Microsoft Word 680-cas-2008. doc



Yüklə 41,72 Kb.

tarix29.09.2018
ölçüsü41,72 Kb.


680-CAS-2008 

SALA DE LO PENAL DE LA CORTE SUPREMA DE JUSTICIA: 

San Salvador, a las diez 

horas con diez minutos del día diez de junio del año dos mil trece. 

Los  anteriores  Recursos  de  Casación  han  sido  interpuestos,  el  primero,  por  el  Licenciado 

Santos  Ernesto  Carranza  Martínez,  en  calidad  de  Defensor  Particular  del  señor  DAYSUKE 

ISORUKU P. H.; 

y el segundo, por el Licenciado José Ernesto Carranza Quintanilla, en calidad 

de Defensor Particular del imputado mencionado y del señor JOSÉ RICARDO Z. L., contra la 

sentencia  definitiva  condenatoria,  pronunciada  por  el  Tribunal  Especializado  de  Sentencia  de 

Santa Ana, a las diecisiete horas del día diecisiete de septiembre de dos mil ocho, por el delito de 

HOMICIDIO AGRAVADO, 

Arts. 128 y 129 número 3, en relación con el 33 del Código Penal, 

en perjuicio del señor […]. 

Habiéndose  cumplido  con  las  formalidades  exigidas  para  la  interposición  del  libelo, 

previstas en los Arts. 406, 407, 421, 422, 423 y 427 Pr. Pn., ADMITANSE. 

LEIDO EL PROCESO; Y, 

CONSIDERANDO

I) 



Que mediante la sentencia dictada a las diecisiete horas del día diecisiete de septiembre 

del año dos mil ocho, el Tribunal Especializado de Sentencia de Santa Ana, resolvió lo siguiente: 

"...  POR  TANTO:  Sobre  la  base  de  las  razones  expuestas,  disposiciones  legales  citadas  y  de 

conformidad  a  lo  que  ordenan  los  Arts.  11  Cn;  114  y  115  CP;  y,  357  a  359  y  361  CPP,  el 

Suscrito, a nombre de la República de El Salvador, FALLA: a) CONDÉNASE a los imputados 

DAYSUKE  ISORUKU  P.  H.,  y  JOSÉ  RICARDO  Z.  L.,  en  calidad  de  COAUTORES,  quienes 

son  de  las  generales  señaladas  en  el  preámbulo  de  la  presente  sentencia,  por  el  delito  de 

HOMICIDIO AGRAVADO, regulado en los Arts. 128 y 129 número 3, en relación con el 33 del 

Código  Penal,  cometido  en  la  vida  del  señor  […],  a  cumplir  la  pena  principal  de  TREINTA 

AÑOS DE PRISIÓN cada uno...". 



II) 

Por  su  parte,  el  Licenciado  Santos  Ernesto  Carranza  Martínez,  en  su  recurso  alegó  lo 

siguiente. "... La errónea aplicación del Art. 162 Pr. Pn.,  ya que la resolución impugnada carece 

de  fundamentación  en  sentido  técnico,  requisito  esencial  de  validez,  según  lo  exige  el  Art.  357 

Inciso  4°  Pr.Pn.;  y  además,  contraviene  la  garantía  constitucional  del  debido  proceso,  la  cual 

presupone  tanto  el  respeto  a  las  formas  legales  para  que  el  proceso  pueda  concluir  en  una 

sentencia válida, como aquéllas propias de la sentencia para que sea legitimada, exigencias todas 



las  cuales  se  han  previsto  para  asegurar  los  derechos  de  los  sujetos  procesales  y  la  rectitud  del 

juicio. A continuación, procedo a establecer las partes de la sentencia definitiva en qué criterio se 

ha aplicado erróneamente un precepto legal que en este caso particular es el de la sana crítica: En 

la declaración del testigo protegido con régimen de protección, ya que al haber sido interrogado 

por la defensa manifestó que no conoce de armas lo cual indica que este testigo no merece fé ya 

que  se  contradice  en  sus  deposiciones  no  individualizando  en  sí  la  responsabilidad  penal. 

Además, la defensa hizo referencia a la prueba documental  y testimonial no tomando en cuenta 

ninguna  de  ellas,  el  señor  Juez,  al  momento  de  dictar  dicha  sentencia,  habiendo  quedado  claro 

con las mismas donde se encontraba mi defendido al momento en que sucedieron los hechos; no 

obstante habiendo denegado una prueba documental que es una certificación en la que constaba 

que  el  imputado  se  encontraba  realizando  su  práctica  de  Docente  Uno  en  la  Escuela  Humberto 

Quintero. El anterior vicio incide directamente en que esto sirvió de justificante o excusa, para no 

pasar  a  valorar  de  parte  del  señor  Juez,  los  elementos  de  prueba  que  fueron  presentados,  e 

inmediados  por  el  juzgador  en  la  vista  pública  por  parte  de  la  defensa,  y  que  a  mi  criterio 

solamente  fueron  enunciados,  y  los  mismos  a  criterio  de  este  defensor,  eran  suficientes  para 

establecer  los  extremos  procesales  necesarios  para  determinar  que  el  imputado  no  ha  tenido 

ninguna participación en el hecho por el cual ha sido condenado. Y quizás siendo más profundo 

en  el  análisis,  manda  un  mensaje  negativo  al  dictar  una  sentencia  condenatoria  no  tomando  de 

base los elementos de prueba tanto documental como testimonial que desfilaron en la audiencia 

de mérito, tomando de base la prueba de cargo que es totalmente contradictoria...". 

Por otra parte, el Licenciado José Ernesto Carranza Quintanilla, presentó recurso alegando 

lo  siguiente:  "...  La  aplicación  errónea  de  la  sana  crítica,  en  la  presente  sentencia  definitiva, 



incidió  por  consiguiente  en  una  resolución  definitiva  con  vicio  de  existencia,  en  virtud  de 

considerar  esta  defensa  que  la  misma  ha  sido  pronunciada  con  carencia  de  toda  lógica,  en  su 

aplicación  al  presente  caso,  se  ha  evidenciado  una  mala  interpretación  de  la  prueba  que  ha 

desfilado  en  el  plenario,  restándole  valor  probatorio  a  la  prueba  contundente,  que  no  era  un 

simple testimonio, no corroborado por otro tipo de prueba, dejando la misma situación en una 

desventaja procedimental en perjuicio de mis defendidos. Aunado a lo anterior, se establece que 

en  el  presente  vicio  incide  directamente  en  que  esto  ha  servido  de  justificante  (Sic)  o  excusa, 

para no pasar a valorar de parte del Juez sentenciador, los elementos de prueba de descargo que 

le  fueron  ofertados  y  al  mismo  tiempo  desfilaron  en  la  respectiva  Vista  Pública,  los  cuales  no 


obstante haber sido inmediados, el Juzgador desacredita en la sentencia de mérito, lo cual para 

esta  defensa  eran  elementos  probatorios  que  demostraban  la  mendacidad  del  testigo  de  la 

Fiscalía General de la República y por consiguiente, la inocencia de los incoados en el presente 

proceso  penal,  teniendo  como  ya  se  ha  repetido  anteriormente,  una  consecuencia  en  contra  de 

los  imputados,  siendo  la  misma,  la  de  una  sentencia  como  la  que  hoy  se  impugna,  es  decir, 

condenatoria  por  hechos  no  comprobados  en  legal  forma  y  únicamente  basándose  en  una  tan 

sola prueba testimonial, la cual con su simple dicho y con más elementos en el proceso, quedó 

evidenciado, la no con fiabilidad del mismo en el plenario ...". 

III) 

No  obstante  haber  sido  legalmente  emplazado,  el  Agente  Fisca  Licenciado  Carlos 

Enrique Rivas Hernández, obvió contestar el recurso impetrado. 

IV) 

CONSIDERACIONES DE ESTE TRIBUNAL: 

Esta  Sala,  luego  de  estudiar  el  proceso  y  examinar  los  argumentos  de  los  impugnantes, 

procederá  a  darle  respuesta  al  primer  recurso  presentado  por  Lic.  Carranza  Martínez,  de  la 

manera siguiente: 

En el caso subjúdice, el recurrente alega la errónea aplicación del Art. 162 Pr. Pn.; ya que 

la resolución carece de fundamentación en sentido técnico, pues al rendir la declaración el testigo 

protegido, éste manifestó que no conocía de armas por lo tanto se contradice en sus deposiciones 

no individualizando en sí la responsabilidad penal del imputado. Por otra parte, a defensa alega 

que, el tribunal A-quo al dictar la sentencia no tomó en cuenta la prueba documental y testimonial 

a la que él hizo referencia, en la cual se demostraba en su criterio en qué lugar se encontraba el 

imputado Herrera al momento que sucedieron los hechos. 

De  conformidad  con  lo  anterior,  cabe  señalar  que,  al  analizar  y  estudiar  la  sentencia  de 

mérito  se  advierte  que,  el  Juez  en  la  valoración  que  hicieron  respecto  de  la  prueba  que  desfiló 

durante  la  Vista  Pública,  como  lo  fue  la  declaración  del  testigo  bajo  régimen  de  protección 

identificado  con  clave  2293UDVA  -17-T-07  expresó  lo  siguiente:  "En  cuanto  a  la  acción,  la 

imputación  objetiva  y  el  resultado  lesivo  en  un  bien  jurídico  tutelado  por  la  ley.  Ha  de 

expresarse que al no haberse aportado pruebas de la existencia de alguna causal excluyente del 

acto,  hemos  de  concluir  que  los  procesados,  exteriorizaron  una  conducta  jurídicamente 

relevante, siendo la conducta de Daysuke lsoruku P. H., y José Ricardo Z. L., la de coautores al 

accionar sus armas de fuego, en compañía de otras personas más, en contra de la vida de […] 

causándole  la  muerte  al  producirle  fallo  cardiocirculatotio  letal  desencadenado  por  heridas 



orgánicas múltiples provocadas por proyectiles disparados por arma de fuego en el cuello, tórax 

y  abdomen;  circunstancias  que  fueron  comprobadas  con  lo  que  fuera  dicho  por  el  testigo  bajo 

régimen  de  protección  e  identificado  como  2293-UDVA-17-T-07,  complementándose  esas 

afirmaciones con la respectiva autopsia, análisis balístico y las actas de inspección ...". 

Con base en lo anterior, esta Sala advierte que, el sentenciador con la valoración que hizo 

de la declaración del testigo bajo régimen de protección identificado bajo clave 2293-UDVA-17-

T-07, concluyó que quedó demostrada la participación delincuencial del imputado H., misma que 

fue  valorada  conjuntamente  con  la  demás  prueba  relacionada  en  la  Vista  Pública,  asimismo,  el 

referido  acusado  fue  identificado  por  el  testigo  bajo  régimen  de  protección  como  uno  de  los 

sujetos que disparó en contra de la víctima […]. En consecuencia, por las razones expresadas no 

es procedente acceder a la pretensión del recurrente. 

Por  su  parte,  el  Licenciado  Carranza  Quintanilla,  expresó  en  su  recurso  que  hubo  una 

errónea  aplicación  de  la  sana  crítica  en  la  sentencia  de  mérito,  ya  que  la  misma  ha  sido 

pronunciada con carencia de toda lógica, se ha evidenciado una mala interpretación de la prueba 

que ha desfilado en el plenario, restándole todo valor probatorio a la prueba contundente, que no 

era un simple testimonio, no corroborado por otro tipo de prueba. Por otra parte, el impetrarte 

alegó también que, el Juez Sentenciador no valoró la prueba de descargo que le fue ofertada y 

que desfiló en la Vista Pública. Al respecto, esta Sala advierte que, de la sentencia de mérito se 

desprende,  que  el  Juez  ha  valorado  el  material  de  descargo  que  se  ofertó  durante  la  Vista 

Pública  y  ha  expresado  con  razones  lógicas,  coherentes  y  sistemáticas  los  motivos  para 

brindarle o denegarle el valor probatorio al mismo, lo cual resulta ser suficiente para controlar 

el iter lógico del análisis de la sentencia, expresando al respecto lo siguiente: "... que con base 

las reglas de la experiencia común, se puede determinar que los testimonios de Walter William 

A., Sara Vilma R. de Ch. y Sonia Elizabeth G., no aportaron elemento alguno para demostrar la 

inocencia  del  acusado  Daysuke  Isoruku  P.  H.,  en  el  hecho  que  se  le  imputa;  siendo  necesario 

agregar  además,  que  no  existió  señalamiento  fiable,  confiable  e  irrefutable  que  sirviera  para 

extraer al acusado del tiempo, lugar y forma del cometimiento del hecho; por lo que, conforme a 

lo prescrito en el Art. 162 Inc. 1° Pr. Pn., en cuanto a la pertinencia, es decir, la relación íntima 

que guarda con el objeto del juicio, resultan ser impertinentes, innecesarias e irrelevantes para el 

descubrimiento de la verdad ...". En consecuencia, por las razones expresadas no es procedente 

acceder a la pretensión del recurrente y por lo tanto se mantiene el fallo pronunciado por el A-



quo. 

Con  base  en  todo  lo  antes  expuesto,  este  Tribunal  de  Casación  considera  que,  el  Juez  sí 

cumplió  con  los  requisitos  exigidos  por  nuestro  Código  Procesal  Penal,  en  lo  relativo  a  la 

fundamentación  de  la  sentencia  de  mérito,  pues  la  prueba  como  ya  se  dijo  antes  fue  valorada 

adecuadamente por parte el A-quo, de conformidad con lo que prescribe la ley; en consecuencia, 

los  vicios  alegados  por  los  recurrentes,  son  inexistentes,  no  siendo  procedente  acceder  a  sus 

respectivas pretensiones. 

POR  TANTO: 

Con  base  en  las  razones  expuestas,  disposiciones  legales  citadas  y  Arts. 

357, 421, 422 y 427 Pr. Pn., en nombre de la República de E Salvador, esta Sala RESUELVE: 

NO  HA  LUGAR  A  CASAR  LA  SENTENCIA  DE  MÉRITO, 

por  lo motivos  alegados 

en los recursos presentados por los Licenciados Santos Ernesto Carranza Martínez y José Ernesto 

Carranza Quintanilla. 

Remítase el presente proceso al tribunal de origen, para los efectos legales consiguientes. 

Notifíquese.  



 

 

D. L. R. GALINDO -----R. M FORTIN. H.-----------M.TREJO. ILEGIBLE. RUBRICADAS. 

PRONUNCIADO POR LOS SEÑORES MAGISTRADOS QUE LO SUSCRIBEN.  

 

 


Dostları ilə paylaş:


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2017
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə