El mundo griego después de alejandro



Yüklə 4,24 Mb.
Pdf görüntüsü
səhifə127/208
tarix17.11.2018
ölçüsü4,24 Mb.
#80706
1   ...   123   124   125   126   127   128   129   130   ...   208

 

270 


Hades, que todo lo arrebata, pondrá en ellos sus manos. 

(Calimaco, Ant. pal. 7. 80) 

El  epigrama  helenístico  es  a  veces  considerado,  junto  con  otra  literatura, 

como  un  hito  de  las  presuntas  preocupaciones  individualistas  de  la  época;  pero  los 

poemas  habían  sido  (ostensiblemente)  personales  desde  Arquiloco  en  el  siglo  VII. 

Los  nuevos  rasgos  serían  el  énfasis  en  los  detalles  íntimos  y  un  aparente  realismo; 

este último es paralelo a la manifestación de empatia psicológica de los pastores de 

Teócrito  y  Apolonio  de  Rodas.  Resultaría  particularmente  precipitado  por  parte  de 

algunos  estudiosos  sacar  de  los  nuevos  modos  de  expresión  (pese  a  que  puedan 

implicar una visión modificada del individuo) conclusiones excesivas referentes a la 

desesperación  colectiva,  el  escapismo  como  respuesta  a  una  situación  política 

terrible, una época de egoísmo y cosas por el estilo.

50

 

Lo personal invade lo poético donde uno menos lo espera. La poesía épica del 



estilo y la grandiosidad de Homero era tradicionalmente una medida para los poetas 

griegos,  aunque  casi  no  queda  épica  posthomérica.  Calimaco,  pese  a  toda  su 

erudición,  militaba  contra  los  hinchados  poemas  heroicos:  uno  de  sus  epigramas 

comienza efectivamente: «Detesto el poema cíclico», una referencia a la inicial épica 

posthomérica;  «Aborrezco  el  camino  ordinario»  (frag.  28  Pfeiffer).

51

  Es  muy 



conocido  su  famoso  dicho:  mega  biblion  mega  kakon,  «un  libro  grande  es  un  gran 

mal». 


La  musa  de  Calimaco  era  «esbelta»  y  agradaba  a  Filetas  y  Arato;  le 

disgustaba  la  épica  en  el  estilo  de  la  única  obra  preservada  de  este  período,  la 



Argonáutica (Viaje de Argos) de Apolonio de Rodas (Apollonius Rhodius).

52

 Pero es 



Apolonio y no Calimaco quien es ampliamente leído hoy en día; y el carácter de su 

poema es  revelador.  La  Argonáutica  relata nuevamente la leyenda de la  expedición 

de  Jasón  en  su  nave  Argos  y  la  búsqueda  del  vellocino  de  oro  de  Colquis.  Su 

originalidad  consiste  en  amalgamar  una  sólida  narración  épica  con  elementos 

pintorescos derivados de la filosofía contemporánea. Como todos los poetas griegos 

que  usaron  las  leyendas,  Apolonio  se  apoya  en  el  hecho  de  que  la  audiencia  ya 

conocía la historia, lo que le da margen para la innovación, parte de la cual consiste 

en referir cosas maravillosas y extraordinarias. Muestra un gusto característicamente 

alejandrino por lo curioso y lo extraño; los detalles etnográficos de lugares distantes 

y  fantásticos  se  emplean  en  un  modo  similar  al  de  Heródoto.  Es  más  llamativo,  no 

obstante, su interés por el carácter y la emoción individuales, que a veces bordea el 

estudio  psicológico,  como  en  el  caso  de  Medea.  El  examen  de  los  signos  de  la 

emoción no era nada nuevo —compárese, por ejemplo, el famoso fragmento de Safo 

(31) del siglo VI, que explora los sentimientos de la cantante que observa a la joven 

que  ama—,  pero  en  Apolonio  está  encuadrado  en  un  discurso  casi  científico  e 

interesado  en  la  causalidad.  Combinado  además  con  un  sentido  muy  visual  de  lo 

doméstico,  ofrece  una  mezcla  nueva  y  emocionante  que  tiene  una  fuerte  tonalidad 

homérica: 

La  noche  luego  trajo  la  oscuridad  sobre  la  tierra.  Los  marineros 

en el mar miraban desde sus naves a Hélice y a las estrellas de Orion, y 

anhelaban también ya el sueño el caminante y el guardián de las puertas, 

y  a  alguna  madre  que  se  le  habían  muerto  los  hijos  la  envolvía  una 

profunda somnolencia. No ladraban los perros ya por la ciudad, no había 

sonoros  ruidos  sino  que  el  silencio  se  adueñaba  de  las  tinieblas,  más 




 

271 


negras cada vez. Pero de Medea se apoderaba el dulce sueño, pues en su 

amor  por  el  Esónida  la  mantenían  despierta  mil  cavilaciones,  temerosa 

del  furor  poderoso  de  los  toros  con  los  que  él  iba  a  sucumbir  con  un 

destino  indigno  en  el  barbecho  de  Ares.  Sin  tregua,  el  corazón  se  le 

agitaba  dentro  del  pecho:  cual  brinca  por  la  casa  un  rayo  de  sol  que  se 

refleja desde el agua que se acaba de verter. Ya sea en un caldero, ya sea 

en  un  jarro  y  se  agita  lanzándose  aquí  y  allá  por  obra  de  los  veloces 

remolinos, así también el corazón de la muchacha bullía en su pecho. 

(Apol. Rod. 3. 744-760) 

El  símil  del  reflejo  en  la  pared  quizá  sea  un  poco  rebuscado,  y  otros 

elementos  del  pasaje  probablemente  equivalen  a  los  de  poetas  anteriores  (que  a  su 

vez volvían a usar frases y figuras de sus predecesores), pero estos versos justamente 

famosos  ilustran  la  verdadera  originalidad  de  la  poesía  alejandrina.  El  énfasis  en  el 

sentimiento  de  la  protagonista  es  particularmente  notable,  y  está  en  sintonía  con  el 

desarrollo en la filosofía. En cuanto a la audiencia del poema, sólo podemos suponer 

igualmente que era una élite griega educada, el tipo de personas de quienes el poeta 

podía  esperar  que  reconocieran  las  alusiones  y  su  originalidad.  No  es  ya  aceptable 

caracterizar  la  Argonáutica  como  una  pálida  sombra  de  la  antigua  épica.  Los 

numerosos  fragmentos  de  papiro  sugieren  que  siguió  siendo  ampliamente  leída  por 

los  griegos  educados  durante  muchas  generaciones,  y  su  alto  nivel  crítico  está 

confirmado por el extenso uso que hizo de ella Virgilio en la Eneida

Otro  poema  que  explora  un  estado  psicológico  es  el  Idilio  2  de  Teócrito,  el 



Pharmakeutria  o  la  Hechicera,  en  que  una  campesina  abandonada,  Simaita,  con  la 

ayuda  de  su  sirvienta  Téstilis,  prepara  un  hechizo  para  hacer  regresar  a  su  amante. 

Como Apolonio, Teócrito se centra en su agitación íntima al recordar el apasionado 

romance  con  Delfis,  y  la  descripción  de  la  brujería  es  casi  única  en  la  literatura 

contemporánea y anterior, así como el intento de explorar el estado emocional de una 

mujer.  El  poema  también  ilustra  la  fascinación  alejandrina  con  lo  insólito  y  la 

«patología de las ocasiones extraordinarias»,

53

 como en estas líneas que describen el 



frenesí báquico de la venganza: 

Delfis me ha causado una pena, y yo por Delfis laurel quemo: 

como el laurel crepita vivamente en el fuego y se consume 

sin que ni siquiera veamos su ceniza, 

así la carne de Delfis se deshaga en la llama. 

Gira, rueda mágica, y trae a mi hombre a casa. 

Ahora voy a quemar el salvado. Tú Artemis, 

puedes quebrar el durísimo metal de las puertas del Hades

y vencer toda resistencia ... ¡Testílide! Escucha, 

las perras aullan en la ciudad. Ya está la diosa 

en las encrucijadas. Haz enseguida resonar el bronce. 

Gira, rueda mágica, y trae a mi hombre a casa. 

Mira, calla el mar, callan los vientos

pero dentro del pecho no calla mi pena

toda me abraso por este hombre vano

que ha hecho de mí (¡desgraciada!) en vez de esposa, 

una mujer infeliz y deshonrada. 

Gira, rueda mágica, y trae a mi hombre a casa. 




Yüklə 4,24 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   123   124   125   126   127   128   129   130   ...   208




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©genderi.org 2022
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə