Plan de Contingencia para la Pandemia de Gripe Aviar



Yüklə 0,68 Mb.
səhifə2/7
tarix26.03.2018
ölçüsü0,68 Mb.
1   2   3   4   5   6   7


Nota 1: Las acciones en la Fase 6, pueden ser reemplazadas por las acciones establecidas dentro el Plan Nacional Integrado de Panamá y deben adaptarse en consecuencia.

3. Intervenciones médicas
3.1. Vacunas
3.1.1. Vacuna contra la influenza estacional
En Panamá existe una vacuna disponible en marzo y abril de cada año para proteger contra la influenza humana estacional del hemisferio sur que se debe promover a todo el personal de las Naciones Unidas y sus familiares a cargo y en particular a los de alto riesgo de contraer complicaciones médicas graves de la influenza para aprovechar esta medida protectora. Esta vacuna puede proteger contra la influenza estacional que puede ser muy grave para muchos individuos.
Si bien es claro que esta vacuna no protege en contra de la influenza pandémica, se ha recomendado continuar su uso en la medida en que ante una pandemia es posible que la influenza estacional aparezca simultáneamente, complicando aún más el escenario. Por otro lado, y dado que la sintomatología puede ser muy similar a la influenza aviar, el tener vacunado al personal contra la influenza estacional, nos permitirá focalizar los medicamentos y otras medidas en la población que presente síntomas y este vacunada, pues muy seguramente estará contagiado por la variedad aviar. El hecho de que Panamá utilice el esquema del hemisferio sur, ofrece una situación especial para este plan, pues muchos de nuestros funcionarios visitan zonas del hemisferio norte. El SNU comprará 665 (+10%) dosis de influenza (Sur) para ser administrada a todo el personal y sus dependientes en los meses de marzo y abril de cada año. También se comprará cierto número de dosis de vacunas del hemisferio norte que deberán ser administradas durante los meses de octubre – noviembre de cada año. Estas compras podrían ser realizadas a través del fondo rotatorio de vacunas de la OPS y pagadas por el fondo interAgencial mencionado.
3.1.2 Vacuna contra la influenza aviar
Existe mucha incertidumbre acerca de este punto. Por un lado, no existe una vacuna contra la influenza pandémica pues no se conoce aún la cepa del virus que la produce, por otro lado, tampoco se puede garantizar que será efectiva pues no podrá ser probada con anterioridad. Aunque existiera y fuera efectiva, no se puede garantizar un número adecuado para toda la población de la tierra y por tanto deberá priorizarse su uso.
Se hará un listado de población prioritaria, en coordinación con el UNCT:
Esta lista debe incluir:


  • Personal altamente expuesto por sus funciones con pacientes o trabajo de campo. OPS/OMS y FAO.

  • Personal con alto riesgo.

  • Personal esencial para el funcionamiento del SNU y sus Agencias. Las funciones consideradas esenciales son:



  • Seguridad física de staff.

  • Staff responsable para proveer ayuda médica.

  • Personas encargados de asegurar el funcionamiento de computadoras y teléfonos.

  • Personas necesarias para mantener las comunicaciones con otras organizaciones y el gobierN°

  • Personas que tienen responsabilidad de tomar decisiones importantes en relación a la respuesta a la epidemia.

  • Personas que tienen responsabilidad de tomar decisiones operacionales y/o de una carácter político en relación a la continuidad de programas.

En todo caso, este personal será el primero o el único en ser vacunado acorde con la cantidad de vacunas disponibles. OPS/OMS brindará asesoría.


3.1.3 Vacuna contra el neumococo
La vacuna antineumocócica debe considerarse para aquellos en riesgo particular de complicarse con neumonía bacteriana, incluidas las personas de 65 años de edad o más, aquellos con insuficiencia cardiaca, con enfisema pulmonar, con diabetes mellitus, con alcoholismo o con hepatopatía crónica y los que son inmune comprometidos. (Para más información, sírvase referirse el folleto de “Salud internacional” de la OPS/OMS). Este Plan de contingencia prevé obtener las vacunas antineumocócicas para 30% de personal.
Una de las complicaciones más importante y que causa una gran mortalidad, es la sobre-infección pulmonar por neumococo, especialmente en poblaciones de muy alto riesgo. El SNU en Panamá comprará 200 dosis con sus respectivas jeringas para ser utilizadas cuando sea indicada por los tres médicos referee del SNU, quienes a su vez custodiaran este tipo de vacuna aplicando las normas de conservación y aplicación de vacunas recomendados por la OPS/OMS.
3.2 Antivirales
Recientemente se han desarrollado medicamentos en contra de los virus y han demostrado ser efectivos para detener el curso normal de las enfermedades víricas, como la influenza. Estos medicamentos son conocidos como antivirales. Sin embargo, dadas las características del virus aviar, aún no puede asegurarse que serán tan efectivas como lo han sido contra otros serotipos existentes. A pesar que existe una variedad importante de estos medicamentos, la OPS/OMS, ha recomendado el uso del Oseltamivir, comercialmente conocido como Tamiflu.
Los medicamentos antivíricos usados para la profilaxis, se administran a las personas que no están infectadas y que no están enfermas. La finalidad de la profilaxis, es prevenir la aparición de la enfermedad pandémica grave en las personas que están expuestas potencialmente a la influenza pandémica.
El Oseltamivir se puede ofrecer a personal seleccionado como primordial para mantener las funciones esenciales. El régimen profiláctico actual es un comprimido de 75mg por día. Los tiempos máximos para el uso seguro del Oseltamivir como profilaxis se desconocen. Sin embargo, se supone que basado en las pandemias pasadas y las epidemias localizadas, la duración del riesgo elevado de la exposición al virus pandémico, en un área serán varias semanas. En este documento, este período se ha definido como de seis semanas. El uso de medicamentos antivíricos, como profilaxis, consumen enormemente los recursos existentes. Por consiguiente, la profilaxis preexposición debe limitarse al personal de mantenimiento de las funciones esenciales de una organización. Ya que la influenza pandémica es una infección transmitida principalmente por micro gotas respiratorias, durante una pandemia el riesgo de la infección será relativamente similar para la mayoría de los funcionarios en las Agencias del SNU, excepto las personas como los trabajadores médicos, que estarán en el riesgo más alto debido a su contacto frecuente con muchas personas enfermas.
El uso de Oseltamivir está autorizado hasta por seis semanas de uso continuo como profilaxis.
Excepto por la opción profiláctica, los medicamentos antivíricos deberían reservarse para el tratamiento de las personas, si fiebre u otros síntomas de la infección se desarrollan. Adicionalmente y dada la posible escasez de medicamentos descritos, esta última podría ser la única opción de uso.
El SNU en Panamá comprará cantidad suficiente para tratar 266 (+ 15% para cubrir omisiones) personas que corresponden al 40% de los funcionarios y sus dependientes siguiendo el esquema de dos tabletas al día por cinco días), que serán usadas como tratamiento. Así también se comprará una cantidad para profilaxis. Dada la escasez del medicamento a nivel mundial y la ausencia actual en los mercados nacionales y regionales, este medicamento deberá comprarse usando mecanismos internacionales. La OPS/OMS asesorará en este aspecto. Los recursos serán aportados por el fondo interAgencial, previamente mencionado y serán custodiados por las Agencias en la manera especificada en la sección “Seguridad de insumos médicos.” El esquema de administración definido recomienda comenzar su uso no más de 48 horas después del inicio de los síntomas.
A pesar que el SNU comprará el tratamiento siguiendo las recomendaciones, la compra y almacenamiento por parte de cada funcionario es una elección recomendable pero voluntaria.
3.3. Antipiréticos, antibióticos y suministros médicos
Se recomienda el uso de acetaminofen y sus derivados, en lugar de aspirina y la cual deberá ser administrada siguiendo las instrucciones médicas. Cada funcionario será responsable por la prescripción, compra y almacenamiento de estos medicamentos. El SNU no planea por tanto la compra de ellos.
Algunos antibióticos han sido recomendados para tratar complicaciones de la influenza contra algunos gérmenes oportunistas. Según recomendaciones del Plan, medicamentos antibióticos serán comprados por el SNU para el 10% de la población. El sistema médico de la ONU en Panamá definirá el esquema y vía de administración. De igual manera se compraran con recursos del fondo interAgencial previamente mencionados y serán custodiados por las Agencias en la manera especificada en la sección “Seguridad de insumos médicos.”
Por último, en la medida en que las jeringas y agujas pudieran escasear, el SNU comprará 480 jeringas de 10cc y agujas, que serán guardadas por las Agencias en la manera especificada en la sección “Seguridad de insumos médicos.”
3.4 Equipo de protección personal y máscaras
Este tipo de equipo será inicialmente comprado para el personal de salud quien se encuentra entrenado en su uso. Sin embargo, es recomendable que todo aquel que sea sospechoso de estar infectado o que se compruebe que está infectado, deberá utilizar las máscaras hasta por diez días (cambio dos veces por día) para evitar el contagio de otras personas.
Para la compra de estos insumos, el SNU por intermedio del fondo interAgencial tiene prevista la compra de Equipo de Protección Personal (EPP) y máscaras quirúrgicas simples conforme el Anexo 5, que serán custodiadas por las Agencias en la manera especificada en la sección “Seguridad de insumos médicos.”
De igual manera, si se presenta la pandemia, una medida preventiva pero no garantizada que puede disminuir el riesgo de contagio, es el de mascaras desechables. Se recomienda sean cambiadas dos veces al día. El SNU siguiendo el plan comprara con cargo al fondo interAgencial 55.000 máscaras desechables (dos x día x persona x 45 días), que serán almacenadas por las agencias en la manera especificada en la sección “Seguridad de insumos médicos.”
El EPP, protege en un alto grado contra la infección y es apropiado para las personas en excepcional riesgo de infección. Por ejemplo, durante un período inter pandémico cuando el virus de la influenza tiene el potencial para convertirse en un virus pandémico, pero todavía no ha evolucionado y ganado la capacidad de transmitirse fácilmente entre las personas, para el personal de las Naciones Unidas en alto riesgo, incluidos los investigadores de campo quienes investigan los brotes, así como para los trabajadores de salud quienes atienden alguien que fue infectado por el virus. Sin embargo, una vez la pandemia ha comenzado y el virus se ha tornado sumamente contagioso para los humanos, el personal médico y paramédico que proporciona atención de pacientes directamente será el grupo de más alto riesgo de contacto frecuente con el virus. Por consiguiente, los que prestan servicios médicos durante la pandemia y los consultores que realizan las investigaciones sobre el terreno deben estar dotados con EPP. A falta de una vacuna y suministros limitados eficaces de los medicamentos antivíricos el EPP será usado por todos los trabajadores de salud en riesgo de exposición a los posibles casos.
Presuntos casos, deben usar una máscara (máscara quirúrgica sencilla) para limitar la propagación del virus mediante la tos, el habla y los fomites. (objetos contaminados con secreciones). Se piensan que los virus de la influenza pueden transmitirse principalmente a través de micro gotas grandes y en un menor grado a través de aerosoles. El uso de una máscara regular (estilo quirúrgico), por parte de las personas infectadas con el virus pandémico puede reducir la propagación del virus en el aire.
El personal médico que atenderá a los pacientes deberá estar equipado con máscaras que tengan un mayor grado de protección, como por ejemplo “N-95” o más alto, como parte del EPP.
La recomendación de acopio ideal, es un promedio de dos máscaras por persona por día durante seis semanas para todo el personal de las Naciones Unidas y sus familiares a cargo.


3.5. Cuidado médico y evacuación médica
La asistencia médica para el personal en caso de una pandemia, será determinada en coordinación con el personal de salud adscrito al SNU. Sin embargo, no se podrá garantizar la disponibilidad en caso de una pandemia pues existirá sobre demanda.
Se cuentan con los tres médicos referee:
Dr. Edgardo Gaytán

Dr. Juan Luis Correa



Dr. Percy Núñez
Los tres tienen domicilio en Panamá y están accesibles a cualquier requerimiento.
Se contará con las instalaciones del Hospital Paitilla, del Hospital San Fernando, del Hospital Nacional y del Hospital Punta Pacifica como centros de atención y derivación.
Por la evaluación realizada por los médicos referee, las instalaciones del Hospital Paitilla reúnen la condiciones técnicas y de equipamiento (para atender infecciones respiratorias, como O2, y respiradores, etc.) necesarias para un atención de calidad
Se evaluará el número de personal que vive en otros territorios como provincias, regiones, etc., para garantizarles en caso que sea requerido el acceso a medicamentos sin tener que desplazarse.
El transporte de personal enfermo de las Naciones Unidas a los centros hospitalarios se encuentra dentro el plan de seguridad elaborado por UNDSS.
Si la demanda de consulta médica en los consultorios médicos de las Naciones Unidas se incrementa, el espacio en el Hospital Paitilla puede ampliarse reduciendo los posibles problemas logísticos La necesidad de personal extra será cubierto conforme necesidad por los sistemas de derivación a cargo de los médicos referee.
Las solicitudes de evacuación médica de los casos graves que no pueden tratarse localmente se tratarán según las reglas y la reglamentación establecida para el tema. Sin embargo, la evacuación médica no puede ser posible en pandemia debido a regulaciones sanitarias y las dificultades logísticas.
4. Intervenciones no farmacológicas
Todo el personal deberá seguir las recomendaciones públicas y aplicables a la población referente a situaciones como asistencia a escuelas, universidades, desplazamientos, etc. en caso de una pandemia.
Una recomendación general, es tapar con su mano la boca y nariz antes de estornudar o toser y luego deberá lavarse con abundante agua y jabón. Esta medida deberá ser difundida a todo el personal y sus dependientes.
4.1 Lugar de trabajo
Los jefes de los organismos necesitarán definir cuanto antes las funciones esenciales para su organización y el personal necesario para mantener tales funciones.
En las primeras etapas de una pandemia (Fases 4 y 5) a las personas que han estado expuestas a un caso sabido de la influenza pandémica debe pedírsele que practiquen el aislamiento social y las medidas higiénicas recomendadas en el hogar para contener en lo posible la propagación de la infección. Además, cuanto antes debe comenzar un tratamiento de Oseltamivir y el uso de una máscara de uso quirúrgico al reunirse con otras personas.
“Aislamiento social” (o “distanciamiento social”) es un término que se emplea para describir distintas formas de retrasar la propagación de una pandemia de gripe, en las que se evita concurrir al trabajo, minimizar el contacto con familiares y amigos, principalmente evitar la cercanía con niños y personas adultas mayores, la congregación de grandes grupos de personas que facilitarían la propagación de la gripe a mucha gente. El cierre de escuelas y teatros, la cancelación de eventos públicos grandes, etc. durante una pandemia de gripe son algunos ejemplos de “aislamiento social”.
El aislamiento social en casa, debe ser recomendada a todo aquel que se sospeche que está contagiado o si alguno de sus dependientes lo está. Deberá entonces permanecer en casa y reportar el caso para activar las medidas médicas descritas.
Si un funcionario tiene un pariente u otra persona en casa sospechosa de estar afectada por la influenza pandémica, debe permitírsele abstenerse de ir a trabajar para prestar atención a esa persona. Puede protegerse sí mismo y a los demás de una pandemia de gripe del mismo modo que puede protegerse de la gripe estacional. La pandemia de gripe se propaga a través de gotas diminutas. Lávese las manos frecuentemente con agua tibia y jabón, o use un desinfectante de manos con alcohol. Evite tocarse la nariz, la boca o los ojos. Cúbrase la boca al toser o estornudar. Nunca tosa en dirección a otra persona. Tosa o estornude cubriéndose con un pañuelo. En lo posible limpie los objetos o cosas que taca frecuentemente, como los picaportes de las puertas, los teléfonos, etc. Evite abrazar, sostener, besar o dar la mano a las personas que tengan un resfrío o gripe.
Durante la fase pandémica 6, solo deberán estar realizando actividades los funcionarios designados como miembros de los equipos de crisis y responsables del mantenimiento de las funciones esenciales establecidas por cada Agencia. Estos funcionarios deberán recibir capacitación e instrucciones detalladas para su autoprotección, actividades preventivas e intervenciones en situación de pandemia.
4.2 Reuniones
Si se declara una pandemia, todas las reuniones internacionales deben aplazarse, si fuera posible y debe considerarse fuertemente el aplazar todas las otras reuniones grandes. Alternativas como tele conferencias y correo electrónico deben ser utilizadas.
4.3 Viajes internacionales
A las oficinas de las Naciones Unidas, se les exige que sigan estrictamente las recomendaciones de la OPS/OMS en el momento del brote.
4.4 Repatriación de los restos
La repatriación del personal difunto debido a la influenza pandémica podría retrasarse y necesariamente seguirá las normas formuladas por las Naciones Unidas durante la pandemia. Las bolsas mortuorias deben acopiarse donde localmente no esté disponible para 3% de personal internacional y sus dependientes.

5. Comunicaciones
La amenaza de una pandemia de la influenza aumentará la demanda de información, tanto dentro de las Naciones Unidas como fuera de ella. Será vital coordinar la información que circulará por la sede, las oficinas regionales y el país. Un plan de comunicación de país, en colaboración con la sede y las oficinas regionales, debe ser preparado para suministrar rápidamente la información adecuada a todo el personal de las Naciones Unidas. Este debe además, identificar quién es responsable de la información en las Naciones Unidas y los voceros oficiales.
La comunicación interna y externa clara, será esencial para tratar rápidamente los rumores y las ansiedades.
A todo el personal médico de las Naciones Unidas, que proporcione atención de salud al personal, debe informársele adecuadamente sobre la existencia del Plan de contingencia para la pandemia de influenza y proporcionarles las normas médicas disponibles.
Con mucha antelación a una pandemia, debe proporcionarse el Plan de la contingencia de las Naciones Unidas para la pandemia de influenza a todos los niveles pertinentes del SNU y solicitarse insumos de ellos para identificar las debilidades, las incongruencias y las brechas para que puedan corregirse.
El responsable nacional de información sobre la pandemia para el SNU debe ser la fuente primaria para la diseminación. Debe además, proporcionar información y documentos que serán colocados en la Intranet de cada Agencia para orientación a los funcionarios, esto incluye el Plan de contingencia, material educativo, listas de contactos, establecimiento de atención identificados (clínicas y hospitales), datos para localizar a los médicos del SNU, hojas técnicas, normas de higiene y otras.

6. Implementación del Plan
Las Fases de seguridad del SNU serán activadas cuando la OPS/OMS confirme que hay evidencia de transmisión sostenida humano a humano en Panamá o los países vecinos. El oficial designado puede recomendar al Coordinador del SNU declarar Fases 3 ó 4 de las Fases de seguridad inmediatamente sin pasar por Fases 1 y 2.
Las Fases pandémicas de la OMS se relacionan con las Fases de seguridad del SNU en la siguiente manera:


OMS Fases pandémicas

SNU Fases de seguridad

Notas
Fases inter pandémicas

Fase 1- No se han detectado influenza de los subtipos víricos A en los seres humanos. El subtipo vírico A que puede causar infección humana quizá esté presente en los animales. Si está presente sólo en los animales, el riesgo de contagio humano se considera bajo.

Ninguna fase de seguridad, condiciones normales de vivir y trabajar.




Fase 2- Ningún subtipo vírico A de influenza nuevo se ha detectado en los seres humanos; sin embargo, un virus de influenza animal circulante de el subtipo vírico A plantea un riesgo sustancial para los humanos.

Ninguna fase de seguridad, condiciones normales de vivir y trabajar.




Alerta pandémica

Fase 3 – Se ha presentado infección humana con un subtipo nuevo pero no se ha demostrado contagio de humano a humano, o en la mayoría de los casos escasos de propagación se han debido a un estrecho contacto.

Ninguna fase de seguridad, pero el SNU en Panamá debe preparar un plan de contingencia para la posible implementación de una fase de seguridad.

Actualmente estamos aquí.

Fase 4 – Existe un conglomerado pequeño de seres humanos contagiado con una limitada transmisión y la propagación humana es sumamente localizada, sugiriendo que el virus no se ha adaptado bien a los seres humanos.

0 – Si el país no está afectado.

1 (precaución)) – Si Panamá o un país vecino está afectado.






Fase 5 – El conglomerado infectado es más grande pero la propagación de humano a humano es todavía localizado, sugiriendo que el virus está mejor adaptado a los seres humanos, pero no puede todavía ser plenamente transmisible (riesgo pandémico sustancial).


2 (restricción de movimiento) – y Panamá no está afectado.

3 (Cumplimiento de funciones críticas con equipo de crisis en cada Agencia) – Si Panamá o un país vecino está afectado.






Pandemia

Fase 6 – Transmisión mayor y sostenida en la población en general.

4 (Funciones críticas y equipo de crisis).

5 (Funciones críticas y equipo de crisis) Fecha de creación.








Dostları ilə paylaş:
1   2   3   4   5   6   7


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2019
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə