El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə172/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   168   169   170   171   172   173   174   175   ...   208

 

363 


reflejo de la gloria de los nuevos descubrimientos y de una asociación con los dioses 

sanadores. 

Como la medicina, incluso más que otras ciencias, tenía un aspecto práctico, 

también estaba en un contexto cultural y político. Esto no es negar el humanismo de 

sus  practicantes,  ejemplificado  quizá  en  el  famoso  juramento  hipocrático.  De  fecha 

incierta,  se  supone  por  lo  general  que  perteneció  al  período  clásico  tardío  o  al 

helenístico inicial. No era probablemente una declaración universal de los doctores, 

sino  de  un  grupo  específico,  pues  además  de  los  requerimientos  normales  de  no 

administrar  veneno,  ni  usar  un  pesario  para  causar  abortos,  e  incluso  (al  parecer) 

respetar  las  confidencias,  comprendía  la  promesa  de  no  operar  agresivamente  («No 

haré  uso  del  bisturí,  ni  aun  con  los  que  sufran  con  la  piedra»),  algo  que  muchos 

doctores  ciertamente  hacían.  Su  requerimiento  de  respetar  al  propio  maestro  y 

transmitir  el  propio  conocimiento,  por  lo  menos,  concuerdan  con  la  estructura 

general de la medicina de los siglos IV y III.

68

 

Una  de  las  antiguas  obras  médicas  más  famosas  es  el  tratado  del  siglo  IV, 



Sobre  los  aires,  aguas  y  lugares,  atribuido  a  Hipócrates.

69

  Se  aconseja  al  doctor 



tomar en cuenta los vientos del país  y el clima y de ese modo anticipar los tipos de 

enfermedades que es probable que encuentre en una región determinada, y clasificar 

las  naciones  diversas  según  su  inteligencia,  carácter  político  y  espíritu  militar.  Se 

cree que el clima templado de Asia es la causa de la indolencia mental y física de sus 

habitantes (cap. 16), mientras que las condiciones variables y cambiantes de Europa 

han hecho a sus habitantes belicosos, valientes  y  deseosos de arriesgar —aunque el 

autor explícitamente también asigna un papel prominente a las tradiciones culturales 

(cap. 23). 

Un desarrollo de la misma estructura aparece en la Política de Aristóteles: 

Los  [pueblos]  que  habitan  en  lugares  fríos  y  en  Europa  están 

llenos de coraje, pero faltos de inteligencia y de técnica, por lo que viven 

más bien libres, pero sin organización política o incapacitados de mandar 

a  sus  vecinos.  Los  de  Asia,  en  cambio,  son  inteligentes  y  de  espíritu 

técnico,  pero  sin  coraje,  por  lo  que  llevan  una  vida  de  sometimiento  y 

esclavitud.  En  cuanto  a  la  raza  helénica,  de  igual  forma  que  ocupa  un 

lugar intermedio así participa de las características de ambos grupos, pues 

es  a  la  vez  valiente  e  inteligente.  Por  ello  vive  libre  y  es  la  mejor 

gobernada  y  la  más  capacitada  para  gobernar  a  todos  si  alcanzara  la 

unidad política. 

(Arist. Pol. 9. 7. 1327 b 23-1328 a 33) 

La idea reaparece en el autor estoico Posidonio (c. 135 -c, 55 a.C), quien es la 

probable  fuente  de  un  pasaje  del  Tetrabiblos  escrito  por  el  escritor  astrónomo  del 

siglo  II,  Claudio  Ptolomeo,  llamado  por  lo  común  Ptolomeo.  La  región  civilizada 

ahora se había expandido para incluir a los egipcios  y los caldeos. Un extracto vale 

por todo el pasaje: 

Sin  embargo,  los  habitantes  de  la  región  entre los trópicos  y  las 

Osas,  como  el  sol  no  está  directamente  sobre  sus  cabezas  ni  demasiado 

lejos en sus tránsitos del mediodía, participan de la templada temperatura 

de  los  aires,  que  varía,  de  seguro,  pero  no  tiene  cambios  violentos  del 

calor al frío. Por  tanto son de color mediano, de estatura moderada y de 

naturaleza ecuánime, viven  muy juntos y son civilizados en sus hábitos. 



 

364 


Los  más  meridionales  [los  egipcios  y  los  caldeos]  son  en  general  más 

sagaces  e  ingeniosos,  y  mejor  versados  en  el  conocimiento  de  las  cosas 

divinas porque su cénit está cerca del zodíaco y los planetas que giran en 

torno a él. 

(Tetrabiblos, 2. 2. 55-58)

 

A finales del siglo I a.C. la idea helenística fue reelaborada por Vitrubio; en 



su  esquema,  sin  embargo,  son  los  itálicos  los  que  ocupan  la  zona  climática  más 

favorable y por tanto tienen dotes superiores: 

así las gentes en Italia son aptísimas para entrambos ministerios, de valor 

en su cuerpos, y de agudeza en el ánimo ... del modo mismo la Italia, sita 

entre septentrión y mediodía, tiene la preeminencia de que con la mezcla 

de  ambos  temperamentos  goza  constitución  templada,  así  que  con  el 

consejo  rebate  la  fuerza  de  los  bárbaros,  y  con  el  valor  la  fuerza  de  los 

meridionales.  En  efecto,  colocó  Dios  la  capital  del  pueblo  romano  en 

región  tan  templada  y  excelente,  para  que  fuera  dueña  y  señora  del 

mundo. 


(Vitrub. 6. 1. 11) 

Las teorías de los escritores médicos, aunque con frecuencia contradictorias, 

revelan presupuestos sociales y culturales. Vitrubio pudo transformar la idea para sus 

propios propósitos propagandísticos, y halagar a los lectores romanos al transferir la 

alabanza que hizo Aristóteles de las características griegas a ellos, porque la ciencia 

helenística  podía  plantear  una  conexión  entre  paisaje  o  clima  y  la  naturaleza  de  los 

organismos en él. 

LA ESPECULACIÓN MATEMÁTICA 

La astronomía y la astrología 

La astronomía griega tradicional se remonta al uso de las estrellas y planetas 

para marcar los puntos del calendario vistos en Homero y Hesiodo. En los inicios del 

siglo VI, se decía que Tales de Mileto había pronosticado un eclipse, aunque esto no 

puede  haber  sido  posible  antes  de  que  Metón  de  Atenas,  a  finales  del  siglo  V, 

descubriera el ciclo de diecinueve años que vincula los movimientos del sol y la luna. 

Los cosmólogos y filósofos del siglo V planteaban que la tierra era esférica, y que los 

eclipses  se  originaban  al  pasar  la  luna  por  delante  el  sol  (aunque  esta  idea 

posiblemente no era muy popular), pero no se habían pronunciado sobre el número y 

los nombres de los planetas. Sólo en el siglo IV Platón o Eudoxo de Cnido (que era 

geómetra y astrónomo) teorizó que los movimientos de los cuerpos celestes deberían 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   168   169   170   171   172   173   174   175   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə