El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə93/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   89   90   91   92   93   94   95   96   ...   208

 

199 


pertenecían  a  los  estratos  superiores  de  los  propietarios  de  tierras  de  la  sociedad 

griega.


76

  Ese  culto  del  retraimiento  político  sólo  podía  ser  abrazado  por  una  clase 

social  que  tenía  la  opción  de  ser  políticamente  activa;  los  pobres  no  tenían  tiempo 

para cultivar la tranquilidad. 

La prescripción epicúrea no abogaba por una vida de indolencia; presuponía 

la  organización  social,  las  comodidades  y  el  deseo  de  perfeccionarse.

77

  Dio  mucho 



menos justificación moral y social a los grupos e individuos poderosos para explotar 

a los demás, mientras que el estoicismo contenía elementos que podían ser utilizados 

para  justificar  el  ejercicio  del  poder.  Ambas  filosofías  reflejaban,  de  modos 

diferentes, los cambios que tenían lugar en la política y la sociedad; pero la magnitud 

y la profundidad de dichos cambios no debería exagerarse. 

El cinismo y el estoicismo 

Antes  de  examinar  el  estoicismo,  debemos  ser  conscientes  de  que  tenía  sus 

orígenes en una ideología mucho menos  «respetable», el cinismo, que no fue nunca 

una  filosofía  formal,  pero  existen  figuras  clave  que  compartieron  concepciones 

similares.  El  primero  fue  Diógenes  de  Sínope  (404-323  a.C),  que  era  llamado 

kanykos,  «canino»,  porque  rechazaba  las  convenciones  de  la  sociedad,  trataba  de 

vivir sin propiedad y promovía que se ignorasen las normas habituales de conducta. 

Hoy  podríamos  definir  a  tal  persona  como  uno  que  predica  un  antimaterialismo 

extremado. Diógenes Laercio preserva numerosas anécdotas, algunas de las cuales (o 

todas)  podrían  no  ser  históricas  (6.  22-80).  Entre  ellas,  el  famoso  encuentro  con 

Alejandro en que el  rey le dice que le pida cualquier merced que desee, a lo que el 

cínico replica: «Puedes apartarte para no taparme la luz del sol». Muchas historias lo 

representan como  un desmitificador, que usaba expresivas bromas  para hacer mella 

en la pretensión. 

Las  concepciones  de  Diógenes  fueron  retomadas  por  su  discípulo  Crates  de 

Tebas  en  poemas  que  atacaban  la  ostentación.  Crates  a  su  vez  enseñó  a  Zenón,  el 

fundador  del  estoicismo,  y  aunque  por  razones  ideológicas  los  escritores  antiguos 

exageraron  la  influencia  de  los  cínicos  en  las  ideas  más  radicales  de  Zenón,

78

 



podemos  suponer  que  su  fase  cínica  le  dio  las  armas  para  criticar  el  orden  social 

existente. 

En  el  siglo  III  encontramos  otros  cínicos,  como  el  poeta  Cércidas  de 

Megalópolis,  de  cuyas  diatribas  yámbicas  se  preservan  fragmentos  en  papiros. 

Cércidas escribe como un revolucionario: 

[...] en tanto de entre ellos 

(insaciable) sacoderriqueza voraz e incontentón 

hizo al hijodepobrete Jenón, mandó nuestro 

dinero a estériles corrientes. 

¿Y qué impediría, si se le pidiera, 

pues fácil es al dios cumplir cualquier 

cosa que a su mente acuda, al usurerosuciafalsamoneda 

y matacalderilla o al diario derrochador 

de todo un pletro de hacienda, vaciarle 

su porcinorriqueza y devolver al comelopreciso 



 

200 


y bebevino de crátera el gastillo perdido? 

¿Acaso el ojo de la Justicia depone su ceguera... 

(Cércidas, frag. 2)

79

 



El fragmento continúa con una velada profecía de que Némesis (la venganza 

divina)  alcanzará  a  los  macedonios  «que  nos  señorean».  Esto  no  es  necesariamente 

revolucionario.  Es  discutible  si  este  tipo  de  poema  (o  canción)  fue  accesible  a  una 

audiencia  masiva  o  llegó  principalmente  a  los  círculos  literarios.  Como  Crates, 

Cércidas adaptó y parodió a los clásicos; ¿quiénes, sino la élite educada reconocería 

la  parodia?  Podemos  dudar  que  tuviera  un  propósito  expresamente  revolucionario. 

Un  crítico  ha  sostenido  que  deberíamos  ver  a  Crates  como  un  poeta  de 

«symposium», que escribía canciones con las que la gente podía entretenerse en los 

banquetes,  quizá  en  competencia  con  otras  canciones,  no  tan  declaradamente 

radicales;

80

 se podría decir que eran más de protesta que cínicas. 



Además  de  los  poemas,  los  escritores  cínicos  como  Bión  de  Borístenes  y 

Teles  de  Mégara  escribieron  diatribai.  Diatribê  significa  literalmente  «un 

pasatiempo», pero terminó por significar discursos  o prédicas  sobre un tema moral. 

Los autores estoicos escribieron diatribai, y el nombre no implica algo tan furibundo 

como el término «diatriba». Se dice que otro escritor del siglo III, Menipo de Gadara, 

habría  combinado  la  seriedad  con  el  humor  y  se  habría  burlado  de  otros  filósofos. 

Sus obras  fueron el  modelo para algunas  de los  satíricos  romanos.  Una vez más  no 

hay  forma  de  separar  de  modo  concluyente  estos  autores  (y  tampoco  podemos 

hacerlo  con  los  satíricos  romanos)  de  un  contexto  literario  de  élite.  Lo  mismo  es 

válido  con  respecto  a  Sotades,  que  escribió  algunos  poemas  difamatorios  como  un 

aparente  ataque  al  matrimonio  de  Ptolomeo  II  con  su  hermana  Arsínoe,  del  cual 

procede  el  infamante  verso:  «Hundes  el  aguijón  en  un  agujero  impuro»  (Plut.,  La 



educación de los hijos, 1l a; Aten. 14. 621a);

81

 aparente porque no está del todo claro 



si  se  trataba  de  algún  tipo  de  protesta  genuinamente  popular  que  Ptolomeo  podría 

haber  castigado,  o  era  el  pasquín  tolerado  de  la  época,  como  la  serie  televisiva 

británica  de  los  años  ochenta  y  noventa  Spitting  Image.

*

  Las  fuentes  coinciden  en 



que Sotades fue castigado, pero los detalles varían: se pudrió en la cárcel (Plutarco) o 

fue  arrojado  al  mar  (Ateneo).  La  discrepancia  hace  que  sea  incierto  el  que  Sotades 

sufriera alguna pena. 

Puesto  que  quedan  obras  como  estas,  sólo  podemos  presumir  que  fueron 

leídas por los griegos y los estudiosos «respetables» que poseían alguna copia escrita. 

Se  dice  que  Bión  iba  de  ciudad  en  ciudad,  haciendo  una  gran  función:  «en  Rodas 

persuadió  a  los  marineros  de  que  se  vistieran  con  el  traje  de  estudiantes  y  que  lo 

acompañaran»  dice  Diógenes  Laercio  (4.  53).  No  podemos  convertir  esto  en  una 

actitud  masiva,

82

  pues  la  historia  continúa  con  las  palabras  «y  entró  en  el  gimnasio 



atrayendo  las  miradas  de  todos».  El  gymnasion  es  un  lugar  para  respetables 

ciudadanos de élite. 

La filosofía estoica de Zenón (Zênón en griego) de Citio, como hemos visto, 

tenía parcialmente sus raíces en el rechazo cínico a la sociedad convencional, aunque 

Zenón también estudió con Stipon, jefe de la escuela filosófica megarense (vinculado 

a  los  cínicos  y  especialista  en  dialéctica;  véase  Dióg.  Laer.  2.  113-120),  y  con 

Polemón,  jefe  de  la  Academia  ateniense.  Nacido  en  Citio  de  Chipre,  Zenón  puede 

                                                 

*

 O como el guiñol de Canal Plus en España (n del t). 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   89   90   91   92   93   94   95   96   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə