El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə63/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   59   60   61   62   63   64   65   66   ...   208

 

138 


tradicionalistas).

29

  Macedonia estaba entonces gobernada desde fuera por  Lisímaco, 



Pirro y Ptolomeo Cerauno hasta que Gónatas la tomó en 277. 

GRECIA BAJO LA DOMINACIÓN MACEDÓNICA 

Atenas y el sur de Grecia (323-276 a. C.) 

La  tarea  de  reprimir  el  levantamiento  griego  de  323  mantuvo  ocupado  a 

Antípatro por un año. Después se acantonó en la montaña de Muniquia de El Pireo y 

restringió los derechos democráticos en Atenas, lo cual no había ocurrido en vida de 

Alejandro.  Se  tomaron  medidas  semejantes  en  otras  ciudades.  Sin  embargo,  la 

revuelta que llevó a la guerra lámica no era una aventura desatinada sino una apuesta 

necesaria.

30

 



En  319  Poliperconte  para  asegurar  su  posición  en  Macedonia  contra 

Casandro,  abolió  las  oligarquías  promacedonias  en  Grecia  meridional,  haciendo 

peligrar el control macedonio (Diod. 18. 55-57). En Megalópolis en 317 esto tuvo el 

efecto paradójico de indignar a los principales ciudadanos normalmente propensos a 

ponerse del  lado de Casandro contra Peliperconte (Diod.  18. 68). Era una suerte de 

segundo  decreto  de  los  exiliados,  un  intento  de  ganarse  el  apoyo  de  los  estados 

griegos.  Los  atenienses  esperaban  recuperar  Samos,  pero  en  la  siguiente  guerra 

Casandro  los  atacó,  apoderándose  de  las  islas  cercanas  de  Salamina  y  Egina  y 

tomando los fuertes rurales en Ática. 

Casandro  retuvo  el  sistema  de  gobierno  autoritario  de  Antípatro,  pero  a 

diferencia  de  su  padre  trató  de  atraer  a  los  promacedonios  antes  que  recurrir  a  la 

fuerza.  La  restauración  de  Tebas,  a  partir  de  315,  fue  parte  de  su  intento  por  ganar 

popularidad. Sin embargo, en 317, cuando se había llegado a un acuerdo con Atenas, 

restringió  la  democracia  (aunque  con  una  calificación  más  generosa  de  propiedad 

mínima  que  bajo  Antípatro)  y  nombró  a  Demetrio  de  Falero,  un  aristócrata  con 

preparación filosófica para el gobierno de Atenas. 

Demetrio  puede  haber  sido  designado  comisario  (epimelêtés),  presidente 

(epistatês)  o  superintendente  (prostatês);  en  309/308  también  sirvió  como  arconte 

epónimo  (el  magistrado  que  dio  su  nombre  a  su  año  de  ejercicio).  Su  régimen  fue 

caracterizado por la supervisión estricta de otros magistrados, pero las convenciones 

del  procedimiento  democrático  fueron,  en  buena  parte  observadas.  La  ausencia 

relativa  (aunque  no  total)  de  inscripciones  oficiales  que  documenten  los  años  de  su 

gobierno puede ser el resultado de las restricciones que puso en el consumo ostentoso 

(una obsesión elitista, más que populista, de la política griega), que también implicó 

que  cesaran  de  esculpirse  una  serie  de  espléndidos  monumentos  funerarios 

característicos  de  la  Atenas  del  siglo  IV.  La  austeridad  que  promovió  puede  haber 

estado en sintonía con lo que exigían las circunstancias, antes que ser un resultado de 



 

139 


convicciones filosóficas; o bien podría haber sido «principalmente un diplomático y 

un  legislador»  también  un  estudioso  serio  de  la  filosofía  y  un  escritor  prolífico  y 

respetado.

31

 En los asuntos externos la ciudad estaba sujeta a los deseos de Casandro. 



Las  ciudades  griegas  del  sur  confiaban  en  el  apoyo  de  Ptolomeo  I  para 

obtener  auxilios  contra  macedonia.  En  308  tomó  Sición  y  Corinto  y  «planeó  librar 

también  la  otra  ciudad  griega,  pensando  que  el  favor  de  los  griegos  sería  un  gran 

apoyo para su causa», aunque cuando sólo recibió un tibio apoyo en el Peloponeso, 

hizo la paz con Casandro y retuvo sólo esas dos ciudades (Diod. 20. 37). 

El  año  siguiente  otro  diadoco,  Demetrio,  enviado  del  Asia  Menor  por  su 

padre,  Antígono,  liberó  Atenas  de  las  guarniciones  de  Casandro  que  habían 

permanecido durante quince años. Demetrio de Falero fue depuesto  y se restauró la 

democracia —aunque no la democracia radical de los antiguos días. Mégara también 

fue  liberada.  Los  macedonios  demolieron  el  fuerte  de  Muniquia,  y  los  atenienses 

decretaron que se hicieran estatuas de oro y otros honores, para Demetrio y su padre 

(Diod. 20, 45-46; Plut. Demetr. 10). Modificando las estructuras constitucionales que 

habían  permanecido  sin  cambios  durante  tres  siglos,  los  atenienses  agregaron  dos 

tribus  epónimas,  Antígonide  y  Demetriade,  a  las  diez  existentes  y  aumentaron  el 

número de miembros de la boulê de 500 a 600. Entre otros honores, se debía rendir 

culto  a  Demetrio  y  a  Antígono  como  dioses  salvadores,  y  sus  estatuas  debían 

agregarse al monumento de los héroes epónimos en el agora. Era la primera vez que 

se  rendían  tales  honores  en  Grecia  peninsular,  pero  una  hazaña  sin  precedentes 

merecía honores sin precedentes.

32

 Los atenienses recuperaron gracias a Antígono las 



islas  egeas  del  noreste  de  Lemnos  e  Imbro,  antiguas  posesiones  suyas.  Se  dieron 

pasos  en  ese  momento  para  reparar  las  murallas  de  la  ciudad  y  El  Pireo.  La  nueva 

democracia  era  activa.  Durante  los  años  de  la  ocupación  antigónida  (307-301)  se 

aprecia un resurgimiento de las inscripciones de decretos.

33

 

Atenas y otras poleis griegas se habían beneficiado de esta fase de guerras de 



los  diadocos,  pero  apenas  si  estaban  en  una  posición  sólida  para  rechazar  futuros 

ataques  macedonios.  La  ayuda  dada  por  Ptolomeo  y  los  Antigónidas  no  estaba 

fundada  en  un  concepto  de  los  derechos  inherentes  a  las  ciudades  griegas,  y  estaba 

condicionada a su apoyo. 

Después  de  su  victoria  sobre  la  flota  de  Ptolomeo  cerca  de  Salamina,  en 

Chipre  en  306,  Antígono  y  Demetrio  fueron  aclamados  como  reyes.

34

  En  304-303, 



Demetrio se apoderó de Calcis en Eubea y obtuvo el apoyo de la liga beocia y etolia. 

Casandro, que en varias ocasiones durante la «guerra de los cuatro años» (307-304) 

atacó  Atenas,  Eleusis  y  los  fuertes  áticos,  finalmente  sitió  la  ciudad.  En  304, 

Demetrio  rompió  el  cerco,  devolvió  los  fuertes  a  Atenas  y  capturó  varias  ciudades, 

entre ellas Corinto y Sición. 

Después de que Demetrio trasladó a los habitantes de Sición a su 

acrópolis, hizo derribar el barrio de la ciudad adyacente al puerto, ya que 

su  situación  era  bastante  insegura;  entonces,  después  de  que  hubo 

ayudado a la plebe de la ciudad (politikon plêthos) a reedificar sus casas y 

les  hubo  restituido  su  libertad (eleutheria), recibió  honores  iguales  a los 

de  los  dioses  por  los  cuales  había  sido  favorecido;  pues  llamaron  a  la 

ciudad  Demetria  y  votaron  que  se  celebraran  sacrificios  y  festivales 

públicos y también juegos en su honor cada año y le otorgaron los demás 

honores de fundador. 

(Diod. 20. 102, Austin 41) 



Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   59   60   61   62   63   64   65   66   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə