El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə19/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   208

 

46 


Reverso: parte frontal de un buey. (Ashmolean Museum, Universidad de 

Oxford.) 

 

Hemidracma  (2,39  g)  de  la  liga  etolia,  c.  220-189  a.C.  Anverso:  cabeza 



de  Atalanta.  Reverso:  jabalí.  (Ashmolean  Museum,  Universidad  de 

Oxford.) 



La arqueología 

La  arqueología  del  período  es  más  difícil  de  caracterizar  que  la  del  período 

clásico,  debido  no  en  poca  medida  a  la  enorme  área  geográfica  implicada.  La 

arquitectura  y  la  escultura  siempre  han  tenido  dominado  el  uso  de  la  cultura 

helenística  por  parte  del  público  occidental,  y  se  hará  referencia  en  los  siguientes 

capítulos  a  los  monumentos  existentes  del  período  y  a  los  resultados  de  la 

excavación, particularmente en el contexto de los cambios de las formas urbanas. En 

el capítulo 3, las monedas y los retratos esclarecerán la representación propia de los 

soberanos,  y  las  representaciones  artísticas  darán  testimonio  de  los  cambios  en  la 

idea del individuo y de cómo se constituyó la identidad, especialmente en el caso de 

las  mujeres.  Una  síntesis  arqueológica  más  amplia,  no  obstante,  está  fuera  del 

alcance de este libro. 

En  términos  de  restos  monumentales  de  ciudades  y  santuarios,  nuestro 

conocimiento  de  la  principal  ciudad  del  mundo  griego  es  desalentadoramente 

limitado. En compensación, es fácil señalar la grandeza de la acrópolis de Pérgamo 

con su gran altar esculpido; las estoas (columnatas abiertas) de las nuevas plazas de 

Atenas  y  Mileto,  los  nuevos  templos  en  santuarios  como  Didima,  los  complejos 

públicos  y  ceremoniales  excavados  en las nuevas ciudades  griegas de Asia, incluso 

tan distantes como Ai Khanum en Afganistán, y las espléndidas dedicaciones de los 

potentados extranjeros en el santuario medicinal de Anfirao en el Ática septentrional. 

En el ámbito de la arquitectura doméstica, sin embargo, se tiende a utilizar una gama 

bastante limitada de estudios de caso, tales como las bellas casas de Delos y Priene y 

las residencias de visitantes en la ya mencionada Amphiareion;

49

 el período todavía 



aguarda una síntesis de los  resultados de las excavaciones. (Sobre los  mapas de las 

ciudades, véase el capítulo 3.) 

El  eje principal de la investigación  histórica del  arte ha sido  la escultura; de 

ella  tomamos  las  divisiones  artísticas  convencionales  del  período,  tales  como 

«rococo, realista y exótico» de J. J. Pollitt, o bien inicial (c. 320 -c. 220), alto (c. 220-

c.  150)  y  tardío  (c.  150-30)  de  Andrew  Stewart.

50

  En  cambio,  las  obras  corrientes 



sobre  el  arte  helenístico  dedican  un  espacio  relativamente  pequeño  a  los  mosaicos, 

los  murales  y  las  artes  llamadas  menores  tales  como  la  cerámica,  las  estelas 

funerarias  pintadas,  las  vasijas  hechas  en  molde,  las  gemas,  las  monedas  y  los 



 

47 


camafeos,  aunque  éstos  constituyeron  quizá  el  grueso  de  la  producción  artística.

51

 



Queda  mucho  por  aprender  sobre  la  cultura  material  de  las  diferentes  partes  del 

imperio  de  Alejandro,  aunque  el  análisis  de  la  propia  escultura  está  comenzando  a 

indicar  la  persistencia  y  el  desarrollo  autónomo  de  estilos  locales  distintos, 

particularmente en el Egeo.

52

 Es muy posible que se conozca una cantidad mayor de 



objetos que del período clásico, pero aún falta una síntesis arqueológica. Los estudios 

de  artefactos,  en  realidad,  están  en  un  estado  fluctuante;  muchos  objetos  puestos  a 

buen recaudo en los museos carecen de cualquier registro de donde fueron hallados o 

desenterrados; la gran mayoría de estatuas de soberanos helenísticos se han perdido 

(quizá  porque  fueron  hechas  en  bronce,  antes  que  en  mármol,  relativamente  menos 

prestigioso),  y  son  conocidas  sólo  a  partir  de  copias  romanas.  El  número  de 

yacimientos helenísticos excavados fuera de Grecia sin duda excede a los de Grecia, 

pero en este caso también falta un panorama general. El estudio de las tipologías de 

la  cerámica  hasta  ahora  sólo  ha  producido  unas  pocas  corpora  (colecciones  de 

material  fechado  de  modo  convincente  y  vinculado  estilísticamente)  detalladas  con 

las cuales cotejar el nuevo material.

53

 



Un  objeto  que  contribuye  en  buena  medida  a  nuestra  comprensión  del 

comercio es el asa estampada de ánfora. El ánfora (amphoreus), es decir, la vasija de 

dos  asas  para  transportar,  tenía  una  capacidad  de  20  a  25  litros  y  era  típicamente 

usada  para  el  aceite,  el  vino  o  los  alimentos  en  conserva.  Con  frecuencia  llevaban 

una marca de control impresa en un asa, agregada después de que la vasija había sido 

cocida.  Mientras  que  los  fragmentos  rotos  de  una  vasija  pueden  despertar  poco 

interés  entre  los  excavadores,  las  asas  selladas  son  rápidamente  reconocidas  como 

objetos  que  vale  la  pena  preservar.  Usualmente  indican  el  lugar  de  origen  de  la 

vasija,  a  veces  la  fecha,  y  con  debida  cautela  pueden  ser  objeto  de  análisis 

estadísticos.  Se  han  publicado  muchas  decenas  de  miles  procedentes  de  áreas  del 

Mediterráneo  y  del  Mar  Negro,  y  el  estudio  está  comenzando  a  mostrar  amplios 

patrones  tales  como  la  importancia  de  Tasos  como  productor  de  ánforas  y  la 

predominancia de Rodas en el transporte marítimo (no necesariamente de productos 

rodios), y a precisar la cronología de otros artefactos por asociación.

54

 

Otro  campo  donde  el  testimonio  arqueológico  está  comenzando  a  esclarecer 



nuevas  áreas  de  la  vida  helenística  es  la  prospección  del  terreno,  la  inspección 

sistemática,  usualmente  intensiva  y  muchas  veces  sin  realizar  excavaciones,  de  la 

superficie de un paisaje con el fin de recobrar restos de asentamientos abandonados y 

otros yacimientos. La amplia mayoría de los hallazgos son fragmentos (piezas rotas) 

de vasijas  y tejas, con ocasionales «pequeños hallazgos» tales como inscripciones y 

monedas.  En  consecuencia,  los  datos  esclarecen  una  gama  más  amplia  de  tipos  y 

tamaños  de  yacimientos  que  los  métodos  arqueológicos  tradicionales,  desde  las 

aldeas  importantes  hasta  las  cabañas  de  almacenaje  rurales  y  los  establos  de 

animales, desde los principales santuarios rurales hasta los diminutos parajes de culto 

que servían a una localidad limitada.

55

 

Muchos  de  estos  sondeos  se  han  publicado  por  ahora  sólo  en  forma 



preliminar. Además, debido a la situación de la cronología cerámica hay variaciones 

en  las  fechas  asignadas  al  período  helenístico  y  a  sus  subfases.  Con  estas 

precauciones  en  mente,  los  datos  todavía  pueden  servir  para  una  comprensión 

provisional  de  los  cambios  en  la  demografía,  los  paisajes  culturales  y  la  relación 

entre el campo y la ciudad. 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   15   16   17   18   19   20   21   22   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə