El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə43/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   39   40   41   42   43   44   45   46   ...   208

 

94 


motivos  de  Antígono  eran  una  combinación  de  previsión  estratégica  y  de  deseo  de 

engrandecer su propia fama fundando una nueva ciudad más. 

Las  consecuencias militares del  poder  real  eran a menudo desastrosas.

31

  Las 



ciudades fueron saqueadas y arrasadas durante las guerras entre reyes enemigos. Los 

reyes  podían  obligarlas  a  devolver  a  los  exiliados  políticos  si  esto  encajaba  en  sus 

propósitos. Las ciudades no estaban ya en posición de formar sus propios ejércitos de 

ciudadanos como en la etapa clásica; sólo hay ejemplos puntuales de que ofrecieran 

tropas  de  ciudadanos  a  un  ejército  real  y  el  servicio  mercenario  era  ahora  la  regla. 

Los soberanos macedonios invadieron su independencia estableciendo guarniciones, 

como hizo Filipo V después de haber arrebatado Samos a los Ptolomeos en el 200 sin 

mediar  provocación  alguna;

32

  en  tales  casos  la  mayor  parte  del  costo  recaía 



posiblemente  en  la  ciudad  ocupada,  y  la  presencia  de  los  soldados  producía  los 

trastornos y las interferencia habituales en la vida normal. Se puede concluir que las 

guarniciones  y  el  acantonamiento  de  tropas  generaban  resentimiento,  pues:  «Los 

tasios  manifestaron  a  Metródoro,  general  de  Filipo  [V],  que  estaban  dispuestos  a 

entregar  la  ciudad  a  condición  de  vivir  sin  guarnición,  de  que  no  se  les  impusieran 

tributos  ni  fuerzas  de  ocupación  y  pudieran  regirse  por  sus  leyes»  (Polibio  15.  24). 

Este caso muestra, por cierto, que una ciudad-estado fuerte tenía alguna esperanza de 

sacar ventajas al negociar con un rey. 

A  veces  eran  impuestos  gobernadores  (epistatai).  Podían  ser  ciudadanos 

locales nombrados para gobernar su propia ciudad; se menciona a Douris de Samos 

como  el  «tirano»  de  su  ciudad.  Era  probable,  efectivamente,  que  un  epistates  fuera 

un intermediario, que negociara con el rey en nombre de la ciudad; su papel no era 

forzosamente  represivo  por  completo,  pues  podría  haber  conseguido  una  reducción 

de los impuestos reales o del acantonamiento de tropas.

33

 

Con todo, la excepción prueba la regla: las ciudades normalmente esperaban 



que  el  rey  exigiría  phoros,  el  tributo.  Entre  las  excepciones  se  cuenta  Eritrea  en 

Jonia; la inscripción pertinente sugiere que no se podía suponer que una garantía de 

exención  hecha  por  un  rey  sería  respetada  por  su  sucesor,  y  que  para  asegurarse  lo 

mejor para una ciudad era volver a solicitarla: 

El  rey  Antíoco  [I  o  II]  saluda  a  la  boulé  y  al  pueblo  de  Eritrea. 

Tarsuno, Pytes y Botas, vuestros enviados, me entregaron vuestro decreto 

según el cual habéis votado las honras y trajeron la corona con la que nos 

han  coronado,  a  la  vez  que  el  oro  para  los  presentes  de  hospitalidad,  y 

ellos  han  hablado  de  los  buenos  deseos  que  en  todo  tiempo  tenéis  para 

nuestra casa ... y además de la estima de que gozaba la ciudad durante los 

reyes  anteriores  ...  Después  de  que  por  Tarsuno,  Pytes  y  Botas  quedó 

patente que, durante los reinados de Alejandro y Antígono, vuesta ciudad 

permaneció  autónoma  y  libre  de  tributos  ...  os  conservaremos  la 

autonomía  y  la  exención  no  sólo  de  todos los  tributos,  sino  de  todas  las 

contribuciones a la Galática ... Os invitamos ... a recordar [a aquellos de 

quienes] habéis recibido beneficios... 

(Austin 183, BD 22, Burstein 23, RC 15, OGIS 223) 

Las  menciones  pasajeras  de  impuestos  regulares  y  especiales  y  de  cupos 

monetarios son reveladoras, pues el hecho es que la ciudad, irónicamente, tenía que 

comprar  su  exención  fiscal;  es  presumible  que  se  considerara  que  había  un  ahorro 

neto, y que la institución pueda ser explicada por la preferencia del rey de tener una 



 

95 


fuente  segura  de  metálico  antes  que  arrendar  la  recaudación  de  impuestos  a  un 

empresario cada año. El donativo de coronas (con frecuencia de oro, un costo mayor 

para  la  ciudad)  es  otra  característica  común  de  los  tratos  de  las  ciudades  con  los 

reyes.


34

 

Los acompañantes y los consejeros 

El  aura  que  rodeaba  a  los  reyes  se  veía  realzada  por  la  presencia  de 

acompañantes  y  soldados.  La  palabra  que  se  usa  en  castellano  para  referirse  al 

círculo  de oficiales  y partidarios de un rey  es  «corte»  que, sin  duda,  es  exacta para 

denominar al grupo de adeptos no vinculados a un lugar fijo que suelen viajar con el 

rey.  Aunque  esto  evoca  a  la  monarquía  persa,  egipcia  y  medieval  más  que  algo 

específicamente griego, también se parece al entorno culto y elegante de los antiguos 

aristócratas griegos, en particular de los tiranos del período arcaico. Hay diferencias: 

la  «corte»  abarca  una  compleja  gama  de  administradores  que  a  menudo  estaban  a 

cargo  de  grandes  territorios,  lo  cual  no  era  un  rasgo  de  las  antiguas  tiranías.  Con 

todo, la semejanza es importante, pues nos recuerda que aunque el poder real era, en 

teoría, absoluto o ilimitado, dependía de un apoyo robusto y leal. 

Además de los ayudantes más o menos funcionales, el rey estaba acompañado 

por  «amigos»  (philoi),  a  veces  de  origen  macedonio,  pero  a  menudo  de  otras 

ciudades, que le eran leales. Eran escogidos por él, y su sucesor podía no retenerlos. 

La  tradición  tenía  su  origen  en  la  monarquía  macedonia,  pero  era  útil  para 

administrar  los  nuevos  territorios  y  satrapías.  Aquellos  que  eran  reclutados  entre  la 

élite de una polis tenían un papel mediador importante entre el rey y la ciudad, como 

cuando ésta tenía que hacer una demanda.

35

  Los  atenienses en esta situación fueron 



Filipides de Cefale y probablemente el político Democares. La investigación reciente 

ha  demostrado  que,  con  el  tiempo,  los  atenienses  hacia  mediados  del  siglo  III 

llegaron  a  ver  a  los  amigos  de  los  reyes  que  eran  ciudadanos  atenienses  como 

personas  bien  situadas  no  sólo  para  garantizar  la  buena  voluntad  del  rey  hacia 

Atenas, sino para ejercer una influencia positiva sobre él para satisfacer los deseos de 

los  atenienses.

36

  A  veces  los  amigos  actuaban  como  una  junta  de  consejeros  que 



podía reunirse formalmente; cuando Polibio dice que el synedrion de Antíoco III se 

reunió para debatir sobre la revuelta de Molón (5.41; Austin 147), probablemente se 

está  refiriendo  a  ellos.  Después  de  un  servicio  distinguido  un  amigo  podía  ser 

premiado,  por  ejemplo,  con  un  cargo  sacerdotal  en  las  ciudades  controladas  por  el 

rey  (véase  Austin  175,  BD  132,  RC  44,  OGIS  244;  Austin  176,  RC  45,  ambos 

referidos a Seleucia de Pieria).

37

 

A  veces  la  relación  era  informal,  como  en  el  caso  de  Demetrio  de  Faros,  el 



consejero con quien Filipo V evaluó cómo reaccionar ante la victoria de Aníbal sobre 

los  romanos  en  217  (Polibio  5.  101).  Algunos  consejeros  se  ganaron  una  tenebrosa 

reputación. Se dice que Agatocles de Samos y, especialmente, el tutor del rey Sosibio 

ejercieron una siniestra influencia sobre Ptolomeo V debido a su inmadurez (Polibio 

15, 34-35). Polibio,  quien de hecho se oponía a los reyes, advierte que pocos reyes 

escogían a sus consejeros con cuidado (7. 14. 6).

38

 Sin embargo, la influencia de los 



amigos,  podía  ser  presentada  de  modo  benigno,  como  en  un  documento  que 

transcribe  las  deliberaciones  de  Átalo,  hermano  de  Eumenes  II  de  Pérgamo,  junto 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   39   40   41   42   43   44   45   46   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə