El mundo griego después de alejandro



Yüklə 5,08 Mb.

səhifə1/208
tarix17.11.2018
ölçüsü5,08 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   208


 



EL MUNDO GRIEGO DESPUÉS 



DE ALEJANDRO 

323-30 a.C.

 

 



CRÍTICA /ARQUEOLOGÍA 

Serie Historia de las Civilizaciones Clásicas 

Director: DOMINGO PLÁCIDO 



 



GRAHAM SHIPLEY 



EL MUNDO GRIEGO DESPUÉS 

DE ALEJANDRO 

323-30 a.C. 

CRÍTICA


 

BARCELONA 




 

Quedan  rigurosamente  prohibidas,  sin  la  autorización  escrita  de  los  titulares  del 



copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial 

de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía  y el 

tratamiento  informático,  y  la  distribución  de  ejemplares  de  ella  mediante  alquiler  o 

préstamo públicos. 

Titulo original 

THE GREEK WORLD AFTER ALEXANDER 323-30 BC 

Traducción castellana de Magdalena Chocano 

Cubierta Joan Batalle 

Fotocomposición Médium Fotocomposició 

© 2000 Graham Shipley 

Traducción autorizada de la edición inglesa publicada por Routledge, miembro de 

Taylor & Francis Group 

© 2001 de la traducción castellana para España y América: 

EDITORIAL CRÍTICA, S L , Provença, 260, 08008 Barcelona 

e-mail editorial@ed-critica es 

http://www.ed-critica.es 

ISBN 84-8432-230-0 

Deposito legal B 25 838-2001 

Impreso en España 

2001 — A&M Gráfic, S L , Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona) 




 

A mis estudiantes y colegas de 



Leicester de ayer y de hoy 


 



PREFACIO 

En  un  principio,  esta  visión  de  conjunto  de  la  sociedad  y  la  cultura 

helenísticas se inspiró en las obras de Claire Préaux y Frank Wallbank, con quienes 

debo reconocer una deuda sustancial. Sin embargo, desde el momento en que el libro 

fue  concebido  a  inicios  de  los  años  noventa,  han  aparecido  numerosos  obras 

disponibles  (particularmente  en  inglés),  las  cuales  se  destacan  en  la  sección  de 

Lecturas suplementarias, que han cumplido la tarea de asimilar una amplia gama de 

fuentes y acontecimientos históricos mucho más simple de lo que podría haber sido. 

Dada su extensión limitada, esta obra no pretende dar una imagen completa, 

sobre  todo  de  las  áreas  en  las  que  el  autor  no  es  experto.  Para  ciertos  temas  y 

regiones  específicos  es  obvio  que  me  he  basado  en  gran  medida  en  investigadores 

anteriores; este es en especial el caso de Egipto y el imperio seléucida, pues no tengo 

conocimiento  de  lenguas  no  griegas.  Este  libro  está  concebido  para  vincular  dos 

aspectos que quedan desvinculados en estudios anteriores: por una parte, los cambios 

políticos,  económicos  y  administrativos  que  ocurrieron  después  de  Alejandro  el 

Grande,  que  son  explorados  mediante  el  examen  de  áreas  geográficas  distintas 

(Macedonia, Grecia, Asia seléucida y Egipto; por otra parte, la producción cultural e 

intelectual del período, y particularmente la literatura y la ciencia). Estas últimas no 

pueden  ser  entendidas  sin  los  anteriores.  No  soy  el  primero  en  sugerir  que  el 

elemento de continuidad de la época clásica puede al menos ser tan importante como 

el  elemento  de  cambio.  También  me  permito  sugerir  que  muchas  de  las  nuevas 

formaciones  son  prueba,  no  de  los  cambios  en  la  mentalidad  popular,  sino  de  las 

innovaciones en los discursos llevadas a cabo en el ámbito de la élite de la sociedad; 

éstas  no  carecían  de  influencia  en  las  bases,  pero  el  grado  de  continuidad  en  la 

cultura popular de seguro que fue mucho más grande. 

Por darme la posibilidad de escribir este libro doy las gracias, primero y ante 

todo, a la Universidad de Leicester por brindarme un año de licencia para estudios en 

1993  y  1998,  y  una  licencia  de  investigación  suplementaria  en  1999.  El  jefe  del  la 

Escuela de Estudios Arqueológicos, Graeme Barker,  y mis colegas de las secciones 

de  historia  antigua  y  arqueología  merecen  mi  aprecio  por  asumir  tareas  adicionales 

durante  mis  ausencias.  Debo  dar  las  gracias  también  al  director  de  la  Escuela 

Británica de Atenas, David Blackman y al personal, particularmente de la biblioteca, 

por proporcionarme un entorno agradable, en el cual concentrarse en la investigación 

durante  1998  y  1999.  Agradezco  a  Warden  and  Fellows  del  Wadham  College, 



 

Oxford,  los  servicios  de  investigación  y  alojamiento  durante  el  verano  de  1998.  La 



revisión final fue realizada durante el disfrute de una beca en la BSA y una beca del 

Research Leave Scheme del UK Arts and Humanities Research Board. 

Richard  Stoneman  y  sus  colegas  en  Routledge,  particularmente  Coco 

Stevenson, han sido una fuente de saber y consejos prácticos cuyo valor no se puede 

ponderar. Por su ayuda práctica en seleccionar y conseguir las ilustraciones debo dar 

las  gracias  a  Revel  Coles,  Charles  Crowther,  Heinrich  Hall,  Chris  Howgego,  Andy 

Meadows  y  Marcella  Pisani.  La  Escuela  de  Estudios  Arqueológicos  de  la 

Universidad de Leicester me ayudó con el costo de las fotografías. A otras personas 

les he dado las gracias personalmente y mis excusas van a quienquiera que haya sido 

omitido sin querer. El libro se ha beneficiado mucho de la inteligente corrección de 

Susan Dunsmore y la lectura de pruebas de Laetitia Grant. 

Las enseñanzas y la supervisión que he recibido de Peter Derow y del difunto 

George  Forrest  siguen  siendo  una  fuente  de  inspiración  infinita.  Los  colegas  y 

estudiantes que me han ayudado en los años recientes debatiendo detalles específicos 

o  la  forma  general  del  trabajo,  dándome  acceso  a  sus  propios  trabajos  o  leyendo 

secciones  particulares  son:  Jamie  Bell,  Dorothy  Buchan,  Lin  Foxhall,  Mogens 

Hermán Hansen, Ioanna Kralli, Brian McGing, Céline Marquaille, Henrik Mouritsen

Graham Oliver, Katerina Panagopoulou, Martyn Richards, Athanasios Rizakis, Sarah 

Scott, Tyler Jo Smith  y Mark Steinhardt. A otros les expreso mi reconocimiento en 

las  notas.  Mi  padre,  Donald  Shipley,  leyó  varias  versiones  del  texto  e  hizo  muchas 

sugerencias  y  críticas  valiosas.  Le  estoy  especialmente  agradecido  a  Dorothy 

Thompson  por  ayudarme  a  mejorar  y  corregir  el  capítulo  6,  a John  Davies  por  leer 

todo el texto del borrador y hacer muchas sugerencias informativas y agudas, y sobre 

todo  a Fergus  Millar por su  invitación  a escribir  este libro  y por mostrar, cada vez, 

paciencia, generosidad y crítica acumen como editor de la colección. 

Espero que el apoyo y el aliento constantes de mis padres y muchos amigos, 

aunque  apenas  recompensados,  hayan  sido  adecuadamente  reconocidos  en  otras 

formas. El libro está dedicado a mis colegas y estudiantes en Leicester, en particular 

a  aquellos  estudiantes  que  asistieron  a  mi  curso  de  historia  helenística  en  sus 

primeros años y contribuyeron a que este libro cobrara forma. 





Dostları ilə paylaş:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   208


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2019
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə