C.  Las  monedas  emitidas  en  nombre  de  Alejandro  fueron  acuñadas  por  los 

reyes  y  las  ciudades  durante  más  de  doscientos  años,  mientras  que  la  moneda  en 

nombre  de  las  ciudades,  aunque  continuó  esporádicamente,  ocupó  un  lugar  menos 

importante. Para confusión del lego, algunas ciudades en ciertos momentos emitieron 

monedas  en  nombre  de  Alejandro  o  del  rey  de  la  región,  antes  que  en  su  propio 

nombre sencillamente. Éfeso, en el Asia Menor, bajo el dominio ptolemaico, incluso 

acuñó  emisiones  de  monedas  reales  y  municipales  según  el  patrón  ptolemaico,  que 

hasta entonces no había utilizado

42



Hay  dos  aspectos  principales  de  la  evidencia  que  dan  las  monedas,  el 

ideológico  y  el  económico,  aunque  ambos  se  yuxtaponen.  Emitir  moneda,  validada 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   13   14   15   16   17   18   19   20   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə